Secciones
Síguenos en:
'Es injusto que me acusen de xenófoba’: Claudia López
AUTOPLAY
Un año después de la elección de Claudia López
Claudia López le atribuye el aumento de contagios a las propuestas.

Alcaldía de Bogotá

'Es injusto que me acusen de xenófoba’: Claudia López

La alcaldesa de Bogotá habla de su primer año. Dice que es injusto que la acusen de xenófoba.

Tras un año de la elección como primera mujer alcaldesa, Claudia López habla del reto que ha significado Bogotá, del enfoque que como mujer le da a la ciudad, aclara su posición frente a los migrantes venezolanos, y habla de sus encuentros y desencuentros con Iván Duque y hasta de los tuits de sus antecesores.

¿Qué ha significado que Bogotá haya elegido, hace un año, a la primera mujer alcaldesa?, ¿se ha sentido ese año?

Sí, se ha sentido mucho. Se han sentido como cinco minutos debajo del agua (risas). Ha sido un año muy difícil, y las mujeres estamos acostumbradas a que todo nos toque más duro, pero no tan duro. Nos ha tocado una pandemia, la situación de orden público más difícil que ha vivido Bogotá, después de la toma del Palacio de Justicia, que fue lo que pasó del 9 al 11 de septiembre; la minga, el paro...

(Lea: Claudia López y Gobierno chocan por pruebas covid-19 a viajeros)

¿Qué ha significado para la ciudad que una mujer haya estado al frente de una crisis sanitaria, con tantas implicaciones?

El hecho de que muchas mujeres estuviéramos a cargo de ciudades y países, y de que hayan destacado nuestro trabajo, es porque tuvimos serenidad, empatía, firmeza, cuidado y la decisión total de poner la vida por delante. Y logramos hacer muchas cosas. Para darles unos ejemplos de cómo la pandemia nos desafió en muchos sentidos, lo que íbamos a hacer en cuatro años lo tuvimos que hacer en seis meses. Bogotá no hacía transferencias monetarias a los hogares. De otro lado, muchos alcaldes han hablado de matrícula cero, y esta es la única administración que lo ha hecho. Matrícula cero para 23.000 estudiantes de la Universidad Distrital. Además, a través de Reto a la U les dimos ingreso a 13.000 jóvenes.

Hicimos también el Sistema Distrital de Atención de Cuidado, para relevar a las mujeres de la carga que tienen, que no las va a dejar volver al mercado laboral: la semana pasada lanzamos la primera manzana de cuidado en Ciudad Bolívar, la siguiente lanzaremos la segunda en Bosa y antes de terminar el año vamos a lanzar la tercera en Suba.

(Le puede interesar: Claudia López rechazó quitar obligatoriedad de prueba PCR)

Buena parte de eso que enumera obedece a su papel como mujer, es porque esos temas les tocan más a las mujeres...

Sí lo creo. Ingreso mínimo garantizado, matrícula cero, sistema distrital de cuidado y cero desnutrición infantil no eran política central y esencial de ningún gobierno, hasta que llegué yo. No es casualidad, lo trajo una mujer por primera vez porque así es como las mujeres vemos la vida.

Claro que hacer obras genera empleo, mayoritariamente masculino, mientras que la pobreza y el desempleo son mayoritariamente femeninos. Entonces, tienes que tener un complemento de las cosas, tienes que tener proyectos de infraestructura que generan empleo y, pero también tienes que tener una política social que recupere de la pobreza extrema a las familias, especialmente a las mujeres.

¿Se ha sentido incomprendida o injustamente atacada por defender esas causas?

No me siento injustamente atacada, creo que es complejo. Como es un cambio, cada cambio incluye debates.

Esta alcaldía es supergenerosa como para que nos vayan a acusar de xenofobia

¿Ha contado con el apoyo del Presidente para todo lo que le ofreció una vez fue elegida?

