El crimen en tiempos de coronavirus y cuarentena

El crimen en tiempos de coronavirus y cuarentena

Aislamiento permitió reducción de indicadores, pero aumentaron llamadas por violencia intrafamiliar.

Violencia intrafamiliar José Daniel López

En Bogotá, las cifras entregadas por la administración distrital también dan cuenta de una disminución en el número de viajes en TrasMilenio.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Michelle Alvarado y Daniel Mejía
13 de abril 2020 , 11:44 p.m.

Las medidas de aislamiento social tomadas por el Gobierno Nacional para contener la propagación del nuevo coronavirus han tenido múltiples efectos sobre la actividad económica, sobre las relaciones sociales y, en general, sobre la vida diaria de todos los colombianos.

De acuerdo con múltiples herramientas digitales, hay una notable disminución en los patrones de movilidad. Por ejemplo, la herramienta 'Covid-19 Community Mobility Report', desarrollada por Google, muestra para Colombia una disminución de la movilidad hacia sitios de comercio y recreación (restaurantes, cafés, centros comerciales, etc.) cercana al 86 %, hacia supermercados y farmacias del 68 % y hacia parques del 80 %.

En Bogotá, las cifras entregadas por la administración distrital también dan cuenta de una disminución en el número de viajes en TrasMilenio cercana al 75-80 %.

(Le puede interesar: Así le fue a Bogotá en su primer día de ‘pico y género’)

Las medidas de cuarentena obligatoria que se han adoptado en las principales ciudades del país desde el 20 o 21 de marzo (inicialmente como un simulacro), y desde el miércoles 25 de marzo para todo el país, con el objetivo de reducir el ritmo de expansión del coronavirus y prevenir el colapso del sistema de atención en salud, van a tener consecuencias sobre la actividad económica, las tasas de desempleo y la sobrevivencia de empresas grandes y pequeñas. La contracción de la actividad económica para el 2020 en Colombia, que estiman analistas y centros académicos, oscila entre el 0,5 % y el 5 % del PIB.

Las medidas de confinamiento obligatorio hacen que, al haber menos gente en las calles, disminuyan notoriamente algunos tipos de delitos como hurtos, homicidios y lesiones personales, que ocurren primordialmente en el espacio público.

Consulte aquí los datos de la herramienta 'Covid-19 Community Mobility Report', desarrollada por Google.

Naturalmente, a medida que se interrumpen las actividades rutinarias y hay un menor número de potenciales víctimas en las calles para robar, los hurtos van a disminuir. Lo mismo ocurre con los delitos de violencia interpersonal como lesiones personales y homicidios, muchos de los cuales ocurren también en el espacio público y establecimientos comerciales como consecuencia de riñas o conflictos interpersonales, muchas veces asociados al consumo problemático de sustancias psicoactivas como el alcohol. Sin embargo, otros delitos como la violencia intrafamiliar pueden aumentar como consecuencia de las medidas de cuarentena obligatoria.

Con datos disponibles de la Fiscalía General de la Nación y la Secretaría Distrital de la Mujer de Bogotá hasta el 2 de abril, en este corto artículo mostramos cómo han evolucionado estos delitos luego de dos semanas de cuarentena en las principales ciudades y tras aproximadamente 9 días en todo el país.

La suma de los principales delitos analizados en todo el país disminuyó rápidamente durante la semana del 16 al 20 de marzo, justo antes de empezar la cuarentena, y se ha mantenido en un nivel inferior al observado en los días previos a esta. Cuando se compara el promedio diario de delitos denunciados en las semanas antes de la cuarentena con los días posteriores al inicio de esta, la disminución es cercana al 56 %.

(En otras noticias: Cómo se usarán las 400.000 pruebas para covid-19 que tendrá Bogotá)

El mismo patrón se observa cuando se compara el total de delitos denunciados durante los días de las dos semanas posteriores al inicio de la cuarentena con los mismos días del año anterior, solo que en este caso la reducción observada es superior: cercana al 68 % (gráfico 1B).

La reducción del promedio diario de homicidios a nivel nacional ha sido cercana al 48 %, pasando de un promedio diario de 27,7 homicidios por día entre el 6 y el 24 de marzo a 14,3 entre el 25 de marzo y el 2 de abril.

Cuando se analizan los datos por ciudad, en Bogotá la disminución de homicidios ha sido del 71 %, al pasar de 3,2 homicidios por día a menos de 1 (0,9 por día); en Medellín, del 42 % (de 2,1 homicidios por día antes de la cuarentena a 1,2 durante esta); en Cali, del 68 % (de 2,9 homicidios por día antes de la cuarentena a 0,92 después), y en Barranquilla, del 18 % (de 0,66 homicidios por día antes de la cuarentena a 0,54 después). En el caso de hurtos, la reducción a nivel nacional es del 63 %; en Bogotá, el 75,6%; en Medellín, 70,2%; en Cali, del 55 %, y en Barranquilla, del 48,6 %.

