Cerrar
Cerrar
Cinco policías podrían estar involucrados en muerte del presunto abusador de TM
AUTOPLAY
Consecuencias que enfrentarían los policías por muerte de presunto abusadorConsecuencias que enfrentarían los policías por muerte de presunto abusador
Abusador de Hilary Castro

Fiscalía general

Cinco policías podrían estar involucrados en muerte del presunto abusador de TM

La institución abrió una investigación disciplinaria por “acción u omisión” dentro de la URI.

Un dramático giro ha tenido la historia que comenzó con la denuncia de la menor Hilary Castro, quien aseguró haber sido abusada en una estación de TransMilenio por un hombre que fue identificado como Juan Pablo González Gómez, de 42 años.

Luego de esta denuncia, Bogotá colapsó por una jornada de manifestaciones de grupos feministas, seguido de la captura del hombre y su posterior judicialización. Pero un nuevo capítulo conmocionó a la ciudad.

Le puede interesar: Suspenden a policías tras muerte en la URI de presunto abusador de Hilary Castro

El sábado 5 de noviembre EL TIEMPO conoció en exclusiva que el señalado de haber abusado y hurtado a la menor de 17 años fue hallado muerto en una de las celdas de reclusión de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) en Puente Aranda.

Las hipótesis de esta extraña muerte fueron varias, pero dos días después el informe de necropsia emitido por Medicina Legal señaló que la causa de la muerte había sido por politraumatismos en su cuerpo, es decir, una golpiza que González recibió.

Hoy, la Policía Nacional, dijo que abrieron una investigación en contra de cinco uniformados por "actos u omisiones" que hubieran llevado a la muerte al privado de la libertad. Los hombres ya fueron apartados de sus funciones y si encuentran en suspensión provisional.

“En el marco del proceso disciplinario, la Inspección General de la Policía Nacional dispuso la suspensión provisional de cinco uniformados para facilitar el desarrollo de la investigación (…), la Policía Nacional, como garante de los derechos humanos, seguirá siendo respetuosa del debido proceso, que incluye la presunción de inocencia, pero al mismo tiempo rechaza de forma categórica cualquier acción u omisión de quien se aparte de los preceptos consagrados en la Constitución Política y las leyes de la República”, informó la Institución.

Pero de este caso todavía hay muchas preguntas sin resolver, como por ejemplo ¿quién o quienes lo golpearon? ¿En qué momento? O ¿por qué nadie actuó a tiempo para impedir la revuelta (como señalan los testimonios)? Pues bien, una serie de testimonios recolectados por este diario podrían ayudar a reconstruir lo que pasó la tarde del 6 de noviembre en la celda cuatro del segundo piso de la URI de Puente Aranda.

Los hechos

Según la información que se entregó en un primer momento por la Secretaría de Seguridad, luego de la audiencia de imputación de cargos y medida de aseguramiento en contra de González, el hombre, sobre las 2:12 de la tarde fue ingresado a la URI.

Allí, como dicen varios testimonios, Gonzáles habría empezado a actuar de forma errática y a generar conflictos con los otros privados de la libertad, por lo que fue necesario cambiarlo de celda a una con una menor ocupación.

No obstante, una fuente informada del caso, contó que en un momento determinado entre los cambios de celda, el hombre fue llevado a “realizarse labores de asepsia, como bañarse y cortarse el cabello, en uno de los baños del centro de reclusión”. Al parecer, en ese momento habría sido abordado por otros reclusos quienes le propinaron una fuerte golpiza que posteriormente lo llevó a la muerte.

"El hombre llegó muy alterado a la URI y a lanzar improperios contra los otros detenidos y por esa razón se tuvo que cambiar de celda antes de morir".
Mencionó Aníbal Fernández secretario de seguridad


La investigación disciplinaria en contra de los cinco uniformados se centra en dos preguntas clave: ¿los custodios habrían participaron de los hechos o tal vez solo no intervinieron?, son dos preguntas que las autoridades aún intentan resolver.

Incluso, un familiar de uno de los detenidos en esa URI, le contó a este diario antes de conocerse el dictamen de medican legal que su allegado le habría manifestado que “aquí adentro nos matamos, lo matamos” refiriéndose al caso de González.

Y aunque aún no es un hecho probado por los investigadores de ninguna de las entidades que intervienen en el caso, lo cierto es que, esta es la hipótesis que con mayor fuerza podría enmarcar los hechos que ocurrieron la tarde del 6 de noviembre.

Aunque todavía hay una zona gris en la historia del caso, como por ejemplo el lugar donde el hombre murió, pues el informe oficial dice que perdió el conocimiento dentro de la celda cuatro del segundo piso y otras versiones aseguran que González no habría salido con vida del baño, hay varios elementos que si son ciertos como el hecho de que la víctima de homicidio habría provocado la revuelta en el centro de detención, que consumió mucha agua antes de morir, que estaba muy alterado y que tanto paramédicos como médicos le prestaron la atención oportuna pero que él hombre murió de forma instantánea.

JONATHAN TORO ROMERO
REDACCIÓN BOGOTÁ

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.