‘Todos los tipos de pobreza van a aumentar en Bogotá': Integración

‘Todos los tipos de pobreza van a aumentar en Bogotá': Integración

Xinia Navarro, secretaria de Integración Social, explicó cómo está operando la entrega de ayudas. 

AUTOPLAY
Integración Social
Mercados

EFE

Por: Bogotá
25 de abril 2020 , 12:24 a.m.

La ciudad está enfrentando una de sus peores crisis sociales por cuenta del coronavirus. En un mes de aislamiento, las protestas por hambre y falta de recursos para pasar la cuarentena han sido las protagonistas.

El Distrito ha implementado toda clase de sistemas logísticos a fin de atender a los más vulnerables, y, en medio de cuestionamientos y escándalos por retrasos e incongruencias en la cantidad de ayudas entregadas, ha puesto en marcha distintos programas sociales, la mayoría de ellos en cabeza de la Secretaría de Integración Social.

EL TIEMPO habló con Xinia Navarro, directora de esta entidad, quien explicó cómo está operando el Distrito para apoyar a los más afectados en medio de esta emergencia.

¿Qué papel tiene Integración Social en la atención de esta crisis?

Tenemos la función misional de atender todos los servicios sociales que de un día para otro tuvieron que transformarse pues la mayoría eran presenciales. Nuestro papel es seguir llevando ayudas humanitarias y servicios sociales a la casa de las personas.

¿Cuántas personas atendían antes?

Teníamos una atención de cerca de 600.000 personas en distintos servicios, unos continúan y otros no porque evidentemente en este momento no se puede tener una acción igual; sin embargo, hay servicios que no pueden suspenderse, sino que tienen que transformarse, como los comedores comunitarios, donde no pueden entrar al comedor, pero la comida caliente sí se tiene que seguir entregando. Además, hemos hecho parte de la construcción del sistema ‘Bogotá solidaria en casa’, tenemos la labor de remitir a todos los sectores que manejan población vulnerable la instrucción de que organicen sus bases de datos para enviarlas a Planeación y que allá puedan construir la base maestra del sistema.

¿Cuántos recursos están manejando?

Recibimos de Hacienda $131.000 millones de ‘Bogotá solidaria en casa’, pero los procesos de nosotros siguen, este es un apéndice que le salió a la secretaría.

Xinia Navarro

Xinia Navarro, Secretaria de Integración Social

Foto:

Comunicaciones Claudia López

¿Cómo controlan que los recursos lleguen a donde tienen que llegar?

Para la selección de las 500.000 familias se tuvieron en cuenta dos cosas, la encuesta multipropósito y el Sisbén 4, así garantizamos que las ayudas lleguen a las familias que lo necesiten, todo esto con la bancarización por el canal de Davivienda.

¿Y el que no está bancarizado?

Ahí viene el proceso de enrolamiento, que se hace a través de distintos mecanismos para bancarizarlos. Davivienda también está organizando el pago en Efecty, en este momento varias personas van a recibir su transferencia en Efecty. Además, la Secretaría del Hábitat hizo 140.00 visitas en campo para determinar cuáles personas no están en la base maestra y poder hacer otra ventana de esa base.

¿Cuál es la duda que ha surgido por la cifra de los mercados que se han entregado?

No hay duda, no sé de dónde se creyó que la gráfica que se presentó en el Concejo era de mercados, lo que se especifica son las ayudas alimentarias, que es todo lo que tiene que ver con comida. La única manera de poder llegarles a distintas personas no puede ser solo con mercados porque estos son para quienes tienen cocina y pueden cocinar, pero existen otras personas que no tienen y necesitamos darle comida caliente. Yo creo que hubo un malentendido, se creyó que las ayudas alimentarias eran mercados, y no, las ayudas alimentarias son todo lo que tiene que ver con comida.

¿Cómo va la cobertura en la entrega de ayudas?

Hay que aclarar que una cosa era la población vulnerable antes de la pandemia y otra cosa es la población vulnerable después de la pandemia. Antes de que se iniciara la emergencia había 2,5 millones de informales, pero hoy hay millones de personas que cayeron en vulnerabilidad, es decir, estábamos trabajando en un tema de extrema pobreza y vulnerabilidad, pero evidentemente hay que llegar a más poblaciones, con la estrategia territorial de la identificación de barrios en extrema pobreza, que son 314, tenemos que atender a 73.000 hogares a los que estamos llegando puerta a puerta, y en este momento ya estamos construyendo un segundo anillo de intervención para llegar a 200.000 familias y ampliar el número de barrios.