De nuevo, no es sorprendente que la gran mayoría de los delitos que normalmente ocurren en el espacio público hayan disminuido producto de las medidas de cuarentena obligatoria que han tomado el Gobierno Nacional y los gobiernos locales.

Pero la magnitud de la reducción sí es informativa de la reducción del ritmo de actividad diaria: al haber un menor número de víctimas potenciales en los espacios públicos, las oportunidades criminales disminuyen. Reducciones de delitos que oscilan entre el 50 y el 80 % concuerdan con otras medidas como los patrones de movilidad y uso del transporte público observados durante la cuarentena.

Reducciones de delitos que oscilan entre el 50 y el 80 % concuerdan con otras medidas como los patrones de movilidad
y uso del transporte público observados durante la
cuarentena

Naturalmente, si las reducciones descritas anteriormente en los patrones de criminalidad logran sostenerse en lo que resta de la cuarentena, y la crisis económica y la pérdida de empleos no llevan a un desbordamiento de la criminalidad una vez se levanten las medidas restrictivas de la movilidad (supuesto bastante fuerte), el espacio ganado en los 33 días de cuarentena obligatoria decretados hasta el momento a nivel nacional pueden llevar a que al cierre de 2020 se registre una disminución notoria de los principales indicadores de criminalidad.

Por ejemplo, en Bogotá, donde al cierre de febrero venían creciendo los homicidios a un ritmo cercano al 20 % respecto al mismo período de 2019, una disminución sostenida del 70 % (como la observada hasta ahora durante las dos semanas posteriores al inicio de la cuarentena) durante 33 días puede más que compensar el aumento observado durante los primeros meses del año.

Aún es muy temprano para evaluar el efecto neto de las medidas de cuarentena obligatoria sobre los niveles de criminalidad, pues este dependerá críticamente de si la magnitud del aumento en la criminalidad que se pueda generar producto de la caída en la actividad económica y la pérdida de empleos, una vez se levanten las medidas de cuarentena obligatoria, supera el espacio ganado durante los días de cuarentena.

(Lea también: Así será el registro de cada viaje que hagan los taxis en la ciudad)

Violencia intrafamiliar

Aunque el número de denuncias formales recibidas por la Fiscalía General de la Nación por el delito de violencia intrafamiliar también ha disminuido durante los días en los que ha estado vigente la cuarentena a nivel nacional en cerca del 50 % y casi el 72 % en Bogotá, las llamadas a líneas, como la Línea Púrpura, de Bogotá, o la Línea 155, han aumentado notoriamente.

El gráfico 3 muestra la evolución del número de denuncias formales recibidas por la Fiscalía General por el delito de violencia intrafamiliar en Bogotá y del número de llamadas a la Línea Púrpura que maneja la Secretaría Distrital de la Mujer para atender y asesorar a mujeres que llaman pidiendo ayuda y apoyo ante posibles casos de violencia intrafamiliar.

Mientras que, como se dijo antes, el número de denuncias formales recibidas por la Fiscalía por violencia intrafamiliar ha caído en más del 70 %, las llamadas a la Línea Púrpura por presuntos casos de violencia intrafamiliar han aumentado en cerca de 211 %. Casi que por definición, la tasa de denuncia por el delito de violencia intrafamiliar debe haber caído notoriamente producto de las medidas de cuarentena obligatoria.

Si antes de la cuarentena las mujeres (y los menores de edad) no denunciaban casos de violencia intrafamiliar por miedo, durante la cuarentena esto solo se puede haber agravado. Funcionarios públicos como la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, la directora del ICBF y la alcaldesa Claudia López han llamado la atención sobre esta problemática y han tomado medidas para mitigarla.

Bien harían el Gobierno Nacional y los gobiernos locales en reforzar todas las medidas necesarias para enfrentar los aumentos de casos de violencia intrafamiliar, promover nuevos canales de denuncia que se adecúen a las circunstancias actuales y protejan a las mujeres que deciden denunciar de posibles casos de revictimización.

MICHELLE ALVARADO Y DANIEL MEJÍA*
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

* 1. Facultad de Economía, Universidad de los Andes
2. Los delitos totales son la suma de: homicidios, delitos sexuales, violencia intrafamiliar, lesiones personales, hurto en sus diferentes modalidades y delitos informáticos.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.