No tengo queja. Eso es algo que también ha cambiado. Aquí no estaban acostumbrados a ver a una mujer independiente, con carácter y con voz propia, relacionarse con el Presidente. Este es un país superpresidencialista y supercentralista. La relación con el Presidente suele ser entre el clientelismo y la adulación; y yo, ni aduladora, ni clientelista. Hay cosas en las que no coincidimos, pero puedo decirles que todo el tiempo hemos trabajado con el mayor respeto en pro de la ciudad. Los desencuentros han sido menores que los encuentros, lo que pasa es que generan mucho ruido. Llaman la atención política y todo el mundo habla de eso, y le dan poca atención a lo que sacamos adelante.

Desde que fue elegida se han creado mitos, como que a usted le gusta echarles la culpa a los demás, ¿eso es cierto?

Al contrario, me toca resolver problemas míos y de la nación. Y eso es parte de este cargo. Bogotá pesa mucho en lo que Colombia quiera hacer. No sé de dónde viene ese mito. En el caso de la apertura de la economía en mayo, pues abrir tiene unas responsabilidades. Si va a abrir, me tiene que garantizar estas unidades de cuidados intensivos, usted se cogió nuestra plata, la plata de los entes territoriales y la centralizó en el Fome. Entonces, Bogotá no va a pagar doble la cuenta. Eso no es lavarnos las manos, es justicia con Bogotá.

El asunto de la Policía, pues qué hacemos si el comandante de la Policía es el Presidente. Sistemáticamente, Bogotá ha perdido la mitad de la policía que necesita. Queremos mejor seguridad y la necesitamos. Yo puedo hacer todo, lo que sí no soy es maga. Si Bogotá necesita más policía, tengo que exigírselo al Gobierno Nacional. Tengo que defender los intereses de Bogotá, aunque les cause roncha a muchos, empezando por los amigos del Centro Democrático.

(Además: Perder la vida por una bicicleta: el riesgo de pedalear en Bogotá)

¿Qué quiso decir con el tema de los venezolanos, la malinterpretaron o interpretó algo que los bogotanos sienten?

Eso fue injusto. Lo que tenga que corregir, lo hago, pero esta es la ciudad más abierta y más generosa de Colombia, que tenga casi medio millón de venezolanos, que les ha abierto las puertas, cuida a sus niños, los recibe en el sistema escolar, en el sistema hospitalario, y la Nación no nos da un centavo. Todo lo hacemos con recursos de Bogotá. Esta alcaldía es supergenerosa como para que nos vayan a acusar de xenofobia, por decir una cosa que es cierta, que hay unos pocos venezolanos en criminalidad y, por lo tanto, hay que aplicarles la ley, que incluye deportarlos. Decir eso ni generaliza ni estigmatiza. Tenemos una minoría criminal de colombianos y venezolanos atacando a una mayoría humilde de colombianos y venezolanos.

Los venezolanos son el 4 por ciento de la población de Bogotá, y sin embargo hay 20 por ciento de participación de venezolanos en robo. ¿Por qué? En la criminalidad es más rentable ser inmigrante no identificado que colombiano. Porque si no se puede identificar, no se puede judicializar. Y eso lo entienden las mafias colombianas. Entre reclutar un colombiano y un venezolano, les sale más barato y rentable en impunidad el venezolano. Llevamos interviniendo la UPZ de Corabastos duro. Hace poco, la indignación que generó un video en el que un sicario que se grabó matando a otro en El Amparo. Una minoría criminal, colombianos y venezolanos, le está haciendo la vida cuadritos a una población humilde, colombianos y venezolanos. Tenemos que unirnos contra el crimen y usar todas las herramientas de identificación, inteligencia, judicialización y deportación. Eso no es xenofobia.

¿No será que las críticas fueron por como planteó el mensaje?

A mí siempre me van a dar palo porque haga, palo porque no haga, palo por existir. Pero además, miren el efecto económico y eso es un mal de la realidad, y es que cuando llega ese influjo de migración, encontramos mucha pobreza en sectores populares, es lo mismo que pasaba cuando llegaban desplazados de otras regiones. En el corto plazo, eso tiene el efecto de que les compite por trabajos, los desplaza de trabajos formales e informales y les baja los ingresos.

