La niña que le pidió al director de EL TIEMPO el retorno de los monos

La niña que le pidió al director de EL TIEMPO el retorno de los monos

Con proyecto en mano, dijo que se necesitaban más noticias positivas.

María del Rosario

María del Rosario Rincón (Charito) conoció todas las instalaciones del periódico. También conversó con varios de los editores.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Por: Carol Malaver
27 de agosto 2019 , 01:40 p.m.

A Charito, María del Rosario Rincón, una niña de 9 años, le impactó mucho un informe que hablaba de la muerte de venezolanos publicado en el periódico EL TIEMPO. Ese día, buscó y buscó algo más amable, pero solo había malas noticias. Miedo y tristeza, eso fue lo que sintió, sobre todo de pensar que eso le fuera a pasar a su familia.

Ella quería encontrar una separata, esa de la que tanto le había contado su madre, esa que estaba llena de monos y de juegos divertidos, como los crucigramas y los sudokus.

“Mis abuelos y mis papás son suscriptores y pues a veces me canso porque las notas son un poquito tristes. Entonces, no hay nada para los niños a los que les gusta leer”.

Y con esa idea en la cabeza puso en marcha una estrategia para conseguir una cita con el director del periódico, Roberto Pombo. Redactó un correo y con ayuda de su madre envió una solicitud de cita.

Y así terminó en las instalaciones de EL TIEMPO con sus gafas rosadas, su par de moñitas, su uniforme de colegio y, lo más importante, su proyecto bajo el brazo, escrito con letra pegada y tintas de muchos colores. Serio, muy serio.

“Gracias por invitarme a esta reunión tan importante. ¡Estoy muy emocionada de planear un periódico que les guste a los niños y jóvenes de toda Colombia! Y como a ustedes les hacen falta ideas en esta carpeta, les traigo algunas”, dice la niña en la introducción de su proyecto.

Maria del Rosario

María del Rosario Rincón (Charito) y Roberto Pombo, director del periódico EL TIEMPO.

Foto:

Mauricio Moreno/ EL TIEMPO

El punto número uno que planteó fue el retorno de las tiras cómicas y las sopas de letras. “A los niños les gusta leer poquito, pero les agradan los chistes y los dibujos. También las caricaturas como Snoopy, Mafalda, Gaturro, Marvel o incluso dibujos hechos por los niños”. También pidió espacio para los cuentos de los niños. “El primero lo puedo mandar yo”, dice, entre paréntesis. Para la portada sí deja claro que hay que poner temas muy importantes, como la historia de un deportista, un cantante o un actor.

Además, dijo que debería existir una sección de recetas fáciles con el nombre de ‘Hazlo tú mismo’. “Esto es realmente algo útil y divertido, así como también publicar chistes respetuosos y divertidos o recomendar películas, juguetes o cosas para niños”.

Charito no dejó atrás el tema de la cultura ciudadana y por eso propuso “escribir artículos que enseñen a ser mejores personas, a cuidar el medioambiente, a no botar basuras al mar o a no usar animales para hacer ropa. También son chéveres los cuentos de cuando Colombia se gana cosas”.

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Carta

Este es un fragmento de la carta que Charito le hizo llegar a EL TIEMPO.

Foto:

Carta de Charito

Por último, no se pueden olvidar los hechos. “Si es divertido hay que publicarlo. Por ejemplo, si una jirafa se sale del zoológico, eso es noticia”.

Charito tiene llena su cabeza de las historias de sus abuelos y sus padres, que crecieron con el periódico impreso y se lo devoraban todos los domingos.

Este lunes, por fin, gracias a su correo, pudo conocer las instalaciones de EL TIEMPO.
De la mano de Roberto Pombo conoció la rotativa, vio pasar en una inmensa página cientos de ejemplares listos para imprimir, conoció la sala de redacción, se tomó fotos con el editor de Deportes, Gabriel Meluk; hizo todas las preguntas que quiso y, lo más importante, le dejó claro al director que había que pensar en los niños cuando de hablar de periodismo se trata.

CAROL MALAVER
Subeditora de la sección Bogotá
carmal@eltiempo.com​

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.