Secciones
Síguenos en:
La Bogotá del futuro que inspiraron 7.000 niños
Plan de Desarrollo

La alcaldesa Claudia López presentó el plan de desarrollo y en el fondo del escenario estaban exhibidos los cuentos escritos por los niños y niñas bogotanos.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

La Bogotá del futuro que inspiraron 7.000 niños

La hoja de ruta de Claudia López está sustentada en lo que niños y niñas expresaron en cartas.

La alcaldesa Claudia López presentó el pasado viernes el proyecto de plan de desarrollo ‘Un nuevo contrato social y ambiental para el siglo XXI’, que fue inspirado en las preocupaciones y los sueños de los niños, niñas y jóvenes de la ciudad.

Con sus cuentos, 7.790 niños entre los 5 y los 14 años participaron en la formulación de la hoja de ruta de la ciudad para los próximos cuatro años.

“Decidimos hacer nuestro plan consultando a los niños. ¿Cómo ven a Bogotá? y ¿cómo quisieran que sea?”, explicó la mandataria en entrevista con EL TIEMPO.

¿Qué quieren los niños?

Los niños quieren, obviamente, tener más parques, más espacio público, más deporte, más cultura, pero que puedan salir a la calle sin miedo. Casi el 70 % va a pie o en bici al colegio todos los días. Ellos quieren hacer el trayecto de la casa al colegio tranquilos, y si en el camino se encuentran un parque o plazoleta es lo máximo. Lo segundo es que sus papás no lleguen bravos del TransMilenio o del SITP y se desquiten con ellos. Lo tercero, que sus papás no tomen ni golpeen a su familia, a ellos o sus mamás. Lo cuarto es menos contaminación. Los niños saben qué es el cambio climático y que si los adultos siguen viviendo como viven, ellos se van a quedar sin planeta.

Quieren tener un colegio menos aburrido, que la educación sea más divertida. Que haya más juegos, más cosas digitales, más salidas pedagógicas. Y también tienen mucha alegría y mucha esperanza. Están matados con tener una mujer alcaldesa (...) Las niñas ya quieren ser presidentas. Eso es un cambio cultural muy bonito.

¿Cómo se les va a responder?

Nuestro gran propósito es que Bogotá sea epicentro global de desarrollo sostenible en el 2030. Lo que hicimos fue pensar: bueno, dónde estamos respecto de los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y cómo combinamos los ajustes para cumplirlos con la ciudad que se imaginan los niños. Entonces, organizamos el plan de desarrollo alrededor de cinco grandes propósitos: 1. Nuevo contrato social para incrementar la inclusión social, productiva y política. 2. Cambiar nuestros hábitos de vida para reverdecer a Bogotá, adaptarnos y mitigar el cambio climático. 3. Inspirar confianza y legitimidad para vivir sin miedo y ser epicentro de cultura ciudadana, paz y reconciliación. 4. Hacer de Bogotá-Región un modelo de movilidad, creatividad y productividad incluyente y sostenible. 5. Construir Bogotá-Región con gobierno abierto, transparente y ciudadanía consciente.

Plan de Desarrollo

Esta es una de las cartas que leyó la alcaldesa. Los niños piden un transporte de calidad para que sus padres lleguen temprano a casa y pasen tiempo con ellos.

Foto:

EL TIEMPO

¿Qué plantea el primero?

Un nuevo contrato social que reduzca la pobreza de las mujeres, las violencias contra nosotras, aumente las oportunidades de educación y trabajo de jóvenes y de mujeres, quienes tienen más brecha salarial y más alta tasa de desempleo. Reducir la polución y la contaminación ambiental, porque está concentrada en la Bogotá más pobre.

También queremos hacer un piloto de cómo sería tener un ingreso mínimo garantizado para las familias más pobres encabezadas por mujeres. En vivienda nos vamos a focalizar en los hogares en los que coinciden tres variables: jefatura femenina, pobreza extrema y pobreza multidimensional. Otro objetivo es mejorar la educación priorizando el bajo nivel educativo, la alta informalidad y la baja afiliación en seguridad social.

¿Cómo hacer que la educación sea más divertida?

