El barrio San Felipe, primer experimento de desarrollo naranja

El barrio San Felipe, primer experimento de desarrollo naranja

 Entrevista con Juan Diego Ortiz, quien está al frente de este proyecto urbanístico y cultural.

SAN FELIPE

San Felipe es el primer Proyecto de Interés Nacional y Estratégico enfocado en la economía naranja del país. En la foto, el proyecto Just a Bite, con intervenciones de 10 grafiteros durante el 2016.

Foto:

Claudia Rubio

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de octubre 2019 , 08:58 p.m.

En el popular barrio San Felipe de Bogotá, en el tramo ubicado entre la calle 72 y la 80, entre la Caracas y la carrera 24, se creará un área de desarrollo naranja (ADN), es decir, un proyecto para el montaje de infraestructura que contempla un estimado de inversiones por 2,5 billones de pesos en diez años. La idea es potenciar el sector como referente internacional, un destino de producción, esparcimiento, turismo y estilo de vida de la clase creativa. EL TIEMPO entrevistó a Juan Diego Ortiz, a cargo de este reto.

https://www.eltiempo.com/colombia/barranquilla/city-prime-la-nueva-vitrina-para-economia-naranja-de-barranquilla-427428 https://www.eltiempo.com/cultura/arte-y-teatro/las-promotoras-del-arte-participativo-en-colombia-422360 https://www.eltiempo.com/economia/sectores/richard-florida-explica-las-ventajas-en-la-construccion-y-la-economia-creativa-409620

¿Qué es el ADN San Felipe?

El barrio será pionero en convertirse en distrito creativo de Colombia. Su principal objetivo es concentrar la clase creativa en Bogotá bajo tres pilares: vida, trabajo y entretenimiento, y un modelo novedoso de gestión tipo BID: distrito de mejora de negocios. Abarca 50 manzanas, distribuidas en 37 hectáreas, para desarrollar vivienda, lugares de producción y corredores de entretenimiento idóneos para mejorar la competitividad y el encadenamiento productivo de la clase creativa.

¿Cuáles fueron los orígenes de todo esto?

Hablemos de lo que pasó de forma natural en este sector. Hace unos nueve años empezaron a llegar galerías de arte. Hubo muchos líderes, entre ellos, un arquitecto y un grupo de visionarios que se imaginaban una especie de distrito creativo. Gracias a eso se fue creando un nodo de artes plásticas alrededor de los galeristas, y artistas que empezaron a llegar a colonizar la zona.

¿Dónde comenzó su interés por la economía naranja?

Yo soy un CEO Coolture Investments. Estudié en Europa Diseño Industrial y Gerencia de Negocios. En ese tránsito me interesé mucho por las industrias creativas y culturales en el mundo.

En el 2006 llegué a Colombia y empecé a emprender. Tuve muchos intentos fallidos hasta que me di cuenta de que hacía falta un trabajo de articulación sectorial, de políticas públicas. Ahí conocí la teoría de la economía naranja, más o menos entre el 2015 y el 2016.

Luego conocí al grupo de San Felipe, los artistas y, en general, mucha gente del sector. Así fue que empezamos a hablar de crear un distrito creativo. Ahí comenzamos a hacer una articulación de políticas públicas, de actores relevantes del Gobierno Nacional y Distrital, y a buscar capitales nacionales e internacionales del sector de las industrias creativas y culturales, como un sector plural y no solo de las artes plásticas.

¿Cuántas personas conforman este circuito?

El proyecto abarca 50 manzanas, distribuidas en 37 hectáreas, para desarrollar vivienda, lugares de producción y corredores de entretenimiento idóneos para mejorar la competitividad y el encadenamiento productivo de la clase creativa.

Tenemos ya alrededor de 25 espacios entre galerías, colecciones y fundaciones. También hay unos cien espacios de creación de arte, moda, productos audiovisuales, joyería, teatro, cine, televisión, software, inteligencia artificial, gastronomía, música, de todo.

Es decir, este barrio ya es un destino de circuitos muy importantes, como Open San Felipe, Noches de San Felipe, ArtBo, entre otros. Este barrio ya tiene una atracción natural por sus múltiples dinámicas. Lo que nosotros vamos a hacer es impulsar toda esa materia prima natural.

¿Cuándo se une a esta causa el Presidente?

Nosotros venimos trabajando con el Gobierno en generar una política pública de orden nacional para la creación de distritos creativos. Ellos bautizaron esto con el nombre de áreas de desarrollo naranja (ADN), que se formularon en el Plan Nacional de Desarrollo. Posterior a eso, nosotros creamos un proyecto desde el sector privado para promover ese primer distrito, que elevamos a la comisión de Proyectos de Interés Nacional Estratégico (Pine) y fue aprobado.

Hoy, San Felipe es el primer Pine de infraestructura naranja del país. Luego nos involucramos con la administración local, que venía haciendo una caracterización de Bogotá a través de su política de industrias creativas y culturales. Se estaba haciendo un mapeo para identificar las zonas donde había mayor concentración de industrias culturales, una de estas era San Felipe. Ahora todos estamos trabajando de forma mancomunada.

¿Qué pasa cuando una zona como San Felipe se comienza a vender como una vitrina para el mundo?

Bogotá es una ciudad muy atomizada. Su industria creativa puede ser muy fuerte pero a la vez muy débil en su totalidad porque está demasiado desarticulada. Lo que busca este primer distrito es la unión de esas industrias. Eso les permitirá mejorar y ser cada vez más productivas.

Hoy solo hay clústeres silvestres. Al crear un distrito se crea una mayor responsabilidad de los actores vinculados con su entorno, con los visitantes y con la atracción de talento. Bogotá concentra el 75 por ciento de la industria creativa de Colombia. Si esto se replica en todo el país, podemos generar una verdadera economía creativa y cultural de talla mundial.

¿Qué se les va a dar a conocer hoy a los ciudadanos?

Van a conocer en qué consiste este proyecto, la caracterización de las industrias creativas de Bogotá y cuál puede ser el alcance de un área de desarrollo naranja en todo el país.

¿Los distritos creativos generan renovación urbana?
Sí. Nosotros estamos ubicados en un corredor de renovación urbana, lo cual es muy positivo porque ayuda a democratizar espacios para el acceso de estas industrias. Suelen surgir viviendas nuevas y nuevos lugares de cultura y esparcimiento. El ADN San Felipe no es un proyecto liderado desde el urbanismo, no hace parte de un plan parcial, no es un proyecto que ponga presión y estrés a los habitantes de la zona para que se salgan, menos de medidas expropiatorias.

Es un proyecto que está liderado desde una visión incluyente y colaborativa para generar corredores, buscar oportunidades y caracterizar el barrio de la mejor forma con la participación de sus habitantes y de todas las personas que influyen en la zona.

¿Qué otras áreas de desarrollo naranja se contemplan desde el Gobierno Nacional?

Las otras áreas de desarrollo naranja son La Candelaria, La Macarena, Teusaquillo, Quinta Camacho, Usaquén, una zona de Fontibón, El Bronx. Todo eso ya está caracterizado.

¿Ya hay compromisos de inversión?

Ya hay un compromiso de invertir hasta 500.000 millones de pesos hasta el 2022 para transformar este distrito. Se generarán más de 5.000 empleos en esa zona.

Juan Diego Ortiz

Juan Diego Ortiz, quien está a cargo del ADN San Felipe, la nueva industria cultural de Bogotá.

Foto:

Carol Malaver

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.