Secciones
Síguenos en:
La educación digital, el cierre de brechas para niños y jóvenes
Educación virtual

Profesor universitario dictando clases virtuales a sus alumnos.

Foto:

Mauricio Moreno

Especial

La educación digital, el cierre de brechas para niños y jóvenes

Profesor universitario dictando clases virtuales a sus alumnos.

Expertos dicen que estos aprendizajes transformarán el sector educativo  y el mercado laboral.

Uno de los sectores con más transformaciones durante la pandemia ha sido la educación. Los salones de clases dejaron de estar llenos de niños y jóvenes y las cámaras se encendieron para darle paso a nuevas dinámicas, que también develaron brechas y desigualdades.

Los procesos educativos se tuvieron que ajustar de manera rápida a la virtualidad. Nunca antes fue tan necesario tener un dispositivo electrónico con conexión a internet en casa. Y, aunque en las aulas de clase se está regresando a la presencialidad, según advierten estudios y expertos, la educación digital será un pilar de la ciudad en los próximos años.

(Le puede interesar: Los retos de Bogotá después de la pandemia)

La importancia que se le otorga a las tecnologías de la información y comunicación se debe a que las habilidades con estas herramientas son las más solicitadas por el mercado laboral y podrán ser las promotoras del desarrollo económico y social de una ciudad que siente los rezagos generados por la pandemia.

Una era digitalizada

Bogotá es la ciudad que más reporta conexiones a internet en Colombia. Según el Censo Nacional de Vivienda de 2018, realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el 75 % de los hogares de la capital están conectados a la red.

Este mismo panorama lo reflejan las más recientes cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, donde en el primer semestre de este año la ciudad registró un promedio de 27,15 accesos fijos a internet por cada 100 habitantes, el más alto del país.

Como lo expone Felipe Guzmán, alto consejero distrital en TIC, la pandemia hizo que se acelerara más este indicador. “Nosotros lo vemos desde el lado de conexiones públicas, donde la Secretaría de Educación lideró programas para entregar dispositivos conectados a jóvenes y el Ministerio TIC viene adelantando proyectos no solo de internet subsidiado, que ha permitido que varios hogares estratos uno y dos tengan acceso, sino entrega de sim cards para que jóvenes emprendedores se puedan conectar”, explica.

(Para seguir leyendo: Cinco claves para movilizarnos mejor en la próxima década)

Como mencionó Guzmán, el sector educativo fue una de las claves para impulsar la conectividad en tiempos de pandemia. A corte del 28 de julio del 2021, la Secretaría de Educación, durante la actual administración, entregó 101.880 dispositivos electrónicos conectados a la red a estudiantes focalizados por las entidades distritales. Esta cifra supera el histórico de los últimos 25 años de la ciudad, tiempo en el que se entregaron cerca de 80.000 dispositivos a los colegios oficiales.

La digitalización, entre más se intensifique, muy probablemente va a abrir oportunidades, pero si no hay una visión de Estado, va a seguir ampliando brechas


Además de la entrega de dispositivos, a través del programa ‘Ruta 100 K’, los estudiantes han podido desarrollar habilidades digitales. Esta estrategia, con la cual se han capacitado 8.225 alumnos del sector oficial, se pensó para que niños y jóvenes se apropien de la tecnología con contenidos educativos y ciudadanos. El punto de encuentro ha sido el espacio virtual Portal Educativo Red Académica que cuenta con un banco de recursos multimedia para orientar y aprovechar el uso de estas herramientas.

Para Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos, la conectividad de la ciudad está en un punto donde puede cerrar o ampliar brechas. “La digitalización, entre más se intensifique, muy probablemente va a abrir oportunidades, pero si no hay una visión de Estado donde tiene que ser algo reconocido para todas las personas, va a seguir ampliando brechas”, dice, y agrega que producirá transformaciones en toda la cadena del sector educativo con impactos en la formación de docentes, estudiantes y estructuración de las instituciones.

(Además: La historia ratifica que las crisis cambian las ciudades en lo urbano)

¿Qué pasará con la presencialidad?

Para la Secretaría de Educación, si bien los niños y jóvenes han demostrado adaptarse a las herramientas tecnológicas, una de las lecciones que ha dejado la pandemia es que la presencialidad es necesaria. La entidad ha diagnosticado que, para la etapa de infancia, socializar es una parte fundamental porque de no llegar a darse este proceso se podrán dar problemas de autocontrol, dificultades de comunicación, barreras lingüísticas y afectaciones a la salud mental.

“Las escuelas son lugares protectores por excelencia y es en la interacción con los niños, adolescentes y jóvenes que se podrán identificar factores de riesgo que permitan activar rutas para el restablecimiento de derechos”, manifestaron desde la entidad.

Las escuelas son lugares protectores por excelencia y es en la interacción con los niños, adolescentes y jóvenes que se podrán identificar factores de riesgo


No obstante, el regreso a la presencialidad no significa que se pierda el terreno ganado a través de las herramientas digitales. Los colegios están frente a un escenario de transformación pedagógica, en el que habrá flexibilización curricular. La virtualidad permitirá generar aprendizajes sin tener que estar limitados a espacios o tiempos y enriquecerá las experiencias presenciales.

