El hombre que había sembrado el terror en Ciudad Bolívar

El hombre que había sembrado el terror en Ciudad Bolívar

Después de varios meses de seguimiento, la Policía capturó a alias el Paraco.

´el viejo´, cabecilla de ´la banda del cucho´,  capturado por las autoridades

Sería el responsable de al menos 20 homicidios en Ciudad Bolívar

Foto:

cortesía Policía Metropolitana

06 de septiembre 2018 , 08:49 p.m.

Desde hace más de una década, el ‘Paraco’ aterrorizaba a Ciudad Bolívar. Solo en el último año habría ordenado la muerte de 20 personas. Las bandas criminales de esta zona le temían, nadie se atrevía a delatarlo.

Este hombre abandonó en el 2006 el municipio de Palocabildo, en el departamento del Tolima, y llegó a esta localidad del sur de Bogotá. En esa época, en este sector de la capital se vivía una violenta disputa territorial entre grupos de exparamilitares tras el proceso de desmovilización.

Aunque Nelson Rodríguez Arévalo no hizo parte de ninguno de ellos, les aprendió sobre el negocio del microtráfico, a ejercer control territorial, ejecutar ajustes de cuentas, sembrar el terror y, principalmente, esconderse, a delinquir sin dejar rastro.

Con el tiempo –dicen las autoridades– los exparamilitares abandonaron la localidad, pero él decidió quedarse con su denominación, se bautizó como el ‘Paraco’ y creó una banda dedicada al tráfico de estupefacientes. Se movía por los sectores de Potosí, Lucero y Arborizadora Baja, pero luego extendió sus tentáculos.

En el 2014, las autoridades, atentas al aumento de hechos delictivos en estas zonas, empezaron a realizar operativos, dando fuertes golpes al negocio del microtráfico. Sin embargo, pese a que caían las bandas, el crimen no cedía.

“Siempre que deteníamos a los delincuentes hablaban del ‘Cucho’, el ‘Viejo Jorge’ o el ‘Paraco’, pero nadie lo conocía y hasta ahí llegábamos; nunca lo delataron por el miedo que le tenían”, relató uno de los investigadores que, por años, le siguió los pasos al esquivo Rodríguez Arévalo.

Las autoridades empezaron a conocer que este criminal obtuvo el control de la zona de Santo Domingo, en los límites con Soacha, y que no le permitía a nadie traficar drogas en ese sector fronterizo.

Sin embargo, las investigaciones continuaron y hace año y medio lograron identificar a uno de sus hombres de confianza, quien se convirtió en la clave para finalmente desbaratar su estructura criminal y capturarlo.

Alias El Paraco

El Flaco habla con el 'Cucho' de haber cometido un homicidio.

“Pudimos obtener una línea telefónica que se interceptó. Era la de alias el ‘Flaco’, su sicario de confianza. Él era el que hacía los ajustes de cuentas de más valor. El ‘Paraco’ le decía que se vieran donde siempre, pero no sabíamos dónde era eso”, manifestó el investigador.

Pese a esto, el ‘Flaco’ dio luces sobre el funcionamiento de la estructura criminal, también conocida como la banda del ‘Cucho’. Por un lado, había personas dedicadas a recibir las cargas de drogas, dosificarlas y entregarlas a los vendedores. Luego recibían el dinero y hacían las cuentas.

El otro grupo era una cuadrilla de sicarios que patrullaban los sectores que controlaban para detectar a quienes estuvieran vendiendo estupefacientes. “Estas personas le decían: mire ‘Cucho’ o ‘Viejo Jorge’, hay una gente vendiendo. Él les enviaba a sus emisarios para decirles que, o le vendieran su droga o se la compraran”, señaló el uniformado.

Como el cabecilla siempre enviaba a alguien más y nunca daba la cara, los jíbaros no creían que fueran ciertos los mensajes de advertencia, por lo que hacían caso omiso. Después eran asesinados.

Así cayó el 'Paraco'Momento en el que es capturado Nelson Rodríguez Arévalo.
Momento de la captura

Momento en el que es capturado alias el 'Cucho'. Policía de Bogotá.

Cada vez que un sicario de Rodríguez Arévalo mataba a alguien, dejaba un mensaje: “Esto le pasó por meterse con el ‘Paraco’”. Este alias tomó fuerza en Ciudad Bolívar, todos sabían que él controlaba el negocio, pero nadie sabía quién era.

“Determinamos que salía a una tienda o a bares y la gente hablaba de él y podía estar ahí sentado y nadie sabía que era él”. De hecho, las autoridades señalaron que era el responsable de emitir amenazas a líderes sociales que denunciaban el aumento del tráfico de drogas y la instrumentalización de jóvenes para ello.

El cabecilla de ‘los Cuchos’ enviaba panfletos a nombre de grupos armados ilegales como las ‘Águilas Negras’.

Operación Fénix

Mientras avanzaban los seguimientos al ‘Flaco’, un día se interceptó una llamada en la que este recibía la orden de el ‘Paraco’ para verse. Uniformados de la Policía lo siguieron y pudieron establecer la identidad de Rodríguez Arévalo; un hombre de 48 años, de ojos pequeños y contextura media.

Desde ese momento no le perdieron la pista, y tras recaudar todas las pruebas, planearon su captura. Establecieron que él se encontraba en una finca en el municipio de Viotá, Cundinamarca, y también que su centro de operaciones era una vivienda en el barrio Arborizadora Baja.

En la operación Fénix, que se realizó el 20 de julio pasado, se incautaron 17 armas de fuego, seis silenciadores, una granada, 15 kilos de base de coca y fueron capturadas 13 personas. Sin embargo, el esquivo cabecilla eludió a las autoridades, aunque su estructura se debilitó.

La Policía no descansó hasta hallarlo de nuevo y el pasado lunes lo encontró, en el sector de La Quiba, en Lucero Bajo. El ‘Paraco’ intentó sobornar con 10 millones de pesos a quienes lo detuvieron, pero igual fue llevado ante las autoridades.

Nelson Rodríguez Arévalo

Este delincuente fue capturado el pasado lunes jueves 6 de septiembre.

Foto:

Policía de Bogotá

Este hombre, el terror de Ciudad Bolívar, era dueño de una finca en Viotá, Cundinamarca, una más en Flandes, Tolima, un apartamento en Bogotá, un automóvil y una motocicleta.

Después de más de 10 años de delinquir, tendrá que responder por al menos 20 homicidios que ocurrieron en el último año y por un prontuario que incluye antecedentes por receptación, hurto calificado, porte ilegal de armas, secuestro, falsedad en documento público, fuga de presos, tráfico de sustancias psicoactivas, homicidio agravado en calidad de determinador y concierto para delinquir con fines de tráfico de estupefacientes.

Alias el Paraco aceptó cargos y fue cobijado con medida de aseguramiento por un juez de control de garantías.

Óscar Murillo Mojica
Twitter: @oscarmurillom
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.