Pero, además, vamos al espacio público. Ahora tenemos un flujo de informales venezolanos compitiendo por espacio público para venta informal. Claro que esas tres tensiones generan una tensión muy grande con la gente.

¿Cómo hace para enfrentar eso?, ¿cómo puede ayudarle la ciudadanía?

Primero, no nos desviemos del debate. Llevan días discutiendo sobre si la alcaldesa es xenófoba o no. El problema es otro. Eso que está proponiendo Migración Colombia de dar un registro administrativo temporal es superimportante. Entre tener una inmigración ilegal indocumentada y una inmigración organizada y documentada, no se imaginan la diferencia. Para poder ofrecerles servicios, atender a la mamá que llegó con su niño, que tenga controles. Si hubiéramos atendido a esa mamá en los controles neonatales, nos costaría la mitad de lo que nos cuesta tener a su hijo cuando nace con baja talla. ¿Por qué no lo hacemos? Porque no tenemos un registro administrativo temporal. Eso nos ayudaría mucho. Que nos incrementen cobertura en el régimen subsidiado, eso estamos trabajando con el Gobierno Nacional.

Y en materia de seguridad. Primero deme más policía y, segundo, si los tengo registrados, y los deporto, el criminal colombiano o venezolano que lo quería reclutar no lo va a poder hacer. Tengo que poder aplicar esa norma, no por xenofobia, sino por cuidar a las mayorías colombianas y venezolanas, especialmente de barrios populares, a las que azotan esas bandas criminales. De eso tendríamos que hablar con más serenidad. Este es un desafío muy complejo, y nos vienen dos años más difíciles porque desde el año entrante van a entrar, según Migración Colombia, un millón doscientos mil venezolanos. Todos estos desafíos, lejos de solucionarse, van a crecerse. Debemos afrontar esto unidos, y con cabeza muy fría.

(Para seguir leyendo: La andanada contra Claudia López / Voy y Vuelvo)

En el tema de la inseguridad hay dos delitos que preocupan: el hurto de bicicletas y los homicidios. ¿Qué se está haciendo?

El homicidio ha crecido 1 por ciento y el hurto de bicicletas, 35 por ciento. Ahí hay un problema serio. Bogotá tiene hoy 8 homicidios más, respecto del año pasado. Pero este año tuvo dos masacres, y no por cuenta de bandas criminales, una por cuenta del Inpec, en la cárcel La Modelo, esos 24 homicidios que están registrados, y otra por las masacres entre el 9 y el 11 de septiembre. Esos dos hechos suman 34 homicidios. Si quitas esos dos hechos, el homicidio vendría reduciéndose 3 por ciento.

Segundo, la mitad de los hurtos de bicicletas son porque no hay parqueaderos, no porque nadie mató ni atracó a nadie; la gente deja la bicicleta contra una reja o incluso sin candado, y se la roban. Eso creció mucho de abril a junio, y ha empezado a bajar de junio a octubre, porque hemos hecho varias cosas. Cuidar más las ciclorrutas, identificar puntos críticos, incrementar el número de parqueaderos. Vamos a hacer 15.000 cicloparqueaderos, entre el metro, TransMilenio, los beneficios tributarios a los lugares de comercio y casas que los hagan.

Pero aquí hay una cosa de percepción. Vivimos en el siglo XXI, cuando cualquiera con un teléfono lo graba. El hurto en TransMilenio ha caído más que en los últimos 8 años, pero todo eso se va al traste el día que matan a un señor en TransMilenio. Es inconcebible que te maten por robar un celular, pero en TransMilenio es de las cosas que me provocan darme contra las paredes, porque borra en un minuto el esfuerzo de 10 meses.

¿Cómo nos va a coger la pandemia en Navidad?

Yo monitoreo todos los días, me levanto todos los días a las 5 a. m. y miro dos cosas: las cifras de la pandemia y las cifras de seguridad, porque tengo que tenerles el pulso a esas dos cosas.

