‘La verdadera pandemia en la ciudad es la violencia contra la mujer’

‘La verdadera pandemia en la ciudad es la violencia contra la mujer’

La secretaria de la Mujer habló sobre los retos que ha significado la emergencia por el coronavirus.

Día de la mujer Bogotá

La Secretaría de la Mujer redobló labores para garantizar que su red de atención siga andando en la virtualidad.

Foto:

EFE

Por: Ana María Montoya Z.
18 de mayo 2020 , 09:22 p.m.

En Bogotá, el nuevo coronavirus no solamente ha sido un problema de salud pública. Con un aumento del 230 % en las llamadas a la Línea Púrpura, la emergencia demostró que la lucha para acabar con la violencia contra la mujer durante el encierro tenía que ser una prioridad.

Los esfuerzos no han sido pocos. La Secretaría de la Mujer redobló labores para garantizar que su red de atención siga andando en la virtualidad y logró que, por primera vez, las empresas privadas se convirtieran en ‘Espacios seguros’ para que las mujeres puedan denunciar a sus agresores y recibir ayuda psicológica y jurídica.

(Le recomendamos: Mujeres víctimas de violencia tendrán más canales de atención)

Esta alianza, que ya venía en marcha con Ara, Justo & Bueno, D1 y Farmatodo, funciona para que las mujeres, al llegar a estas tiendas, puedan activar un mecanismo de protección y ayuda en caso de estar siendo víctimas de violencia en sus hogares. Y la buena noticia es que la estrategia no se quedó ahí, pues ahora se unió Terpel, y sus 37 estaciones de servicio, que también se convertirán en ‘Espacios seguros’.

EL TIEMPO habló con Diana Rodríguez Franco, secretaria de la Mujer, quien explicó cómo ha sido la atención a las bogotanas durante la pandemia. Franco reconoce, entre otros hechos, que la crisis ha golpeado más a las mujeres, pero que también es una oportunidad para visibilizar y priorizar problemas como la economía del cuidado y la normalización de la violencia.

¿Cuál es el balance de la atención a las mujeres durante la pandemia?

Cuando comienza la emergencia empezamos a ver el comportamiento en distintas partes del mundo, y esto, sumado a los datos que ya tenemos de Bogotá, nos hizo estar pendientes, cuidadosos y activos de cómo íbamos a reaccionar y cómo nos íbamos a ajustar. Volcamos el servicio hacia afuera y de manera virtual. Las abogadas y psicólogas pasaron a atender por teléfono; en lo que llevamos del 20 de marzo a hoy, hemos hecho, solo en las Casas de Igualdad de Oportunidades, 2.141 atenciones jurídicas y 1.502 atenciones psicológicas; cuando empezó la cuarentena nuestra tasa de atención era de entre el 30 y el 36 %, es decir, de la cantidad de llamadas que alcanzamos a atender, hoy tenemos una tasa efectiva del 82 %.

(Lea también: Violencia de género en tiempos de encierro, otro desafío para Bogotá)

¿Cómo les ha ido con ‘Espacios seguros’?

Muy bien. Esto permitió que la víctima estuviese más segura; es menos riesgoso, incluso si el agresor la persigue, porque en los supermercados y en las farmacias hay más gente; además, la Policía encuentra rápidamente el lugar de comercio y son sitios en los que se puede activar todo el protocolo con más agilidad: la mujer entra y llama a la Policía o le pide al supervisor de la tienda que llame a la Policía, y ahí entra nuestro acompañamiento; nos dan el nombre del uniformado que atendió el caso y los datos, de tal manera que nosotros podamos hacer seguimiento. La otra opción es que en caso de que no quieran atención de la Policía, nos pueden contactar directamente.

Además, a esta campaña se han sumado otros aliados, es muy importante decir que ahora las mujeres que vayan a denunciar a su agresor o necesiten salir de sus casas hacia la fiscalía o comisaría para pedir una medida de protección podrán tener transporte seguro y gratuito con Smart Taxi, Sodexo y BYD (carros eléctricos), que se activará a través de la Secretaría de la Mujer en razón de la atención particular a cada caso.

Las cifras de violencia han aumentando considerablemente. ¿Qué análisis hace al respecto?

