TransMilenio por la 68: así será la troncal más larga del sistema

TransMilenio por la 68: así será la troncal más larga del sistema

La adjudicación del nuevo corredor por  la carrera 68 es un hito en la movilidad de la ciudad. 

Troncal avenida 68

Imagen proyectada de cómo se vería la troncal de TransMilenio de la avenida 68.

Foto:

Imagen Alcaldía

Por: Bogotá
25 de enero 2020 , 09:37 p.m.

En 2025, la carrera 68 albergará la más nueva y extensa troncal de TransMilenio de Bogotá. Serán 17 kilómetros de corredores exclusivos para BRT (buses de tránsito rápido) que atravesarán la ciudad entre la autopista Sur y la calle 100 con carrera 7.ª y por los que se transportarán a 33.000 pasajeros hora-sentido.

Junto con su troncal hermana en Soacha, que tendrá su fase II y III lista para 2024, esta obra de TransMilenio se posicionará como una opción de movilidad para el sur y el occidente de la capital.

A ojos de expertos, es destacable que esta semana se haya concretado la adjudicación de la troncal de la 68 después de tantos años de ‘pausa’ en infraestructura.

“Es bueno que la ciudad siga adelante con proyectos de su red de transporte masivo, es mejor estar en construcción que en discusión. Bogotá no iniciaba inversiones significativas en transporte masivo desde 2006 y no ponía en servicio elementos del sistema desde 2012. El cable de Ciudad Bolívar, la conexión de calle 6.ª y la extensión de la autopista Norte eran proyectos de demanda baja relativa”, afirmó Darío Hidalgo, académico y experto en movilidad.

Precisamente, la inversión no es cualquier cosa. Asciende a 3,2 billones de pesos, de los cuales 2,5 serán puestos por la nación y 770.000 millones, por el Distrito. El Gobierno Nacional pone dinero para este proyecto porque está contemplado como troncal alimentadora de la primera línea del Metro de Bogotá.

Así lo recordó Ómar Oróstegui, director de Bogotá Cómo Vamos, y explicó por qué, en las condiciones actuales, no era tan sencillo priorizar un corredor por la Boyacá. “Se había contemplado la 68, la Boyacá y la Cali como troncales alimentadoras. Sin embargo, el Distrito no alcanzó a radicar estudios de la Boyacá. Por lo que finalmente en los Conpes no se pasó como troncal alimentadora sino complementaria, y bajo esta categoría el Distrito habría tenido que poner el 100 %. Como la carrera 68 es alimentadora, cuenta con dinero de la nación”.

Todo esto está contenido en los Conpes 3900 y 3945. Allí, incluso, se detalla que para que la alimentación funcione, por la troncal 68 tendrían que correr 342 buses de la flota.

Ante las críticas que surgieron entre algunos sectores por los efectos ambientales y de salud de usar buses en vez de otros sistemas, Hidalgo recordó que “TransMilenio puede mejorar e incluso operar esa troncal con buses de cero emisiones. Esto requiere de apoyo y cuidado, no de estigmatización ni ataques”.

Vale tener en cuenta que, actualmente, está entrando la nueva flota de TransMilenio con tecnología Euro V con filtro y Euro VI a gas. El reemplazo de 1.162 viejos buses con 1.441 de estos tipos terminará en agosto de este año y dará un vuelco a la proporción tecnológica de la flota del sistema: más del 60 % corresponderá a estas tecnologías.

Incluso, la alcaldesa Claudia López ha hablado de la posibilidad de traer, para una próxima licitación de renovación de flota, buses de TransMilenio Euro VI eléctricos. Y esto no es un futuro del todo descartado. En 2017, un articulado 100 % eléctrico fue puesto a rodar por el sistema en un plan piloto para conocer el desempeño de esta tecnología en el contexto de operación del sistema masivo capitalino.

Hoy, sobre este corredor transitan más de 120.000 vehículos al día. Entre ellos, 1.000 buses del SITP y otros buses tradicionales con tecnologías que reducen las emisiones. Habrá que ver si, al final, ambientalmente el tema resulta más favorecedor con un TransMilenio renovado.

Por otra parte, las ventajas en términos de movilidad tampoco son cosa menor. De acuerdo al Observatorio de Logística y Movilidad de la Universidad Nacional, la velocidad promedio entre semana oscila entre los 10 y los 20 kilómetros por hora y, en un ejercicio hecho por este diario, un recorrido por la 68, de punta a punta, toma una hora cuando el tráfico no es complicado.

