Así fue el comienzo del confinamiento de siete millones de capitalinos

Así fue el comienzo del confinamiento de siete millones de capitalinos

La gran mayoría respetó la norma. Calles desoladas, transporte vacío y silencio: panorama general.

Día 1 Simulacro

La alcaldía consultó a los ciudadanos por qué salían de casa: 46 % lo hacía para ir a trabajar; 28 %, para comprar alimentos, y 5,6 %, para sacar a sus mascotas.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Por: Bogotá
20 de marzo 2020 , 09:27 p.m.

Comenzó el reinado del silencio y la soledad en una ciudad que se mueve y suena como ninguna otra en el país. Y la vida seguirá así por tres días más por cuenta del simulacro de aislamiento, decretado por la alcaldía de Claudia López para que Bogotá esté preparada cuando llegue la hora de la verdad: una cuarentena que busque contener el avance del coronavirus en la capital, que tiene casi la mitad de los infectados del país.

El simulacro anunciado el jueves, con su carácter obligatorio, sus 9 artículos tajantes y precisos y sus sanciones, hizo temer a varios y desató la ansiedad en los momentos previos a la hora cero.

Miles de vehículos salieron de Bogotá antes de la medianoche del jueves, causando un caos en el tráfico en las autopistas Norte y Sur. Según cifras de la ANI, ese día, por los cuatro principales peajes de la ciudad (Chusacá, Accesos Norte, Río Bogotá y Siberia) salieron 67.286 vehículos. Las redes sociales revelaron el paraje de quienes quisieron vivir el simulacro en fincas y balnearios: este viernes fueron tendencia en Twitter las palabras ‘Melgar’, ‘Girardot’ y ‘Anapoima’. A esos ciudadanos, la alcaldesa les hizo una advertencia: “Quienes salieron de paseo no podrán regresar a Bogotá el lunes”. Cundinamarca también está en simulacro y decretó el cierre de los peajes que están bajo su manejo.

(Le puede interesar: ¿Cómo va el ‘puente de aislamiento’ de quienes se fueron de paseo?)

Por lo demás, en la noche del jueves hubo protestas de comerciantes y viajeros varados en la terminal Salitre, que cerró operaciones, y compradores de última hora en los supermercados. Hubo quienes llevaron la respectiva unidad de licor por persona, como permitía el decreto.

Y, entonces, a las 00:00 repicaron las campanas en el centro: a Bogotá le había llegado la hora de hacer un alto en el camino. Desde el 6 de marzo, día del primer caso, la vida no es la misma.

En la madrugada de este viernes no hubo preludio del trabajo: tráfico, oficinistas, carros particulares, pitos o afanes. Hubo apenas unos cuantos hombres y mujeres con uniformes de enfermería o medicina, vigilantes que llegaban en bicicleta a conjuntos, empresas e instituciones, transportadores y uno que otro empleado contemplado en las exenciones.

Luego, con los primeros rayos de la mañana, salieron unos pocos vecinos en pijama a buscar el desayuno y a conversar con el de la panadería o el tendero del local de barrio. Otros más sacaron a sus perros sin dejar de mirar el reloj: sabían que tenían apenas 20 minutos. La soledad de los barrios en el primer día de simulacro superó con creces el luto urbano de un viernes santo o los desérticos primeros días de enero. “Habrá que ver qué se inventa uno para hacer hoy en la casa”, le dijo un vecino a otro, con aire de resignación, en una esquina del barrio Castilla.

Bogotá

Así se veían las calles de la capital este viernes, en el primer día de simulacro de aislamiento obligatorio

Foto:

Juan Diego Cano. EL TIEMPO

Por lo demás, en la avenida Boyacá, una de las principales de la ciudad, pasaban unos pocos buses del SITP, algún taxi y uno que otro camión de carga. Y si hubo carros particulares o motos, estaban con un agente de tránsito al lado: “¿Por qué está afuera?, ¿para dónde va?, ¿su credencial?”, preguntaban los agentes, “y rápido para la casa”, decían al darle la salida del retén a los que cumplían con las excepciones. Otros no corrieron con tanta suerte y quedaron con carro o moto en grúa (ver nota anexa del balance final).