(Lea: Las enfermedades que nos pueden seguir matando después del covid-19)

Un panorama similar se avizora para las instituciones de educación superior. Si bien el internet ha hecho que universidades de alto prestigio internacional como Harvard, Cambridge y Oxford ofrezcan programas online, el aprendizaje de algunas carreras universitarias sigue requiriendo de prácticas presenciales en laboratorios, por lo que los centros educativos colombianos deberán potenciar su infraestructura para garantizar este aprendizaje.

Para Gloria Bernal, codirectora del Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana, las instituciones de educación superior, más allá de pensar en la transmisión del conocimiento virtual, se debe mejorar todo lo experiencial. “En esa medida las personas van a empezar a ver un agregado entre ir o a una universidad en Bogotá, en lugar de estar vinculado con una universidad en el exterior”, menciona.

Bernal destaca que la virtualidad podrá potenciar la equidad en la medida en que las instituciones logren adecuar sesiones virtuales y presenciales. Sí jóvenes de otros territorios del país van a querer formarse en una universidad de Bogotá podrán hacerlo desde sus hogares sin que tengan que asumir costos de vida tan altos como los que esta ciudad representa para universitarios.

La analista menciona que el mercado educativo virtual también ha sido la oportunidad para que centros de formación colombianos atraigan estudiantes internacionales. En la Universidad Javeriana han tenido experiencias positivas con cursos dictados en inglés en los cuales se tratan contenidos sobre biodiversidad, que son los más relevantes en la actualidad a nivel mundial.

(Le recomendamos: Tras pandemia hay desenfreno por consumir drogas y alcohol)

Formación en TIC

El desarrollo de las TIC no solo hará que las instituciones académicas se transformen, sino que serán las habilidades con la tecnología las que podrán potenciar en los próximos años el empleo juvenil, uno de los más golpeados por la pandemia.

La ciudad tiene hoy 2 millones de jóvenes entre los 14 y los 28 años. Según el más reciente estudio de Calidad de Vida de Bogotá Cómo Vamos, la ciudad debe aprovechar el bono demográfico porque es una población que viene en aumento. El 19,4 por ciento de los bogotanos están entre 0 y 14 años, y el 67,8 por ciento, entre 15 y 59 años. Como lo destaca el informe, es el momento de potenciar oportunidades para los jóvenes.
El sector productivo se ha volcado hacia las herramientas electrónicas. Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en América Latina, la industria del software empleará a más de 1,2 millones de programadores para el 2025.

En Colombia hay un total de 51.842 empresas que tienen actividades relacionadas con este sector. En la capital, según el Servicio de Información del Servicio de Empleo, el 14,28 por ciento de las vacantes ofrecidas durante este año corresponden al mundo de las TIC.

Según advierte la Secretaría de Educación, de esta transición de los jóvenes entre la formación media y educación pospandemia dependerán un mejor acceso educativo, un futuro laboral sostenible y reducir riesgos de deserción.

Cinco cambios en la educación

Docentes: Los maestros tendrán que revaluar los métodos de enseñanza y evaluación. Las herramientas tecnológicas permitirán que los estudiantes obtengan el conocimiento a priori, por lo que deberán guiarlos hacia temas de innovación y generación de nuevas experiencias en el aula de clases.

 Los maestros tendrán que enfrentarse a transformaciones en los métodos de enseñanza, que incluyen herramientas digitales.

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

Flexibilidad curricular: Las transformaciones sociales y económicas harán que las instituciones educativas tengan que adaptarse a nuevas posibilidades de aprendizaje con esquemas semipresenciales. En la educación superior, programas que demoraban cinco años podrán cursarse en menos tiempo y se evaluarán competencias.

Nuevos actores: No habrá fronteras para aprender. Universidades internacionales de alto prestigio ofrecerán programas de posgrado virtuales, por lo que las instituciones de educación superior colombianas tendrán que hacer procesos de innovación para entrar al mercado educativo digital con nuevas apuestas.

Formación técnica: El desarrollo de las grandes ciudades ha estado ligado a la formación técnica. Bogotá está articulando trabajos con el Sena para que los jóvenes, desde el bachillerato, tengan mejores herramientas en el marco de la cuarta revolución industrial, que incluye formación en desarrollo de aplicaciones móviles y programación en la nube.

Una de las apuestas del Distrito es formar a jóvenes que están en la educación media para que tengan conocimientos técnicos en programación o desarrollo de aplicaciones digitales.

Foto:

Sena

Cerrar brechas: Aunque Bogotá es la ciudad que tiene mayor conexión a internet en el país, falta un 25 por ciento de los hogares por conectar. Será necesario darles continuidad a las políticas públicas que dan acceso a dispositivos móviles conectados para mejorar la equidad de jóvenes en condición vulnerable.

GABRIEL GONZÁLEZ
REDACCIÓN BOGOTÁ
@GGONZALEZCA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.