Los niños quieren que los saquemos al Museo de la Ciencia, los llevemos a los laboratorios de las universidades, a parques, al Jardín Botánico. Esto me cuesta gente, maestros, artistas, cultores, recreacionistas, deportistas y logística, pero esto les está mejorando el futuro y la innovación pedagógica.

¿De qué trata el segundo propósito?

Nuestro segundo gran propósito es cambiar hábitos de vida para mitigar el cambio climático y tener planeta. Toca renovar el 70 % de la flota de TransMilenio y el SITP. Ese fue el acuerdo con los camioneros: chatarrizar 4.000 camiones o tractomulas de más de 25 años. Y vamos a seguir con el pico y placa ambiental. En eso no cedimos. Esas 3 cosas nos deben bajar el 25 % de la contaminación en el cuatrienio.

Y el tercero...

El reto de vivir sin miedo implica que las mujeres y los niños puedan salir sin miedo a la calle. Para bajar el hurto, el atraco y el acoso en TransMilenio, que le pega en un 60 % a mujeres, debemos organizar un comando de policía solo en TransMilenio. Resulta que el sistema es una ciudad de dos y medio millones de personas, es una Medellín andando. Nuestra meta es llegar a mil policías con moto el año entrante, solo custodiando el sistema. Para eso necesitamos el aporte voluntario del 10 %, que les ruego, les juro, que les vamos a cuidar la platica. También vamos a hacer tres URI, a invertir con el Gobierno Nacional en una nueva cárcel distrital, a tener siete centros de protección para mujeres, unidos a casas de justicia, para reducir la violencia contra las mujeres.

¿Ya los tiene localizados?
Sí, los vamos a meter en el POT. Pero, además, si tengo a los niños ocupados, porque están 4 horas al día expuestos en la calle, se los quito a los jíbaros, a las pandillas, a los bandidos. Por eso es tan importante ampliar la jornada única.

¿Cómo convertir la ciudad en un mejor lugar para vivir?

Bogotá debe ser un mejor vividero, más verde, que tenga movilidad más sostenible, más cultura ciudadana, más reconciliación y menos contaminación. Eso va a traer el talento que se necesita para generar crecimiento y desarrollo económico.

Y en cuanto a movilidad y productividad...

Ese es nuestro cuarto propósito. Hay que mejorar la movilidad. Los únicos que tienen posibilidades en los próximos 10 años de mejorar el tiempo, la seguridad, la experiencia de viaje son el peatón y el ciclista. Los carros no tienen la menor probabilidad, porque no hay vías para tanto carro. Pero, además, esta ciudad va a estar en obra. Vamos a invertir el equivalente a una troncal de TransMilenio en la red peatonal y la red de ciclistas, es decir, un billón de pesos en la primera y otro billón en la segunda. Lo otro es mejorar la productividad, por un lado, por la vía del transporte público. Al final del cuatrienio, las 60 estaciones de TransMilenio van a ser reparadas y 45 nuevas, de manera que el sistema va a tener el 40 % más de espacio en bus y en estación para que la gente no esté tan apretada.

En productividad, entre Bancóldex e Innpulsa tienen 8 billones de pesos. Nosotros vamos a poner la plata de contrapartida para que el 25 % se quede en la ciudad, o sea 2 billones, para que podamos apalancar créditos para pymes, el 60 % lo vamos a mandar a pymes de mujeres, o para créditos de emprendimiento. Con esas dos cosas, más los centros de servicios empresariales que vamos a hacer con la Cámara de Comercio, deberíamos poder reducir la informalidad.

¿Qué busca el último propósito?
Hacer de Bogotá una ciudad región, con gobierno abierto y con una ciudadanía muy empoderada, que sea capaz de controlar a su gobierno, no que su gobierno la controle. Nuestro propósito es dejar a Bogotá con una región metropolitana institucionalizada con tres autoridades: de transporte, de ambiente territorial y de ordenamiento territorial, porque alguien tiene que organizar la tierra, la vivienda, los equipamientos y los servicios públicos.

