¿Los bogotanos se portan mejor de lo que se ve en la cuarentena?

¿Los bogotanos se portan mejor de lo que se ve en la cuarentena?

Las encuestas de la alcaldía así parecen confirmarlo. Pero la percepción es otra en medios y redes.

Cuarentena en Bogotá

Los padres, atendiendo las normas del Distrito, tomaron precauciones para proteger a sus hijos.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Bogotá
17 de mayo 2020 , 08:21 p.m.

A pesar de las multitudes que se aprecian por momentos en la calle, seis de cada diez bogotanos aseguran que permanecen en sus casas en esta cuarentena. Un porcentaje idéntico dice estar dispuesto a usar la bici como medio de transporte, y TransMilenio no registra sobrecargas en las horas pico, es decir, entre 5 y 9 de la mañana.

Estas revelaciones, que presenta la Alcaldía Mayor tras hacerle un seguimiento semanal al comportamiento ciudadano mediante encuestas presenciales y telefónicas, estarían contradiciendo la percepción de que existe una marcada indisciplina de la gente, especialmente en las últimas semanas.

Ese buen comportamiento, que fue mayor al inicio de la cuarentena en el mes de marzo, es el que podría explicar que, por el momento, Bogotá no registre el número de contagios que hoy presentan otras capitales de la región, como Lima (57.473), Quito (2.500) o Ciudad de México (12.456). Los bogotanos se han portado mayoritariamente bien y son conscientes de que permanecer en casa baja el riesgo de contraer el covid-19 (58 por ciento), le sigue el barrio (17), la localidad (18) y la ciudad en general (2 por ciento).

(Le puede interesar: Balcones, un asomo de libertad en medio de la cuarentena)

Otro dato revelador es que el 66 por ciento prefiere seguir con el confinamiento más tiempo, mientras que el 31 opta por una apertura gradual. Es más, el 92 por ciento es partidario de volver a la cuarentena total si la ocupación de las UCI (unidades de cuidado intensivo destinadas a atender a los pacientes infectados) llega al 70 por ciento, y casi ocho de cada diez ciudadanos son partidarios de una cuarentena más severa si TransMilenio se vuelve un factor de contagio grave.

¿Por qué existe entonces la percepción de que hay una marcada desobediencia e indiferencia de la gente? En parte por lo que se difunde en redes sociales y medios de comunicación. Las noticias suelen destacar a quien viola la norma, anda sin tapabocas o desafía a la autoridad, pero no a quien la cumple o es riguroso con el distanciamiento o con salir estrictamente a lo necesario. Pero también porque muchos consideran que la policía no actúa de manera eficaz contra quienes, de forma evidente, dan mal ejemplo, y si lo hace, usa para ello métodos violentos.

(Además: Chapinero parece que no estuviera en alerta naranja)

Pero hay algo más: los bogotanos en particular son dados a considerar que individualmente se portan bien y desconfían del comportamiento de los demás. Entre abril y mayo, según el estudio de la administración, ese nivel de desconfianza pasó de 69 a 89 por ciento. “Los ciudadanos parecen estar peleando entre buenos y malos”, dice una fuente de la alcaldía.

La buena noticia es que, pese a que la confianza está destruida, un alto porcentaje, el 87 por ciento, estaría dispuesto a ayudar en esta crisis. De ese grupo, un 57 por ciento lo haría como voluntario en trabajo social; un 13, en educación; un 12, en temas de salud y un 9 por ciento, en asuntos ambientales.

No obstante, a la par con estos indicadores, hay otros que para la alcaldesa Claudia López resultan “dramáticos”. Por ejemplo, seis de cada diez personas siguen pensando que es poco o nada probable su contagio e ignoran el hecho de que, como se ha confirmado científicamente, puedan tener el coronavirus y no saberlo, con lo que el riesgo de contagiar a otros se eleva.

Para la alcaldía es claro que después de la apertura gradual autorizada por el Gobierno Nacional, que tiene a casi 2,5 millones de personas en la calle, las medidas de la administración distrital dejan de ser exclusivamente sanitarias y hay que concentrarse ahora en una labor pedagógica que promuevan el autocuidado. Para ello, la nueva consigna es lavarse las manos, usar tapabocas y mantener la distancia entre personas. “Aprender a cuidarnos para volver a estar juntos”, dice la mandataria.

Y, por otro lado, es necesario empezar a construir una nueva narrativa en la que se privilegien las buenas acciones y los mensajes que invitan a protegerse de manera individual y colectiva.

Cuatro preguntas a Henry Murrain, Director de Cultura Ciudadana de la Alcaldía Mayor de Bogotá.
Henry Murraín, director de Corpovisionarios

Henry Murraín.

Foto:

Carlos Ortega. EL TIEMPO

¿Qué hallazgos clave arrojó la encuesta?

Hay un resultado que nos muestra un reto pedagógico: un gran porcentaje de ciudadanos aún considera que los síntomas (tos, fiebre y dificultad para respirar) son las únicas señales para considerarnos posibles portadores del virus. Hay que hacer más pedagogía, señalando que 8 de cada 10 contagiados son portadores asintomáticos o tienen síntomas leves.

Vamos a continuar monitoreando con encuestas porque eso nos ha permitido tener el diálogo con la ciudadanía ajustando a sus necesidades. No estamos especulando, ni imaginando lo que la gente piensa, dice y hace. Estamos utilizando métodos de investigación para entender a la gente y ajustar nuestras decisiones.

¿Cómo construir esa narrativa de cuidado?

​Resaltando, primero, que logramos reducir el impacto del virus en el corto y mediano plazo gracias al comportamiento de la ciudadanía. De cara al futuro es importante que nos consideremos un colectivo capaz de cooperar y salir adelante.

La forma de cuidarnos ahora sigue con cumplir estrictamente las medidas de bioseguridad, usar el tapabocas, lavarse las manos y mantener la distancia. Usar tapabocas es hoy una señal de respeto con los otros. Como un gran porcentaje de personas que adquiere el virus es asintomática, podríamos estar por ahí esparciendo el virus sin saberlo.

¿Qué hemos hecho bien los ciudadanos?

Desde que se realizó el simulacro, la mayoría de familias cumplió estrictamente las medidas. Las prácticas como lavados de manos y uso de tapabocas superan el 90 % . Hay cosas que nos quedan por mejorar, como ser más juiciosos en el distanciamiento social. Aunque, como colectivo, no debemos darnos tanto palo. Hay que reconocer lo que venimos haciendo bien.

¿Qué lecciones debemos conservar? Haya o no virus en el mundo...

El tema de lavado de manos. Es una práctica que protege nuestra salud pero no todos lo teníamos como hábito. También los cambios en las formas de movilizarnos (caminando y usando más bicicleta) por sus efectos en el ambiente y nuestra salud. El 59% de las personas manifestó el deseo de movilizarse principalmente en bicicleta en el futuro.

Y, finalmente, recordar que el mejor antídoto para la crisis es la cooperación.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.