Dejé de pelear con los motociclistas / Voy y vuelvo

Dejé de pelear con los motociclistas / Voy y vuelvo

En el 2018 fallecieron 181 ocupantes de estos vehículos, en lo que va del 2019 van 24. 

En los primeros ocho meses del 2018, se multaron a  11.787 motociclistas por no tener la revisión técnico - mecánica

181 motociclistas murieron el año pasado, y en lo que va del 2019 ya suman 24, es decir, muere uno cada cuatro días, más o menos.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / Archivo EL TIEMPO

Por: Ernesto Cortés Fierro
06 de abril 2019 , 08:00 p.m.

Me dejé de pelear con los motociclistas. Yo era de esos tipos que tan pronto advertía la presencia de uno de ellos en la calle, con su vehículo sonoro, sus avivatadas y su salvajada al conducir, tenía listo el reclamo, la mala cara o la menor oportunidad para ‘caerle’ con todo: si pisaba la cebra, si se subía al andén, si rayaba el retrovisor o si zigzagueaba por la avenida.

No tiene sentido seguir peleando con ellos. Y no lo tiene porque creo que los hechos terminarán por convencerlos de que la moto se ha convertido en el vehículo más peligroso, amenazante e impopular para el resto de los ciudadanos.

Pero, sobre todo, he dejado de verlos como una amenaza porque me duele la seguidilla de incidentes brutales que se presentan en la calle y como saldo dejan decenas de personas –la mayoría jóvenes– muertos sobre el asfalto o con serias heridas de por vida.

El viernes fue un día particular. Al tiempo que las emisoras advertían sobre el deceso de dos motociclistas en la capital, otro terminaba rodando, justo frente a mí, por el piso luego de ser embestido por un carro en la avenida 68.

Lo peor vino después, cuando llegué a la oficina y uno de los periodistas me mostró las imágenes del estado en que había quedado el cuerpo de una de las víctimas de esa mañana, en la avenida Boyacá cerca del cementerio Serafín del Sur. Todo ya era visible en las redes sociales.

Lo único que se me ocurrió en ese instante fue elevar una oración por el muchacho, y por el otro, y el otro... Cada vez que sucede algo así también pienso en sus familias, en si tienen hijos, si dejan viudas, novias, parejas, amigos, y en lo devastador que debe ser para todos ellos enterarse de lo sucedido.

Coinciden estos episodios con el mes del motociclista. Suena irónico, pero mientras se despliegan campañas para el buen comportamiento de estos en los corredores viales, se conocen las cifras que dejan los incidentes en moto: 181 ocupantes murieron el año pasado, y en lo que va del 2019 ya suman 24, es decir, uno cada cuatro días, más o menos.

Según las autoridades, una de las tragedias del viernes pasado posiblemente tuvo que ver con exceso de velocidad y con el llamado efecto ‘venturi’, muy publicitado en las últimas semanas. Este está relacionado con las fricciones que genera el paso de una moto al lado de un camión pesado y que puede terminar por succionar al motociclista o al ciclista, depende. El 42 por ciento de los incidentes en los que se ven involucrados estos últimos están relacionados con buses y camiones.

Los esfuerzos por generar conciencia frente a estas eventualidades son enormes. Me consta. Y sé también que grupos organizados de moteros hacen lo propio. Pero la realidad nos confirma que los motociclistas siguen estando en los primeros lugares de muertes por incidentes viales.

Hay que intensificar campañas, pero no solo las oficiales, también las extraoficiales: amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos y los mismos conductores de moto podrían recordarles de cuando en cuando tener cuidado a la hora de movilizarse en sus aparatos.

Bogotá se llenó de motos. Ya deben ser más de medio millón. Y quienes las conducen seguirán estando expuestos en la calle. Por eso no hay nada como la prevención, el buen juicio, el sentido común para hacer de la moto un medio de transporte eficaz, y no un pasaporte al luto.

Las fatalidades han caído casi un 40 por ciento en lo que va del año en la ciudad. Esa es una muy buena noticia para los bogotanos. Iniciativas de la Secretaría de Movilidad como pacificación del tráfico, visión cero y cambios en el manejo de espacios viales hicieron posible que el año pasado, 80 personas menos hubieran muerto. Pero la pérdida de una sola persona, fruto de la imprudencia o de la intolerancia, seguirá siendo el karma para quienes creemos que la vida vale más que el afán.

¿Es mi impresión o... Carlos Fernando Galán se la piensa jugar como la tercería que busca quedarse con la alcaldía de Bogotá?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
erncor@eltiempo.com
En Twitter: @ernestocortes28

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.