Los rostros detrás de la nueva cuarentena

Los rostros detrás de la nueva cuarentena

La historia de cuatro bogotanos que esperaban volver a la normalidad, pero tuvieron que encerrarse.

cuarentena

Ronald Antonio Rojas, un legendario vendedor de hierbas que siempre se ha ubicado en la calle 55 con carrera 13.

Foto:

Milton Díaz - EL TIEMPO

Por: Redacción Bogotá
13 de julio 2020 , 10:24 p.m.

En ocho localidades de Bogotá se vivió ayer el primer día de la cuarentena estricta, y el balance de la alcaldía al terminar la jornada fue “positivo”. Tanto el comercio que no estaba exento como los ciudadanos atendieron las restricciones establecidas.

Sin embargo, la nueva fase del aislamiento –que busca frenar el contagio–, que se prolongará durante 14 días, para luego darles paso a otras zonas, deja a millones de personas afectadas. Es el caso de César, Daniela, Félix y Ronald, cuatro bogotanos que debieron quedarse confinados, aunque eso significa no tener nada para llevar a la casa. Estas son sus historias.

(Le puede interesar: El oasis que vive su lucha diaria en medio del desierto de la pandemia)

La penosa situación del líder de los informales

Desde el año 2000, Félix Palacios dejó de ser mecánico automotor y se dedicó de lleno a la venta de perros calientes y hamburguesas en la calle 75 con carrera 16A, una de las esquinas más concurridas del norte de Bogotá. Con su carro logró criar a sus tres hijas y su hijo varón. Pero desde el 19 de marzo, un día antes del simulacro de la cuarentena realizado en la ciudad, no ha podido trabajar. Si bien este líder de los vendedores ambulantes podría salir –tiene 61 años– o algunas de sus hijas lo podrían reemplazar, la esquina que siempre le dio para su sustento y el de su familia permanece desolada. Los tres bares y las tres universidades que tenía cerca no volvieron a abrir y, de paso, sus clientes se esfumaron.

cuarentena

Félix Palacios, aparece con dos de sus hijas, una niteta y un nieto.

Foto:

Archivo particular

Mientras Palacios esperaba la hora de volver a sacar su carro de perros calientes –por ahora no lo puede hacer–, sigue creciendo su deuda por el arriendo del apartamento en el que vive con dos de sus hijas y dos nietos en Las Lomas, en la localidad de Rafael Uribe Uribe. Los mismo ocurre con el parqueadero en Chapinero donde hace casi cuatro meses tiene guardado su negocio. A su situación crítica se ha sumado que una de sus hijas, que se ganaba la vida con una chaza de venta de dulces, cigarrillos y chicles, tampoco ha podido trabajar desde marzo y la mercancía se le dañó, pero sí quedó una deuda de millón y medio de pesos y la constante presión de responder por un préstamo gota a gota.

Palacios, quien es reconocido entre los vendedores informales porque en el 2003 ganó una tutela que obligó a la Alcaldía a respetarle su lugar de trabajo, dice que está viviendo del rebusque –le ayuda de vez en cuando a una hija con una fritanguería– y de lo que sus colegas le dan por asesorarlos con la redacción de derechos de petición. En estos cuatro meses de confinamiento, afirma, lo único que ha recibido son dos mercados, uno de ellos se lo entregó el Ipes hace mes y medio y el otro, a través de una alcaldía local. Él no sabe aún qué son eso de las publicitadas transferencias monetarias, aunque se ha inscrito a varios programas. Pero eso no le extraña, pues no es el único de los ambulantes que está en esa condición. Asegura que al menos el 60 por ciento no ha recibido ayuda. Pero, cuenta, todos los días sí recibe 10 o 15 peticiones de auxilio o para que utilice sus “influencias” con el fin de que los tengan en cuenta en el Distrito.

‘El cierre fue como frenar en seco’

“Volver a cerrar fue como frenar en seco, quedamos parados de la nada”, estas son las palabras de César Rivera, un comerciante dueño de una tienda de repuestos y accesorios para motocicletas en el barrio La Favorita, de la localidad de Los Mártires.

