Domiciliarios en bici, nuevos protagonistas del mal comportamiento

Domiciliarios en bici, nuevos protagonistas del mal comportamiento

A diferencia de quienes trabajan en moto, autoridades no tienen cómo regular a ‘bicitrabajadores’.

Conducir con el celular en la mano y sin implementos de seguridad.

Conducir con el celular en la mano y sin implementos de seguridad. ‏

Foto:

Twittero Samir Estefan @samirestefa

17 de agosto 2018 , 08:40 p.m.

La tendencia de solicitar domicilios por medio de aplicaciones móviles como Rappi y Uber Eats ha desatado un nuevo fenómeno de movilidad en las calles de Bogotá: cada día aparecen nuevos domiciliarios vinculados a estas plataformas que prestan el servicio en bicicleta y, la mayoría de veces, cometen graves infracciones de tránsito.

Ir con el celular en la mano mientras conducen la bicicleta, andar en contravía, usar los andenes exclusivos para peatones o invadirlos y no usar casco ni prendas reflectivas son las quejas más frecuentes que ha recibido EL TIEMPO sobre los domiciliarios en bicicleta, a través de sus redes sociales y correos electrónicos.

Pero establecer normas para su operación es todavía un reto para las autoridades, debido a que ni siquiera se pueden conocer cuántas personas hay trabajando para estas plataformas ni cuántas infracciones de tránsito cometen a diario. Tampoco hay una herramienta legal para responsabilizar a las empresas digitales de las faltas de tránsito que cometan sus empleados.

Según explicó la Secretaría Distrital de Movilidad, las infracciones de un domiciliario en bicicleta quedan registradas como las de un biciusuario cualquiera; es decir, no hay cómo saber cuántos de los 22.411 comparendos que han recibido entre enero y julio de este año los ciclistas en Bogotá son de personas que prestan el servicio de mensajería, o si están involucradas entre los 36 ciclistas muertos en ese mismo periodo.

“A diferencia de lo que ocurre con los domiciliarios que trabajan en motocicleta, con los ciclistas no tenemos una forma de identificar las bicicletas usadas para el servicio y no se les exige licencia de conducción para identificarlos”, informó Movilidad.

Sin embargo, la entidad advierte que le está apostando a vincular las plataformas digitales en campañas de pedagogía para mitigar el caos que generan en las calles.
“En las últimas tres semanas nos hemos acercado a Rappi con el fin de mejorar los siniestros e infracciones que vienen presentando sus ‘rappitenderos’ y les hemos ofrecido capacitaciones y acciones pedagógicas gratuitas”, dijo la Secretaría de Movilidad.

Esas acciones son las primeras que emprenderían con los domiciliarios en bicicleta, y tendrían como ejemplo las que ya se han hecho con quienes trabajan en motocicleta. Este año, 915 motociclistas han sido capacitados en seguridad vial por la entidad.

Para Ricardo Montezuma, experto en movilidad, la pedagogía debe ir acompañada de legislación clara para solucionar de raíz el problema: “así como el Ministerio de Transporte lo está haciendo con los bicitaxis y las plataformas de taxis, también tendrá que crear instrumentos jurídicos eficientes para responsabilizar a empresas como Rappi de las infracciones que cometan los domiciliarios”, señaló Montezuma.

Infracción de Rappi

En este caso, el domiciliario va por el andén, con el celular en la mano, sin prendas de seguridad y tiene un brazo enyesado.

Foto:

Twittero: PPGSM ‏@PPGSM

¿Cómo hacerlo?

Serían tres sectores los que deberían unirse para regular las empresas de mensajería: la Superintendencia de Industria y Comercio, por tener connotaciones comerciales; el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, por funcionar por medio aplicaciones y medios tecnológicos, y Tránsito y Transporte, en cuanto a que le compete vigilar su comportamiento vial y en particular que cumplan las normas de tránsito.

“Las autoridades deben establecer normas claras para permitir que preste el servicio; por ejemplo, que así como las plataformas impulsan el uso de voluminosas y vistosas maletas con sus colores y logos, deberían facilitar el uso de cascos, elementos reflectivos y de seguridad a todos sus empleados”, dijo Montezuma.

Para el experto, el mal comportamiento vial de estos domiciliarios es una de las condiciones para el éxito del modelo de negocio, y por eso, hay que frenarlo.

Jaime Andrés Lugo es un ‘rappitendero’ que también le presta servicios a Uber Eats y trabaja en el zona G, en la localidad de Chapinero, uno de los puntos que junto al parque de la 93, la calle 85, la carrera 11, la calle 116 y la carrera 7.ª generan más denuncias por cuenta del mal compartimiento vial de los domiciliarios.

Él explica que la empresa les paga por domicilio entregado y esta puede ser una de las causas por la cuales sus compañeros quieran entregar el domicilio lo antes posible; pero, afirma que en las últimas reuniones que ha tenido con la compañía les han recalcado la importancia de respetar las normas de tránsito y de ser un buen ciclista por la calles.

“Trabajo como ‘rappitendero’ porque llevaba mucho tiempo sin trabajo y acá manejo mi tiempo y gano mucho más del mínimo. Es cierto que cometemos infracciones, pero no somos todos y puede haber soluciones”, dijo Lugo.

El Manual del Buen Ciclista es una de las herramientas con las cuales la que la Secretaría de Movilidad impulsa las acciones pedagógicas con los domiciliarios en bicicleta, y junto con Auteco Colombia realizan las capacitaciones a los domiciliarios en motocicletas.

Lamentablemente, a la última jornada a la que citaron a los domiciliarios en moto de Rappi, el pasado 14 de agosto, solo asistieron cuatro ‘rappitenderos’.

22.411 ciclistas multados

En 2018 han sido multados 22.411 ciclistas y no hay mecanismos para diferenciar cuántos de ellos trabajan como domiciliarios. 5.728 transitaban por zonas prohibidas, 9.830 no cumplieron el Código de Tránsito; 763 fueron sancionados por no usar luces ni reflectivos; 625, por no respetar las señales de tránsito; 499, por poner en riesgo a otros actores viales; 325, por transitar por zonas para peatones; 297, por no ir por la derecha y 130, por poner en riesgo su integridad.

​Vanessa Perea Bonilla
EL TIEMPO ZONA@chapineroet

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.