Cómo ayudarle a Soacha a superar la crisis

Cómo ayudarle a Soacha a superar la crisis

Alcalde lanzó S.O.S. por población con alta pobreza y riesgo de covid-19. Expertos analizan el tema.

Cuarentena en Soacha

Las nueva medida es para contribuir a la prevención de la propagación del covid-19.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Por: Bogotá
27 de marzo 2020 , 09:27 a.m.

“Hoy se pueden morir más personas por hambre que por el propio coronavirus”. Con esta frase el alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, resume la doble tragedia que vive su municipio en tiempos de la pandemia. Por un lado, esta población limítrofe con Bogotá tiene un alto número de habitantes en condición de pobreza y, por otro lado, enfrenta el riesgo del covid-19.

Y es por eso que el mandatario local lanzó su “SOS” al país y a la comunidad internacional por ayuda.

La preocupación del mandatario local es porque con la cuarentena nacional obligatoria miles de soachunos resultan golpeados porque no pueden salir a trabajar o a buscarse lo del diario. “Soacha le tiene más miedo al hambre, por eso salen hoy a las calles, que a la propia enfermedad”, insistió.

(Le puede interesar: Ser adicto y estar confinado en la ciudad)

Este municipio limítrofe con Bogotá tiene cerca de 753 habitantes, según proyecciones del Dane, y de esos el 14,1 por ciento (unos 106.000) se encuentran en pobreza multidimensional, entendida como carencias en educación, salud, trabajo, seguridad social, vivienda, entre otros.

La Alcaldía estima que de 228.000 familias, 126.000 están en los estratos 1 y 2. Entre esta población, según el alcalde, hay 56.600 desplazados, 30.000 migrantes venezolanos, 7.641 personas en condición de discapacidad que no laboran, 1.900 familias recicladoras y 800 familias campesinas.

Pero, también, miles de sus habitantes trabajan en la capital del país. En un día normal, según la Alcaldía municipal, unas 300.000 personas pueden movilizarse entre Soacha y Bogotá. Solo en TransMilenio, según conoció este diario, a principios de marzo se desplazaron hacia la capital unas 100.000 personas y ayer lo hicieron 18.200.

Esto fue lo que llevó a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, a reclamar a la Alcaldía de Soacha, a la Gobernación de Cundinamarca y a la Policía más controles. "Mientras no hagan control, las estaciones de TransMilenio Soacha, aunque están operando con toda la flota y mayor frecuencia, tendrán más aglomeración".

Antes esas críticas. Saldarriaga pidió menos protagonismo y más acciones conjuntas, y anunció que había creado un fondo común para recibir donaciones con el fin de atender de manera urgente a la población que hoy necesita del rebusque para sobrevivir, pero también porque esas mismas personas son las más expuestas al virus.

El mandatario dice que las ayudas pueden ser en camas hospitalarias, ventiladores mecánicos, en mercados y en dinero, desde $ 10.000 pesos en adelante. Y también anuncia que dona su sueldo de $ 13 millones para la atención de los más pobres y vulnerables de su municipio por el tiempo que dure la emergencia.

En Soacha solo hay 30 camas de unidad de cuidados intensivos (que tienen soporte de respiradores) y todas son de la red pública, que es la única que presta servicios de complejidad en el municipio. Por eso, explicó, se están habilitando un coliseo, dos colegios y un parqueadero como centros de atención de contagiados.

Pero cómo se le puede ayudar a Soacha. Omar Oróstegui, director del programa Bogotá Cómo Vamos, dice que de una u otra manera las dinámicas socio-económicas de Soacha afectan la ciudad y viceversa y que la “compleja situación en términos sociales, con altos niveles de informalidad laboral, bajas tasas de aseguramiento en salud y problemas con asentamientos ilegales, deben afrontarse de manera conjunta entre diferentes niveles de gobierno”.

(Lea también: Taxistas: un gremio altamente vulnerable ante el covid-19)

Y agrega que la actual coyuntura trae de nuevo a la agenda pública las dificultades de la población y desafíos de los gobiernos para mitigar el efecto de la pandemia, en términos de política social y focalización de subsidios, no solo para Soacha sino también a la población que vive en el borde sur occidental de Bogotá”.

Por su parte, Juan Carlos Pinzón, presidente de la Probogotá, dice que Bogotá no puede dejar solo a Soacha porque muchos de los trabajadores de la capital viven en el municipio, sino porque “lo que pase en Soacha termina de alguna manera afectando o beneficiando a Bogotá”.

En cuanto a la pregunta de cómo ayudarle a Soacha, Pinzón propone “desarrollar un programa que se concentre en la evaluación de las necesidades de Soacha, para impulsar la solidaridad de todos y para reforzar este, con provisiones y recursos que permitan aumentar la capacidad de respuesta”.

El presidente de Probogotá también considera que esta crisis es una oportunidad para articular a Bogotá con el resto de municipios de la región, no solo Soacha, “con el objetivo de atender de forma más expedita las emergencias que se presenten y planificar el desarrollo con una visión mucho más realista e incluyente”.

Guillermo Reinoso Rodríguez
Editor de Bogotá 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.