Los conductores del SITP avanzaban a apenas unos 20 kilómetros por hora, con la esperanza de encontrar algún pasajero. “Esta vaina sí está muy berraca”, dijo el conductor de la ruta 194 (Cerros de Oriente) con un profundo bostezo.

Desde la altura del TransMiCable, en Ciudad Bolívar, no se vio algarabía: el vendedor de tintos de la cuadra, el chico de la patineta ni el perro callejero. Desde arriba, solo se veía una colección de carros parqueados y algún vecino pasando la mañana en la terraza.

En TransMilenio, los 2’400.000 pasajeros se redujeron en un 87 %. No faltó algún ciudadano distraído atrapado por las autoridades. “No sabía que no se podían hacer trámites”, dijo un joven que pretendía sacar un duplicado de su cédula. Y otro hombre, molesto, discutió cuando lo detuvieron en la estación: “¡Si no trabajo, no como! Señor agente, ¿usted me va a dar de comer o qué?”. Este viernes esta ciudad pareció tierra de domiciliarios, conductores de transporte público, taxistas, vecinos en pijama y abuelos curiosos asomados en las ventanas para ver quién contaba con la suerte, u osadía, de estar por fuera en un ejercicio que la mayoría de la ciudad se tomó en serio.

(Lea también: Así será el simulacro obligatorio de este puente en Bogotá)

‘99 % está de acuerdo con el simulacro’: Claudia López

La Alcaldía de Bogotá entregó en la tarde de este viernes un balance positivo del primer día de simulacro.

“Tuvimos un día maravilloso en Bogotá. Es un día histórico: el ejercicio más grande de cultura ciudadana. Siete millones de personas se quedaron en sus casas”, celebró la alcaldesa Claudia López en una transmisión en vivo, protegida con tapabocas y confirmando que se había hecho la prueba de covid-19 después de confirmarse el contagio del alcalde de Popayán, con quien se había reunido hace unas semanas.
El éxito de su ejercicio lo sustentó con un dato clave: TransMilenio, que en un día normal transporta hasta 2’400.000 personas, bajó este viernes su demanda en un 87 por ciento. El SITP zonal y los buses duales de la 7.ª también contaron un 83 por ciento menos de pasajes validados.

Otra buena noticia es que la ciudad tuvo qué comer y las cifras prueban, una vez más, que no hay desabastecimiento. A Corabastos llegaron 1.544 vehículos con 11.314 toneladas de alimentos, 24 por ciento más que en un día regular, en el que ingresan entre 700 y 850 vehículos y se movilizan entre 7.000 y 8.500 toneladas de carga.

Ahora, también hubo quienes se saltaron la norma. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad, hubo 200 sanciones a personas por incumplimiento de las reglas del simulacro y a 24 establecimientos comerciales por no cerrar como se les ordenó. Entre los datos de esta entidad sorprende, por ejemplo, que hubo seis riñas. También encontraron 17 extranjeros que estaban inclumpliendo la cuarentena preventiva. Por otra parte, las autoridades de tránsito confirmaron que hubo 211 comparendos a conductores que sacaron su vehículo sin estar cobijados por las exenciones. Por este mismo motivo se hicieron 31 inmovilizaciones. Y, a pesar de la soledad de las calles, se registraron 8 siniestros viales.

López aseguró que de este ejercicio se estaba aprendiendo y entregó las cifras recolectadas a partir de encuestas hechas en calle, por teléfono y con monitoreo de redes sociales. Los datos de percepción del simulacro indican una acogida relevante: 99 %, aseguró López, se manifestó a favor, y 59 % dijo tener claro cómo funciona el ejercicio.

BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.