Carta a la nueva alcaldesa / Voy y Vuelvo

Carta a la nueva alcaldesa / Voy y Vuelvo

Los ciudadanos, alcaldesa, son grandes aliados de un gobierno, pero también los más indiferentes.

Claudia López

La alcaldesa electa de Bogotá, habló con EL TIEMPO un día después de haber ganado las elecciones con una histórica votación.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por: Ernesto Cortés - Editor Jefe de EL TIEMPO 
02 de noviembre 2019 , 07:38 p.m.

Apreciada alcaldesa número ochocientos y pico –desde la Colonia hasta nuestros días–, su elección envió un poderoso mensaje al país: Bogotá decide sola. Y lo hace como ha sabido hacerlo desde que podemos elegir a nuestros gobernantes: apostando duro.

Esas apuestas incluyen filósofos, sindicalistas radicales de izquierda, gente de centro, repitentes y ahora usted, una mujer. Que esos gobiernos hayan resultado buenos, regulares o malos porque se robaron la ciudad o la polarizaron, es otra discusión.

Incluso, hubo un alcalde que la dejó botada para ir en busca de la presidencia de la república. Y Bogotá lo perdonó. Y no solo eso: ¡lo reeligió! Así somos los electores de Bogotá.

Su elección envió un poderoso mensaje al país: Bogotá decide sola

De manera que el halo que envuelve su elección, alcaldesa, es importante por lo que se desprende de él en lo político, en lo social y en lo cultural; porque renueva el discurso, reafirma a la capital como una ciudad diversa y tolerante y anima a otras instituciones a ver a la mujer como una figura capaz de asumir las riendas del poder y generar confianza. Hasta para los periodistas resulta revelador empezar a hablar de la ‘alcaldesa’.

Ahora, apreciada Claudia, las expectativas se centran en su perfil como gobernante. Y eso lo definirán, a mi entender, cuatro cosas: equipo, prioridades, convocatoria y participación. Son los inamovibles que marcan el estilo de gobierno que vamos a tener y sus resultados. Hasta el momento, no deja de sorprenderme su actitud reflexiva, generosa y afirmada en sus propuestas sin necesidad de apelar a la ortodoxia.

Usted ha dicho que gobernará con las manos libres. Y ese es un primer gran paso. Un equipo alejado de la milimetría política y más concentrado en los programas y proyectos que hay que sacar adelante –que son muchos y muy complejos– es prenda de garantía para que imprima su sello particular, cumpla sus promesas y tome decisiones acertadas. La escogencia de su gabinete evidenciará en buena medida cómo y hasta dónde quiere llegar en el futuro.

Definir una agenda de prioridades. La administración que se va, como usted sabe, fue blanco de críticas porque quiso hacer demasiadas cosas a la vez. “Hacer, hacer, hacer” era la consigna de Enrique Peñalosa. Y sí, muchas cosas quedarán andando (colegios, hospitales, avenidas), y eso le permitirá enfocarse en aquello que fue la esencia de su programa de gobierno en campaña: metro II, mujeres, seguridad y medioambiente. Con eso, alcaldesa, ya tiene para los cuatro años, si acaso.

Bogotá es tan grande, tan dispersa y tan diversa que hacer causa común en pro de cualquier cosa resulta una tarea titánica.

Convocar es otra cualidad de la que tendrá que echar mano, pues si bien usted tiene la experiencia de haber trabajado en Acción Comunal, un escenario en el que a través de la concertación se pueden alcanzar cosas, algunos aún la perciben como una mujer intransigente. Dicho esto, señora mandataria, usted o cualquier otro alcalde han de saber que no siempre será posible ceder a la demanda ciudadana.

Sí, estamos en tiempos en los que hay que darle voz a la gente, pero eso hace más difícil la gobernanza, no lo digo yo, lo dice el señor Joan Clos. Dejar de hacer un parque porque los vecinos no quieren ver obreros o no construir un colegio porque la gente prefiere el lote vacío e inseguro no debería ser la norma. Pero de eso o cosas parecidas habrá mucho, alcaldesa. Y, finalmente, está la participación. Este es quizás el tema más difícil, aunque no lo parezca. Bogotá es tan grande, tan dispersa y tan diversa que hacer causa común en pro de cualquier cosa resulta una tarea titánica.

Se ha avanzado, no hay que ser injustos. Bogotá Cómo Vamos asegura que en tres años, la participación de la gente creció 27 %, pero sigue siendo un indicador bajo para todo lo que significa el involucramiento ciudadano en temas que definen una ciudad: en lo ambiental, lo cultural, lo deportivo; pero también en su grado de tolerancia y en su actitud frente a los migrantes.

Los ciudadanos, alcaldesa, son los grandes aliados de un gobierno, pero también los más indiferentes a la hora de aportar. Romper ese esquema será otro desafío, y si lo consigue, habrá dado un paso decisivo en contra de la polarización y habrá construido una nueva narrativa capaz de generar cambios. El tiempo lo dirá.

¿Es mi impresión o... más de uno ha quedado sorprendido con la actitud conciliadora de Claudia López en esta primera semana después de su triunfo?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
EDITOR JEFE DE EL TIEMPO
En Twitter: @ernestocortes28

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.