Nos toca ir por fases porque no existe la capacidad logística para entregar mercados en localidades grandes al tiempo. La Policía Nacional nos ha explicado que para poder hacer la entrega puerta a puerta se necesitan unas condiciones de seguridad y de orden público.

La lógica no puede funcionar de esa manera, usted no puede decir que quiere mercados, pero no deja pasar los mercados

¿Qué porcentaje se ha cumplido?

Nosotros tenemos 73.000 hogares, en este momento aproximadamente podemos estar sobre los 40.000, es decir, un poco más del 50 %, pero, evidentemente, todos los días nos tenemos que reinventar, tenemos que dar más comida; la idea es que las personas que ya recibieron canasta pasen a la base maestra para recibir transferencia monetaria.

¿Por qué la gente está protestando?

El derecho a la protesta es un derecho fundamental, la gente tiene derecho a protestar, pero se tienen que ponderar los derechos fundamentales, está el derecho a la protesta, el derecho a no contagiarse y está el derecho a poder llevarle alimentos a quien los quiera recibir, pero lo que está pasando son cosas realmente absurdas, la lógica no puede funcionar de esa manera, usted no puede decir que quiere mercados, pero no deja pasar los mercados.

¿Qué capacidad hay para seguir dando las ayudas?

Nos tenemos que reinventar todo el tiempo. La atención social no puede ser solo con mercados, ni puede ser solo con comedores comunitarios. Hemos encontrado cosas como las siguientes: una señora nos dijo: “Les agradezco muchísimo el mercado, pero no tengo estufa”. Necesitamos, por ejemplo, cocinas comunitarias en donde las mismas comunidades cocinen y les lleven a sus vecinos. Tenemos que activar las plazas de mercado cerca de lo polígonos de los barrios vulnerables. Todas esas acciones las estamos analizando técnicamente.

¿Cómo ha sido la atención en salud a la población habitante de calle?

Tenemos 2.000 habitantes de calle en aislamiento en este momento, es decir que no han salido en la cuarentena y los hemos estado protegiendo con nuestros servicios. Al resto de habitantes de calle los estamos atendiendo con una estrategia territorial, de parches y cambuches transitorios, hemos ido cambuche por cambuche a llevar alimentación, estar pendientes de su salud, enseñarles las medidas preventivas para protegerlos del coronavirus. Además hemos dispuesto distintos sitios transitorios para que se puedan bañar, para que puedan tomarse un agua de panela caliente, y tratamos de monitorear los territorios para que no haya mucho tránsito de los habitantes de calle por la ciudad.

¿A ellos se les ha hecho pruebas de covid-19?

No. Hasta este momento no tenemos ningún reporte de un contagiado de covid-19 en esta población, pero hay instituciones de salud dedicadas a recibir a los habitantes de calle si esto llegara a pasar.

¿Han pensado en algún grado de participación ciudadana para atender la emergencia?

Ese es un reto muy interesante, la participación ciudadana también se debe reinventar, pero es un acto de mucha responsabilidad para las entidades; imagínense lo que puede significar con la ciudadanía, que después de un voluntariado o una atención alguien se llegue a contagiar. Hay que establecer protocolos y mecanismos seguros para eso, ni siquiera nuestros funcionarios están obligados a hacer trabajo territorial, estamos trabajando con quienes quieren ser voluntarios.

¿Cómo analiza el tema de que el encierro tiene un límite?

Aquí, el tema es el desespero por salir, la necesidad de sentirse productivo. La situación tan difícil que es el confinamiento y el hecho de que cualquier persona se puede contagiar y puede morir, porque es un virus letal. En este sentido creo que la vida debe prevalecer, debe ser el derecho máximo en esta situación.

En este momento aumentan la pobreza multidimensional, la monetaria y la extrema pobreza, todo va a aumentar

¿Qué retos trae toda la problemática que ha revelado la emergencia?

Puede sonar muy extraño, pero estoy muy feliz con este reto. Desde que llegué a Integración Social he pensado en transformar los servicios, deben modernizarse. Definitivamente, la atención móvil es una atención que debe seguir haciéndose después de esto, tenemos que trabajar para cerrar las brechas y tener más acción de respuesta.

¿En qué grado de pobreza va a terminar Bogotá después de todo esto?

En este momento aumentan la pobreza multidimensional, la monetaria y la extrema pobreza, todo va a aumentar. No se puede saber el número ahora, porque, evidentemente, esto tiene que ver con el tema de aumento de desempleo y desigualdad. Los retos que tenemos ahora son enormes, pero la tranquilidad que podemos tener es que nos estamos reinventando y no por eso no le estamos colocando la cara el problema, sino que estamos mirando distintas alternativas para darle solución o por lo menos mitigar un impacto tan impresionante.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.