Yo creo tener una mirada optimista sobre esto; si para algo sirve la pandemia y ha servido la cuarentena, es para volver visible algo que estaba invisible y es esta cosa de que la violencia intrafamiliar se manejaba de puertas para adentro; ahora, con la decisión del Distrito de sacar líneas telefónicas y publicar las cifras, esto se comenzó a hacer visible, empezamos a decir que la violencia no es normal y no se justifica, que hay rutas para las mujeres, y este era el sacudón que necesitábamos. Tenemos que verlo como un problema de salud pública para toda la sociedad, este es un problema real, la verdadera pandemia de esta ciudad es la violencia contra la mujer. El año pasado murió una mujer cada tres días en manos de un tercero, entonces esta es la verdadera pandemia contra la que tenemos que trabajar, necesitamos visibilizarla, combatirla, prevenirla y atenderla.

(Le puede interesar: #ElTrapoAvisa, la iniciativa para alertar violencia de género)

Después de la emergencia, ¿qué canales van a seguir funcionando?

Lo peor que nos podría pasar como sociedad es querer volver a todo como estaba antes; por eso, con esta nueva normalidad todos los servicios que hemos implementado se quedan.

¿Cómo se planea volver a la atención presencial?

Debemos mantener la doble atención para aquellas mujeres que, por sus condiciones de salud o porque tienen personas vulnerables a cargo, no pueden salir; queremos mantener fortalecidos los servicios telefónicos y paralelamente vamos a activar la atención en calle, por ejemplo, en algunas Casas de Igualdad de Oportunidades.

Lo peor que nos puede pasar es volver a la situación de antes. Ojalá que esta pandemia nos sirva a todos, como sociedad, para que sigamos repensando esos verdaderos problemas

¿Cómo ha afectado la pandemia a las bogotanas?

A las mujeres les ha pegado más duro esta crisis: somos las que estamos poniendo mayoritariamente el pecho frente al covid-19, el 53 % del personal de salud en Bogotá son mujeres, es una pandemia mayoritariamente atendida por mujeres. Además, la informalidad y la pobreza nos afectan más. En la ciudad, por cada 100 hombres pobres hay 122 mujeres en esta condición, y en los sectores más afectados, el 65 % de las trabajadoras son mujeres.

También tenemos lo que se conoce como la doble jornada: dedicamos, en promedio, unas nueve horas al trabajo remunerado y unas cinco horas a trabajo no remunerado de labores del cuidado; entonces, por esa sobrecarga también nos pega más duro, pero ahí hay otra lectura positiva, y es que si bien las mujeres somos las más afectadas, esta crisis ayudó a visibilizar, entre otras cosas, la sobrecarga de las labores del cuidado en los hombros de las mujeres.

Cerrar las brechas en la sobrecarga de labores de cuidado es uno de los objetivos del PDD. ¿De qué trata esta propuesta?

El Sistema Distrital de Cuidado es una de las principales apuestas del nuevo contrato social y ambiental, lo que busca es redistribuir tanto en el hogar como con los otros actores las labores del cuidado. Queremos montar un sistema en conjunto con distintos actores para poder ofrecer los servicios de cuidado y quitarlos de la carga de las mujeres para que tengan a dónde ir a que le presten estos servicios. Además, queremos montar las llamadas manzanas del cuidado, que son una parte del sistema, y es agrupar en unos espacios físicos cercanos estas labores del cuidado, entre otras cosas para que las mujeres no gasten tanto tiempo en desplazamientos. Pero todo esto se hará con un trabajo de transformación cultural, necesitamos una labor pedagógica para que la gente entienda que sin esas labores de cuidado ninguna sociedad sobrevive, todos las necesitamos y por eso tenemos que redistribuirlas.

¿Qué mensaje les daría a las bogotanas en medio de la pandemia?

Efectivamente hemos sido las que más hemos puesto el pecho. Las mujeres son mayoría en el sector salud, y a ellas un aplauso enorme; además, también son las que están en algunos de los sectores más afectados, porque la pobreza está más en nosotras y también somos víctimas de la violencia en el hogar, pero esta pandemia ha servido para que realmente esto sea visible. Lo peor que nos puede pasar es volver a la situación de antes. Ojalá que esta pandemia nos sirva a todos, como sociedad, para que sigamos repensando esos verdaderos problemas de la sociedad, para que realmente combatamos la real pandemia que es la violencia contra las mujeres; no podemos retroceder, necesitamos desnaturalizar la violencia.

ANA MONTOYA
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.