Secciones
Síguenos en:
'Carrusel' de la contratación: diez años del gran robo a Bogotá
Calle 26

La parálisis de las obras de la calle 26 fue el punto de partida de las sospechas de que algo estaba pasando.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

'Carrusel' de la contratación: diez años del gran robo a Bogotá

Exfiscal que lideró investigación cuenta detalles inéditos. Vea a los protagonistas del escándalo:

Hace 10 años los bogotanos fueron testigos de, tal vez, el más grave caso de corrupción en la historia de la ciudad. El entonces alcalde, Samuel Moreno, y su hermano, el senador Iván Moreno, junto con concejales, secretarios del gabinete y el personero y el contralor distritales, cooptaron la Administración y se convirtieron en protagonistas del saqueo y robo del Distrito, a través de la entrega de millonarios contratos por los que cobraban jugosos sobornos.

(Lea también: Asaltan banco en el norte de Bogotá)

Ese entramado de corrupción, que se conoce como el ‘carrusel’ de la contratación, en el que participaron también abogados y empresarios reconocidos, empezó a resquebrajarse con la parálisis de las obras en la troncal de TransMilenio de la calle 26, y una grabación en la que Miguel Nule, contratista y uno de los principales beneficiados de la corrupción, contaba detalles de los pagos de coimas.

Juan Vicente Valbuena, entonces fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia y quien por seis años estuvo al frente del caso, que deja al menos 40 condenados o en juicio, relata cómo encontró el proceso y cuál fue la estrategia para ir atrapando poco a poco a los peces gordos de la corrupción en la contratación en la capital del país.

(Además: Así es la primera flota de buses eléctricos que rodará por Bogotá)

¿Cómo encontró el proceso del ‘carrusel’?

Cuando llego al caso, en el año 2012, el proceso aún tenía ruedas sueltas o investigaciones muy iniciales relacionadas con los concejales, y no había nada en concreto contra otros contratistas ni otras entidades. El caso estaba centrado en el IDU y en los contratos de la calle 26 y dos de la malla vial. El alcalde Samuel Moreno estaba con detención preventiva por la cesión del contrato del grupo Nule a Conalvías, pero estaba a punto de salir en libertad. Los Nule eran procesados por haber entregado sobornos. Ya había información sobre el contralor y el personero Francisco Rojas Birry. Eso era todo.

¿Cómo la Fiscalía descubrió el ‘carrusel’?

Esto empieza entre 2010 y 2011 por la parálisis en las obras de la troncal de TransMilenio en la calle 26. Para ese momento surge una grabación en la que Miguel Nule, quien participa en un entramado de corrupción, dice que el contralor Miguel Ángel Moralesrussi y el senador Iván Moreno le exigían comisiones sobre los contratos; investigaciones periodísticas y el informe de algunos concejales en el que se denuncia que miembros del Concejo se tomaron la administración y acuerdos perversos en los contratos entre el alcalde, su hermano el senador Iván Moreno, el contralor, el personero, los concejales, Emilio Tapia, Álvaro Dávila y Julio Gómez. Incluso hallamos documentos de Excel en los que relaciona casi toda la contratación de la ciudad, contrato por contrato, con valores y a quienes les correspondía.

(Le recomendamos: Una mujer fue atacada con un agente químico en Bogotá)

¿Qué llevó a Miguel Nule a revelar la grabación?

A mi juicio, los miembros del grupo Nule se sienten acorralados. Además de un desorden administrativo y de utilizar los anticipos del contrato de la calle 26 en cosas que no correspondían, tenían un atraso en la obra y en los pagos de sobornos, eso los puso contra la pared.

Exfiscal Juan Vicente Válbuena

Exfiscal Juan Vicente Válbuena recibió un reconocimiento por su trabajo con la investigación del 'carrusel' de la contratación en Bogotá.

Foto:

Milton Díaz

¿Cuál fue la estrategia para llegar más allá del contrato de la 26?

Las investigaciones por corrupción son complejas porque los corruptos no firman nada ni exigen cheques, todo lo manejan en efectivo y no reciben directamente, sino a través de terceras personas y empresas de papel. Por eso, para poder avanzar, la estrategia consistió en combinar dos figuras del sistema acusatorio: el principio de oportunidad y el preacuerdo. Esto implicaba que a la persona que colaboraba se la beneficiaba con algún tipo de rebaja o eliminación de delitos, pero en el 90 por ciento se las condenaba. Empiezo a tratar de obtener información con las personas que se encuentran procesadas, es decir, con los Nule, Emilio Tapia y Julio Gómez, que era un contratista importante en la ciudad y fue capturado. Con Álvaro Dávila nunca se llegó a un acuerdo y fue condenado.

(Además: Una menor de 13 años, en cuidados intensivos tras disparo en el rostro)

¿Quién lideraba ese entramado?

La estructura era liderada por Iván Moreno, quien a través de Emilio Tapia manejaba toda la contratación. Tapia estaba pendiente de qué contratos se iban a adjudicar, a quiénes se les iban entregar y cómo se iban a acercar a los contratistas para solicitarles las comisiones y de coordinar con el contralor y el personero.

¿Cómo era el organigrama?

Estaban Iván Moreno, Emilio Tapia y Samuel Moreno en la misma línea. Y había otras personas que colaboraban en la medida que ayudaban poniendo sus empresas, como Julio Gómez y Álvaro Dávila, quien conocía de algunos temas y trataba de influenciar en la administración. Además, era abogado de los Nule. De ahí para abajo, los servidores públicos. Paralelamente, estaban los concejales.

