Secciones
Síguenos en:
Un 8M para reconocer a las mujeres que cuidan a Bogotá
Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado en Bosa.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Un 8M para reconocer a las mujeres que cuidan a Bogotá

En el Día Internacional de la Mujer, Distrito pone la lupa sobre el trabajo de cuidado no remunerado

De niñas, a mis a amigas y a mí nos preguntaban en el colegio qué hacían nuestras mamás. Y, con cierta inocencia, algunas respondían: ‘Nada’, ‘estar en la casa’, ‘ama de casa’. Otras contestábamos con profesiones y creíamos que, a diferencia de las ‘otras mamás’, las nuestras estaban lejos de ser ‘amas de casa’.

Y así se nos pasó la vida. Viendo a nuestras mamás y abuelas limpiando, haciendo la comida, criándonos a nosotras y a nuestros hermanos, llevando a los abuelos al médico, yendo al mercado y cuidando la casa, sin recibir un peso a cambio. Eso era ‘nada’. Otras mamás y abuelas sumaban la ‘nada’ a sus ocho o diez horas de trabajo remunerado. Y era ‘normal’. Sigue siendo ‘normal’.

(Además: ¡Más mujeres en bicicleta!, la ambiciosa meta de Bogotá para el 2039)

Pero eso que en el lenguaje del común hemos nombrado como ‘no hacer nada’, ‘ser ama de casa’ o ‘ayudar en la casa’ sí es algo, es trabajo, uno que nunca les pagaron a nuestras mamás y abuelas y que les restó tiempo de vida. Les costó, en promedio, cinco horas y media cada día, según las cifras que compartió la Secretaría Distrital de la Mujer en vísperas del Día Internacional de la Mujer.

El documento, con nueve páginas de datos alrededor de cuidado en Bogotá, nombra la ‘nada’ como un trabajo de cuidado no remunerado que hacen nueve de cada 10 mujeres y que, de ellas, 55,3 % tienen más de 50 años, que 6 % no tienen ningún régimen de seguridad social y que aquellas que viven en estratos 1,2 y 3 pueden pasar más de seis horas al día haciendo este tipo de trabajos.

A ellas, el Distrito les dedica este Día Internacional de la Mujer. “Para el 8M, estamos poniendo el cuidado en el centro. Queremos mostrar que hay otros temas de las mujeres merecen atención. Sin duda, una vida libre de violencias es vital, pero el cuidado es la precondición para que muchos otros derechos florezcan: el derecho al trabajo, a la salud, al respiro, a una vida libre de violencias. El cuidado es un tema mundial, y la pandemia sirvió para evidenciarlo”, explica la secretaria de la Mujer, Diana Rodríguez.

La pandemia y la consecuente cuarentena permitieron, de alguna manera, notar que la ‘nada’ era mucho más de lo que imaginábamos. A las ocho o diez horas de trabajo se sumaron otras cinco o seis de cuidado. Muchos quedaron exhaustos.

(En otras noticias: Qué es el urbanismo feminista y qué propone para las ciudades)

Ese escenario, claro, fue para quienes corrieron con suerte. Hubo mujeres que, con los hijos en casa, o con el impacto del covid-19 en la economía, renunciaron o perdieron sus trabajos. Mientras que el cuarto trimestre de 2019 cerró con un desempleo del 11,1 % por mujeres, el 2020 lo hizo con un desempleo del 20,3 %. Sí, a los hombres también los golpeó el desempleo, pero el aumento de la tasa no fue tan grande como el de ellas. Para ellos, el 2019 cerró con una tasa del 8,8 %, y el 2020, con el 12,9 %.

Como era de esperarse, los empleos perdidos terminaron en cuidado no remunerado. Se calcula que en 2019 había 807.368 mujeres que se dedicaban exclusivamente al cuidado no remunerado; en 2020, la cifra subió a 1’163.216 mujeres.

“Si queremos combatir el desempleo, tenemos que permitirles a las mujeres tener tiempo para trabajar, para formarse, para buscar trabajo. Y también para atender su salud física y emocional. Necesitamos una transformación cultural para entender que por dedicarnos al cuidado, las mujeres muchas veces truncamos proyectos de vida y necesitamos relevar esos cuidados para poder hacer que continúen”, afirma la secretaria.

(Lea también: Horarios y puntos de concentración de las marchas del 8 de marzo)

Un respiro

Mientras la ciudad avanza en esa transformación cultural, para ellas, las cuidadoras, desde 2020 se empezó a gestar una herramienta de apoyo: el Sistema Distrital de Cuidado. Una estrategia en la que participan todas las entidades del Distrito para reconocer, redistribuir y reducir los tiempos de cuidado no remunerado de las y los cuidadores. Sí, los hombres también cuidan, pero en proporciones de tiempo y participación más bajas que las mujeres.

Una de las formas como se materializa el sistema es en las Manzanas de Cuidado, espacios físicos donde las y los cuidadores, en franjas especiales, pueden llegar a tener espacios de formación y respiro a la par que el Distrito los releva del cuidado atendiendo a los menores de 5 años, a las personas con discapacidad y a los mayores a su cargo.

(Le contamos más: Viaje al interior de las Manzanas de Cuidado en Bogotá)

Como estas, ya existen dos, una en Bosa (en el Centro de Desarrollo Comunitario El Porvenir) y otra en Ciudad Bolívar (en la estación Manitas del TransMiCable).

Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado en Bosa.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado en Bosa.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado en Bosa.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado en Bosa.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado de Ciudad Bolívar.

Foto:

Ana Puentes

Manzanas de Cuidado

Así es la Manzana de Cuidado de Ciudad Bolívar.

Foto:

Ana Puentes

Este 8M, el Distrito habilitará otros espacios: una nueva Manzana en la localidad de San Cristóbal (alrededor del nuevo Cefe) y dos Unidades Móviles de Cuidado.


Con la llegada de la Manzana de San Cristóbal, se tendrían cubiertas tres de las cinco
localidades con mayor porcentaje de mujeres dedicadas a oficios del hogar sin recibir ingresos: Bosa (32,2 %), Ciudad Bolívar (31,8 %) y San Cristóbal (31,5 %).

Por el lado de las Unidades Móviles, se sabe, hasta el momento, que una de estas operará en la zona rural de Bogotá y será una alternativa de acceso a servicios de formación que no siempre están cerca a ellas.


“No en todas partes tenemos una infraestructura lo suficientemente sólida para poder ofrecer servicios de cuidado. Lo importante es adaptarnos y tener en cuenta las necesidades. Si uno lleva servicios de cuidado a través de formatos móviles, le podemos llegar a más gente”, dijo la secretaria.

Manzanas de Cuidado

Este 8M se abrió una nueva Manzana de Cuidado en San Cristóbal y se entregaron Unidades Móviles de Cuidado.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Manzanas de Cuidado

Este 8M se abrió una nueva Manzana de Cuidado en San Cristóbal y se entregaron Unidades Móviles de Cuidado.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Manzanas de Cuidado

Este 8M se abrió una nueva Manzana de Cuidado en San Cristóbal y se entregaron Unidades Móviles de Cuidado.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Por lo pronto, sí se sabe que en 2021 vendrían otras inauguraciones de Manzanas. La Secretaría proyecta una en Patio Bonito (Kennedy), Quiroga (Tunjuelito), Marco Fidel Suárez (Rafael Uribe Uribe) y Engativá.

Siga leyendo:

- ‘Mujeres acceden al 75 % de los derechos que tienen los hombres’.

Mujeres trans que han hecho historia y roto estereotipos en Colombia.

ANA PUENTES
Twitter: @soypuentes

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.