Su negocio estuvo cerrado desde el 20 de marzo hasta el 12 de mayo, fecha en la que le aprobaron los protocolos para la reapertura; sin embargo, no ha sido fácil. El cierre, de casi dos meses, dejó deudas. “Todavía estoy pagando el arriendo de marzo, abril y junio”, cuenta, y a esto se suma el pago a proveedores y los servicios.

cuarentena

Cesar Rivera, comerciante de repuestos de motocicletas en Los Mártires.

Foto:

Archivo particular

Con esfuerzo –dice– y a pesar de no tener ventas logró mantener su nómina de tres empleados durante la cuarentena. Ahora, el aislamiento sectorizada lo obligó a cerrar las puertas de nuevo. “Quedamos en la incertidumbre, implementamos todas las medidas de cuidado, todas las exigencias, pusimos vallas, cumplimos los horarios y nos pararon todo”, afirma. César hace un llamado al autocuidado, pues “de nada sirve que los establecimientos implementemos todas las medidas, si la gente no se cuida en el espacio público”, resalta.

Él y su esposa, que también trabaja en el comercio de repuestos para motos, son padres de dos hijos, y ahora están a la espera de que termine la cuarentena para, una vez más, intentar salir de la crisis.

(Le puede interesar: ¿Hay o no pico y placa en Bogotá en julio?)

‘No hay a quién venderle’

Lo encontramos dando vueltas, ofreciendo a todo el mundo un gajo de hierbas. “Antes de la pandemia yo me podía hacer 50.0000 pesos diarios. Ahora lo que pasa es que a la gente le da miedo salir y, sobre todo, comprarnos a nosotros, los informales”, contó Ronald Antonio Rojas, un legendario vendedor de hierbas que siempre se ha ubicado en la calle 55 con carrera 13, en el sector de Chapinero.

cuarentena

Ronald Antonio Rojas, un legendario vendedor de hierbas que siempre se ha ubicado en la calle 55 con carrera 13.

Foto:

Milton Díaz - EL TIEMPO

Él suele levantarse todos los días a las 5 a. m. para arribar a la plaza de Paloquemao y poder comprar sus atados medicinales. “Y yo he cumplido con las normas. Me pongo mi tapabocas y desinfecto a la gente con eucalipto, que es lo mejor”. Pero lo cierto es que con la puesta en marcha de la cuarentena sectorizada, este informal ya no tiene con qué enviarles dinero a sus tres hijos que están en Cali. Ha tenido que extender su horario para poder pagar la pieza en la que vive en el barrio Santa Fe. “Pago 10.000 pesos, pero con esta situación no creo que pueda reunir ni para la comida. Pido ayuda, un mercadito”.

Peluqueras en crisis

“Nosotros pagamos seis millones de pesos de arriendo del local donde tenemos la peluquería Violeta, y ahora vamos a seguir acumulando deuda”, este es el testimonio de Daniela Rodríguez, quien es la administradora del negocio ubicado en la carrera 13 con calle 65. Pagan 6 millones de pesos mensuales y habían invertido 600. 000 pesos en señalización y normas de bioseguridad para cumplir con todos los requisitos. “Ya íbamos atrasados tres meses y ahora pues vamos a seguir acumulando deuda”.

cuarentena

Cada día que este negocio deja de funcionar pierden entre 600.000 y 700.000 pesos.

Foto:

Milton Díaz - EL TIEMPO

Y es que el drama no es solo para los dueños del negocio, sino para todos los empleados. En este salón de belleza trabajan muchos inmigrantes venezolanos. “Ellos mantienen a sus familias y hasta les envían giros a Venezuela para protegerlos. Entonces la angustia se ha apoderado de ellos porque ya no se sabe cuándo terminará esta cuarentena”, dijo Daniela.

Cada día que este negocio deja de funcionar pierden entre 600.000 y 700.000 pesos. “Deben establecer protocolos porque la situación de salud está difícil, pero también que tengamos certidumbre del futuro de nuestros negocios”.

Le puede interesar: 

Colegios públicos inician segundo semestre con clases no presenciales

Niño, el perro domiciliario que ayuda a su dueño a comprar víveres.

REDACCIÓN BOGOTÁ
El Tiempo@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.