‘Las ciudades le han dado la espalda a la infancia’

‘Las ciudades le han dado la espalda a la infancia’

Expertas en urbanismo aseguran que enfrentan un reto: hacer ciudades amigables con los más pequeños.

Nueva York

Académicas dicen que es necesario dar autonomía a los niños para que vivan la ciudad. Pero antes hay que planearlo bien desde lo urbano.

Foto:

iStock

Por: Ana Puentes
31 de octubre 2019 , 10:10 p.m.

“Parece que los niños estorbaran en la calle”, dice Marta Román con preocupación. Ella es parte de gea21, una empresa de consultoría social española, y una de las autoridades mundiales en infancia y juventud en la ciudad. Continúa: “Quienes los cuidan están arrinconados y en unas condiciones muy difíciles para criarlos de forma sana, segura y comunitaria. Las ciudades están de espaldas a las familias y a la infancia”.

No es cuestión de simple percepción. La dificultad de ser niño en las urbes tiene cifras alarmantes. Por ejemplo, según la OMS, 500 niños en el mundo mueren al día en accidentes de tránsito.

Y es que los pequeños deben aventurarse, muchas veces, en las calles para ir, por ejemplo, a su colegio. En el caso de Bogotá, al menos se sabe que 46 por ciento de los niños van a su colegio a pie. Pero cuando las ciudades no están preparadas, empiezan los problemas.

Román asegura que el hecho de que las ciudades hayan priorizado el vehículo motorizado y se hayan diseñado en torno a él ha roto el espacio público y expulsado a los niños.

Dice, entonces, que el efecto es devastador: la infancia perdió la oportunidad de interactuar con el entorno y de aprender. Entonces, cuando salen se vuelven vulnerables. “Hay que darles la oportunidad de interactuar con el entorno, darles condiciones de habitabilidad porque así aprenden a convivir”, manifiesta la geógrafa.
Pero el mundo sigue sin ser seguro.


“Sucede porque no consideran el tránsito un peligro, no dimensionan tiempo y distancia, su estatura les dificulta ser vistos y actúan impulsivamente”, explica Sonia Aguilar, coordinadora de Seguridad Vial del WRI México y una de las gestoras de proyectos de urbanismo táctico para proteger a los menores en la calles. Aguilar ha comprendido que los menores necesitan entornos viales seguros, zonas peatonales y cruces demarcados.

Sucede porque no consideran el tránsito un peligro, no dimensionan tiempo y distancia, su estatura les dificulta ser vistos y actúan impulsivamente

Ahora, para que sean aprovechados, dice Skye Duncan, directora de la Iniciativa Global de Diseño de Ciudades de Nacto y una de las aliadas de Bloomberg Philanthropies para la Seguridad Vial en Bogotá, se deben planear las metrópolis bajo el criterio de proximidad. Es decir que todo quede al alcance de la mano de hijos y padres: el colegio, el parque, la biblioteca, un hospital, etc. “Por ejemplo, tener colegios a varios kilómetros de casa es un modelo urbano nefasto para la infancia. Les hace pasar horas en un bus, los lleva a puntos de riesgo”, opina.

La ciudad, patio de juegos

Según Duncan, repensar las urbes desde los ojos de un niño exige múltiples abordajes.

“Hay tres claves. Las ciudades para niños deben ser seguras y saludables, cómodas y convenientes e inspiradoras y educadoras”, enumera Duncan. Como Román y Aguilar, dice que las calles deben ofrecer infraestructura segura.

Y se permite agregar que la ciudad debe contemplarse como un escenario de juego. “Jugar e interactuar crea cerebros sanos. Una buena ciudades les debe permitir aprender a coger un bus, caminar al colegio e interactuar con la naturaleza, tener espacios para jugar en las plazas, darles dónde montar bicicleta. Debemos ver cómo las calles les permiten construir conocimiento”, afirma. Y apunta que hay que apostarles a los colores en el asfalto y a espacios interactivos que hagan de salir a la calle una experiencia divertida.

Escuche a Skye Duncan hablar sobre ciudades para niños

Entrevista de EL TIEMPO a Skye Duncan, directora de la Iniciativa Global de Diseño de Ciudades de Nacto (Nacto-GDCI), uno de los aliados de la Iniciativa Global de Bloomberg Philanthropies para la Seguridad Vial (BIGRS) en Bogotá.

Bogotá, por ejemplo, ha tratado de aplicar este principio en proyectos de movilidad escolar segura. Proyectos como ‘Ciempiés, caminos seguros’ y ‘Al colegio en bici’ le han apostado a mover a los niños al colegio a través de medios sostenibles y de actividades que les permitan tener confianza en su ciudad.

Consulte aquí las experiencia completa en Bogotá en el libro 'Niños Primero', publicado recientemente por la Secretaría de Movilidad. 

‘Al colegio en bici’

Estudiantes del Colegio Gerardo Molina de la localidad de Suba.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Para las expertas hay otras ciudades que ya llevan la delantera. Hay proyectos interesantes en Colima (México), Rosario (Argentina) y Pontevedra (España).

Y lo que queda es camino por recorrer. Precisamente, la Nacto está preparando su próxima publicación. “Será un manual de infancia en las ciudades y se lanzará en español el próximo año. Vamos a mirar en detalle las oportunidades para diseñar ciudades para bebés, niños y adolescentes”, adelanta Duncan, una de sus realizadoras.
Si el mundo se sintoniza con esta tendencia, sería posible ver de nuevos a esos pequeños ciudadanos, antes invisibles.

ANA PUENTES

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.