La Séptima en tiempos de covid-19, desorden y poca regulación

La Séptima en tiempos de covid-19, desorden y poca regulación

Vendedores informales parecen no tener control. Ipes asegura que hace jornadas de sensibilización.

Libardo Asprilla

Libardo Asprilla, director del Ipes (izq.), ha encabezado las jornadas pedagógicas en el sitio.

Foto:

Cortesía IPES.

Por: Redacción Bogotá
11 de junio 2020 , 09:16 p.m.

El emblemático paso peatonal de la carrera 7.ª en el centro de Bogotá está de nuevo en el ojo del huracán por el desorden en las ventas ambulantes, que hoy, más que ser un problema de ocupación indebida del espacio público, es una amenaza para la salud de la ciudadanía en medio de la pandemia del covid-19.

Desde hace unas semanas, varias personas han denunciado, a través de las redes sociales, la presencia masiva de vendedores informales en este icónico corredor de la ciudad.

(Le puede interesar: Exconductor de ambulancia, el asesino de una mujer en San Cristóbal)

Libros, comida, juguetes, ropa y ahora tapabocas, expuestos al aire libre, se ofrecen en las improvisadas estanterías que estos vendedores exhiben sobre bolsas plásticas o, incluso, en el suelo.

Sin embargo, esta no es una novedad, lo que preocupa ahora son las pocas o nulas condiciones de bioseguridad que tienen los vendedores informales de la zona, que por estos días se han visto aglomerados, usando mal el tapabocas, vendiendo alimentos que preparan con poca salubridad y sin seguir las recomendaciones de autocuidado, como el distanciamiento social y el lavado de manos.

Según las cifras del Instituto para la Economía Social (Ipes), en 24 conteos realizados en el corredor de la carrera 7.ª se han identificado 512 vendedores informales, número que aumenta durante los fines de semana.

Y, aunque se esperaría que este número hubiera disminuido por la cuarentena, el flujo de vendedores parece haber aumentado. Si bien el Distrito ha intentado llegar con ayudas a esta población, la situación económica de muchas de estas familias no da espera.

Sin embargo, el desorden que se ha presentado en los últimos días tiene intranquilas a las autoridades y a los residentes de la zona, y no es para menos, las localidades de La Candelaria, Los Mártires y Santa Fe acumulan la mayor cantidad de casos activos de covid-19 por cien mil habitantes en la ciudad.

Controlar la presencia de los informales, garantizando su salud, ha sido una labor titánica para las entidades del Distrito, que, encabezadas por el Ipes, desde que comenzó la cuarentena han realizado 30 jornadas pedagógicas de concientización sobre el cuidado preventivo. Según Libardo Asprilla, director de esta entidad, “no se trata de perseguir a nadie con bolillo, se trata de organizarnos mejor en el espacio público”.

(Además: La Alquería, nueva zona permanente de cuidado preventivo en Bogotá)

Asprilla aseguró que el Distrito ha hecho presencia en la 7.ª con distintas jornadas de pedagogía, como enseñarles a los vendedores el uso correcto del tapabocas, cómo se deben lavar las manos y cuál es la distancia mínima que hay que mantener entre cada persona.

“No podemos estar aglomerados, como sucedía antes, en las condiciones que se hacía antes; hacerlo como lo hacíamos convierte el espacio público en un foco de contagio y de proliferación del coronavirus, por eso estamos en un ejercicio de sensibilización”, puntualizó Asprilla.

Adicionalmente, durante estas jornadas de sensibilización, el Ipes también entregó 50.000 tapabocas.

Por su parte, algunos vendedores informales han manifestado que debido a la falta de recursos han tenido que volver a las calles, pero que lo han hecho cumpliendo las medidas.

(Además lea: Bogotá no va a despachar venezolanos para que se queden en la frontera)

Por ejemplo, los vendedores de joyas, juguetes y artesanías desinfectan los productos con alcohol antes de entregárselos al cliente, y algunos incluso desinfectan el dinero que reciben y que devuelven.

Pero eso no es suficiente, porque así como algunos intentan cumplir las medidas de bioseguridad, lo que se ve en este corredor no es alentador en medio de la contingencia actual, que requeriría que la mayor cantidad de ciudadanos se queden en sus casas.

Vive la Séptima

Antes de la pandemia, el Distrito inició el plan piloto de la estrategia ‘Vive la séptima’, un proyecto encaminado a organizar el espacio público en este corredor a través de varias acciones, como reuniones interinstitucionales con 20 entidades para hacerle frente a la situación, encuentros con líderes de vendedores informales, ubicación y despeje de la calzada occidental y jornadas de sensibilización para el respeto de la ciclovía y los caminos peatonales.

“Tenemos que generar un diálogo sincero, pero con resultados, de tal manera que con todos los sectores nos tenemos que poner de acuerdo para respetar y organizarnos mejor en el espacio público”, enfatizó Asprilla.

REDACCIÓN BOGOTÁ
El Tiempo@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.