“El principal beneficio es para los ciudadanos que están en el corredor zonal, que tiene una carga alta de buses azules. Una troncal por la 68 reorganiza viajes del extremo sur de la ciudad hacia sectores de Usaquén y del norte. También puede facilitar las cosas a la NQS desde Venecia”, explica Hidalgo. Por su parte, Oróstegui menciona que funcionaría como un punto de conexión entre el nororiente y el suroccidente de la ciudad.

TransMilenio

Panorámica de la carrera 68.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Además de la conexión con la primera línea de metro, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), entidad adjudicataria, confirmó que habrá conexiones operacionales con las troncales NQS, avenida Las Américas, calle 26 y Suba.

Tampoco se puede desconocer la renovación urbana que viene amarrada a la construcción. Se harán seis nuevos puentes vehiculares, 15 peatonales, una ciclorruta de 18 kilómetros al lado de la vía, 12 cicloparqueaderos y tres pasos vehiculares a desnivel.

La megaobra, dividida en nueve tramos, queda en manos de cuatro firmas: Consorcio Eucarístico Carrera 68 (del que hacen parte el poderoso contratista Mario Alberto Huertas Cotes y MHC Ingeniería, y Construcciones de Obras Civiles), Consorcio Infraestructura Avenida 68 (con Pavimentos Colombia S. A. S., Indugravas Ingenieros Constructores S. A. S. y Coherpa Ingenieros Constructores S. A.), Consorcio LHS (Solarte Nacional de Construcciones y Constructora LHS) y la constructora Concreto S. A.

El director encargado del IDU, Isauro Cabrera, dijo que este proyecto estaba respaldado por la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) y por tres años de estructuración. “Esto no tiene reversa y es un proyecto de ciudad”, celebró Cabrera este jueves, cuando se confirmó que la troncal echaba a andar.

Aunque en las últimas horas, antes de la reunión de adjudicación, hubo toda clase de críticas al proyecto por parte de concejales, sectores políticos y vecinos de la obra en su sector sur e incluso una carta de la Procuraduría exigiendo resolver seis preguntas, no hubo solicitud de suspensión y el proyecto salió a flote.

Así, 62 años después de su construcción, la carrera 68 está por vivir una nueva etapa de su historia: ser la mayor troncal de TransMilenio y un eje clave de la movilidad del occidente, ese sector de la ciudad que no deja de crecer.

Lo picante: las preguntas y críticas a la troncal por la 68

La adjudicación de la troncal no estuvo exenta de críticas y preguntas. Uno de los voceros de las principales dudas del proyecto fue el concejal del Polo Democrático Manuel Sarmiento, quien se refirió a temas como los efectos de la baja del presupuesto para la obra y las consecuencias sociales y económicas para los comerciantes del sector sur, con quienes, incluso, se lo vio marchando esta semana.

En el caso del presupuesto, Sarmiento aseguró que reducir la inversión implicó eliminar las intersecciones operacionales con las troncales calle 80 y la autopista Norte, “que eran esenciales”. Y lo cierto es que ninguna de las dos aparece en los estudios y documentos colgados en el Secop II para la licitación, ni ninguna estuvo entre las confirmadas por el IDU este jueves. Hasta el momento, ni el IDU, ni TransMilenio ni la Alcaldía se han referido públicamente al tema, por lo que no ha sido posible establecer la razón de estos ajustes.

Frente a los comerciantes, el equipo de City TV comprobó que los dueños de locales de colchones, baldosas y otros artículos para el hogar veían con recelo el proyecto por los impactos que pudiera tener sobre sus ventas.

Ómar Oróstegui, director de Bogotá Cómo Vamos, coincidió en que “de cierta manera, se verá un efecto en el comercio y habrá que ver cómo se manejarán las acciones de mitigación o compensación”.

Además, puso otro tema sobre la mesa: el futuro de los 1.000 buses del SITP que ya circulan sobre la 68. “Habría que ver qué pasa con rutas concesionadas a 20 años y si todo esto llevaría a modificar los actuales contratos de concesión entre el Distrito y los operadores del SITP”, cuestionó.

Otro tema que sonó en la semana fue la adquisición de predios necesarios para el proyecto, para lo que se destinará 717.000 millones de pesos.

A las preguntas que surgieron sobre el asunto, el director (e) del IDU, Isauro Cabrera, respondió: “La norma es que la gestión predial se requiere para iniciar obra. En unos días tendremos los avalúos, pero ya llevamos un año con la oficina de Gestión Predial y Gestión Social en la zona trabajando, escuchando razones, recibiendo proyectos para mitigar al máximo el impacto”.

BOGOTÁ 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.