¿El alcalde estaba al tanto de todo?

Samuel Moreno tenía conocimiento y por eso fue condenado. Y de alguna manera, a algunos funcionarios les decía que tenían que colaborar con la entrega de los contratos a quien dijera Emilio Tapia o Iván Moreno.

(Lea también: En Ciudad Bolívar, joven fue desaparecido y asesinado)

Iván Moreno, a través de Emilio Tapia, manejaba la contratación. Tapia estaba pendiente de qué contratos se iban a adjudicar, a quiénes se les iban entregar y cómo se iban a acercar a los contratistas

(¿Qué es lo que se espera en Bogotá por cuenta de las lluvias?)

¿Por qué fue clave Emilio Tapia?

Cuando Emilio Tapia ya estaba capturado, negociamos con él que a cambio de información sobre otros actores iba a tener unas condenas menores. Eso nos permitió avanzar rápidamente. Emilio Tapia y Julio Gómez entregaron bastante información. Después apareció otro testigo importante, el abogado Manuel Sánchez, quien participó en contratos más allá del IDU. Él entregó una cantidad de información que no conocíamos.

El testimonio de Inocencio Meléndez también fue clave...

La otra persona privada de la libertad era el secretario jurídico del IDU, Inocencio Meléndez, que ya tenía un principio oportunidad y condena. Él ayudó para que a los Nule les adjudicaran el contrato de la 26 y los de reparación de la malla vial.

Ahí se amplió el caso...

Con estos informantes empezamos ampliar. Encontramos irregularidades en la Secretaría de Movilidad, en la Unidad de Mantenimiento Vial, en las secretarías de Salud y de Integración Social, en la Uaesp, incluso investigamos en el contrato del interceptor Tunjuelo-Canoas del Acueducto. En fin, a partir de ahí empezamos a tener información de los mismos partícipes de la corrupción y empezamos a imputar a los concejales, a otros contratistas, entre ellos al entonces gobernador Álvaro Cruz y a Andrés Jaramillo (el caso del empresario según una fuente de la Fiscalía está en audiencia preparatoria de juicio, no obstante, su defensa dice que como la audiencia no se ha cumplido aún no se puede hablar de que se encuentre en etapa de juicio), y se amplía a contratistas más grandes, como los Solarte (Carlos y Paola), en el caso del Acueducto.

Usted tuvo un buen equipo...

El equipo estuvo integrado por unas 30 personas, entre fiscales, contadores, ingenieros, administradores de empresas, financieros e investigadores y peritos. Todos, de las mejores calidades dentro de la Fiscalía. Todo esto se hizo con el respaldo incondicional del fiscal general del momento, Eduardo Montealegre, y el vicefiscal Jorge Perdomo.

(Le puede interesar: Las cuatro certezas del incendio de la estación de San Mateo)

¿Qué falta en el caso?

Renuncié hace 3 años a la Fiscalía y faltaban investigaciones. Por ejemplo, el contrato de Tunjuelo-Canoas, que está avanzando; los temas de la ERU y de la Uaesp.

¿Quedó gente por fuera?

Estas investigaciones son difíciles y seguramente hay gente sin ser vinculada. Eso es como lanzar una red y si hay mucha corrupción, usted coge la mayor cantidad, pero algunos se quedarán por fuera.

¿Se logró recuperar el dinero robado?

En el tema económico también se lograron resultados. En el contrato de ambulancias, los contratistas devolvieron el dinero. De la calle 26, la aseguradora pagó el anticipo, y a los Nule se les incautaron sus acciones en Enertolima y Enerpereira, que en 2014-2015 sumaban más o menos 400.000 millones de pesos. Igualmente, hubo incautaciones de apartamentos y bienes de contratistas que se encuentran en extinción de dominio.

¿Quedó con muchos enemigos?

Haber logrado la condena de políticos y contratistas poderosísimos crea una gran cantidad de enemigos. Una vez renuncié a la Fiscalía, en el 2017, empezó el matoneo por redes sin ningún sentido. Pero eso uno lo asume como algo normal.

Algunos de los condenados

En este momento hay unos 40 condenados por el caso del ‘carrusel’ de la contratación, entre ellos el alcalde Samuel Moreno, con tres penas (24, 39 años y 8 meses, y 30 años); el senador Iván Moreno (14 años), el representante Germán Olano (8), el gobernador Álvaro Cruz (6), el contralor Miguel Ángel Moralesrussi (13), el personero Francisco Rojas Birry (8), el abogado Álvaro Dávila (19) y los empresarios Emilio Tapia (7) y Julio Gómez (10); los concejales Hipólito Moreno (6 años y 5 meses), Orlando Parada (13); Andrés Camacho Casado (5 años y 7 meses), Jorge Ernesto Salamanca (4), el secretario de Salud, Héctor Zambrano (13), el director de la Unidad de Mantenimiento Vial, Iván Hernández (1 año y tres meses); la secretaria de Integración Social, Mercedes del Carmen Ríos (5 años y 3 meses); la directora del IDU, Liliana Pardo (22), quien fue condenada y está prófuga. Además, los hermanos Miguel, Manuel y Guido Nule (22 años), Mauricio Galofre (8 años y 1 mes), y Paola Solarte (6 años y medio), entre otros.

​GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
Editor de Bogotá
@guirei24

Para seguir Leyendo:

Por qué Bogotá se endeudará tanto
 
Histórico: Bogotá invertirá 20 billones de pesos en un solo año

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.