¿Con cuál se asusta más?

Yo no me asusto, mi tarea es levantarme todos los días a ver qué es lo que tengo que hacer.

Hemos logrado que sea una meseta y no un pico, y creo que vamos a mantenernos así hasta diciembre. Eso quiere decir que no vamos a tener cuarentenas

Pero además, arranca a las 5 a. m., y a las 10 p. m. está revisando las mismas cifras...

De acuerdo, vamos a descansar en la otra vida, porque en esta ya no se alcanzó. Qué veo ahora con la evolución de la pandemia... Dijimos en nuestro modelo epidemiológico: en noviembre va a haber otro brote, y yo, como ciudadana, entiendo a todos los que marchan, el 99 por ciento de las causas las comparto, pero como alcaldesa me hacen la vida cuadritos.

La pandemia bajó a un punto, y nos hemos quedado ahí en una meseta. Cuando estuvimos en el pico llegamos a tener 70.000 casos activos/día, hoy tenemos 21.000 casos activos/día. Obviamente, una cosa es dormir con 70.000 casos activos/día y 935 UCI y otra, con 21.000 casos activos/día y 2.200 UCI. La buena noticia es que Bogotá logra absorber la tasa de contagio que le está generando vivir, socializar, marchar. Hemos logrado que sea una meseta y no un pico, y creo que vamos a mantenernos así hasta diciembre. Eso quiere decir que no vamos a tener cuarentenas. Pero ese riesgo simplemente se aplaza. El año entrante la educación va a volver, sí o sí, porque necesitamos que los niños estudien, por el sacrificio que están teniendo en su calidad educativa. La educación no va a volver a ser 100 por ciento presencial. Si miran, en Europa reabrieron el sistema educativo y bares y discotecas, y eso les produjo el pico que están viviendo. Tenemos que pensar el año entrante cuáles son los tiempos y movimientos que debemos abrir, educación y el sector de entretenimiento, para que podamos volver a traer el buen impacto económico que generan, pero tener la pandemia bajo control.

El Presidente está proponiendo anticipar las compras de Navidad y las primas para que la gente compre desde ya y evitar aglomeraciones y mover la economía, ¿apoya usted esa iniciativa?

Sí, no le veo problema, creo que si todo el mundo compra en cinco semanas en lugar de una, tenemos menos aglomeraciones y un efecto distribuido en el tiempo, tanto de las aglomeraciones como lo de la circulación económica.

Aquí mis dos predecesores hacen todo lo posible para que yo me dedique a pelear con ellos

¿Esa gratitud con Bogotá le alcanza para llegar feliz al final del día?

Sí, yo llego feliz. Ha sido duro, pero después de esto qué me va a quedar de grande a mí en la vida, nada. Después de este año mándenme, a ver, qué tienen por delante.

Mándenme la presidencia…

No, mi hermano. Pensemos si vamos a estar vivos mañana. Estamos en el 2020. Para empezar está prohibido, no se puede. Segundo, yo estoy feliz. Saben todo lo que nos costó llegar hasta aquí. ¿Creen que yo dejaría este cargo botado? Nunca, cómo se les ocurre, es el honor de mi vida. Haber sido la primera mujer alcaldesa.

Por ahí hemos visto a su predecesor trinando mucho…

Aquí mis dos predecesores hacen todo lo posible para que yo me dedique a pelear con ellos. Me critica el uno, me critica el otro. Yo nunca les contesto, nunca, nunca. Yo aquí trato de cuidarle a uno lo de uno, al otro lo otro, y de cambiar lo que yo dije que iba a cambiar. Por algo me eligieron. Pero, bueno, dejémoslos a ellos trinando, que yo estoy gobernando.

REDACCIÓN BOGOTÁ
@BogotaET

Lea mas noticias de Bogotá

El último golpe en Bogotá de 'El Tío', protagonista del Robo del Siglo

¿Pertenece al Sisbén? Esto le interesa, para poder seguir vinculado

Histórico: Bogotá invertirá 20 billones de pesos en un solo año

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.