¿Pero eso depende del proyecto de ley?
Sí. Ya vamos en cuatro debates. Vamos a ir a la segunda vuelta y debemos tener el acto constitucional de creación de la región metropolitana y su reglamentación en junio de este año. Además, vamos a crear el gobierno abierto, que va a ser el sistema de ciudadanía digital más moderno de América Latina, para que los ciudadanos participen digitalmente en el control y formulen iniciativas de emprendimiento; apliquen por ahí a las opciones que les vamos a dar con Innpulsa, y para tener una tarjeta de Transmilenio, pagar servicios más baratos y además en línea.

¿Para qué hacer esto?

Para digitalizar la ciudad, para Smartcity, pero también para darle herramientas a la gente para que tenga cómo controlar el gobierno y el gobierno pueda abaratarle los servicios. Bogotá tiene la línea 195, pero nadie nos llama, eso es del siglo pasado. La gente ya no manda correos, la gente postea en redes lo que le pasa en la calle. Lo que tengo que hacer es leer lo que la gente me está diciendo, para eso hay que tener inteligencia artificial, clasificar, repartir y generar respuesta. Si no, eso no va a funcionar.

¿El plan está financiado?

Sí, y ahí va nuestra cultura ciudadana, que es otra gran apuesta. Mi legado es dejar una ciudad-región institucionalizada, con un contrato social y ambiental que la va a volver un ejemplo global de desarrollo sostenible en 2030. ¿Cuánto cuesta toda esa dicha? Para hacer toda esta maravilla vamos a tener 112 billones de pesos en inversión en los próximos 4 años. Más el 10 % voluntario que necesitamos para atacar lo que más nos duele: que nos atraquen.

¿Cómo ve el trámite en el Concejo?

Los concejales saben que se acabó la mermelada. Que no hay contratos. Ni ellos nos chantajean ni nosotros los compramos, ese es el pacto de respeto elemental. Me reuní con todas las bancadas de la coalición que se creó en el Concejo y les dije: ‘díganme cuáles son sus prioridades para meterlas en el plan de desarrollo’. No habría razón para que lo voten en contra. Habrá debate, esto es una democracia. Tenemos la posibilidad perfecta para, con total transparencia, sacar el plan por acuerdo. El equipo tenía cuatro instrucciones: responderles a los niños, lograr que Bogotá cumpla los 17 objetivos de desarrollo sostenible al 2030, incorporar lo que mandaron los concejales y los 23 pactos ciudadanos; ya hice unos compromisos y tengo que cumplirlos.

Lo que dicen algunos de los ejecutores del plan

Adriana Córdoba (Secretaria de Planeación): “Lograremos una ciudad sostenible en lo ambiental, social y económico. Necesitamos generar crecimiento económico: que debe ser hecho con equidad y no puede estar a espaldas de la estructura ecológica principal”.

Diana Rodríguez (Secretaria de la Mujer):
"Este Plan de Desarrollo tiene como propósito hacer un nuevo contrato social donde las mujeres, jóvenes y niñas están en el centro. Por eso montaremos un Sistema distrital de cuidado, todos los sectores tendrán políticas para mujeres y trabajaremos por combatir las violencias contra las mujeres y garantizar su acceso efectivo a la justicia”

Edna Bonilla (Secretaria de Educación): “El Plan de Desarrollo, como nuevo contrato social y ambiental para el siglo XXI, es fundamental porque pone la educación en primer lugar en Bogotá”.

Hugo Acero (Secretario de Seguridad): "El Plan de Desarrollo pone en la agenda de la ciudad y del país la seguridad de las mujeres, los niños y las niñas; retoma los procesos de autoregulacion ciudadana a través de la moral, la cultura y la ley que nos enseñó el profesor Antanas Mockus y, reconoce la complejidad de los problemas de la violencia y la delincuencia en el ámbito la ciudad y de la región". 

Nadya Rangel (Secretaria de Hábitat): "En el marco del nuevo contrato social nos vamos a comprometer con promover el aumento de VIS y VIP de calidad, a hacer intervenciones de mejoramiento integral para el espacio público y a promover la reducción de toneladas de residuos enviados a Doña Juana". 

BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.