Secciones
Síguenos en:
El duro pulso entre Enel-Codensa y Cajicá por el alumbrado público
Alumbrado de Cajicá

Según la Personería del municipio de Cajicá, se están instalando luminarias de alta intensidad, que son para vías con tráfico vehicular, en zonas que no las necesitan. Foto: Personería de Cajicá

Foto:

Personería de Cajicá

El duro pulso entre Enel-Codensa y Cajicá por el alumbrado público

Municipio reclama que en casi 10 meses no le han entregado un inventario y diferencias con cobros.

Desde diciembre pasado, el municipio de Cajicá adjudicó una concesión para la operación, modernización y mantenimiento de su alumbrado público. Sin embargo, casi 10 meses después, el nuevo operador no ha podido empezar el cambio de luminarias porque Enel-Codensa no le ha entregado el inventario de la infraestructura.

(Le puede interesar: Estos son los buscados por vandalismo en las protestas en Bogotá)
 
El alumbrado público fue prestado durante cerca de 15 años por la empresa bogotana mediante un convenio de arrendamiento que terminó el pasado el 31 de diciembre, y desde ahí en adelante el Consorcio Iluminaciones de la Sabana asumió el servicio, aunque no se ha oficializado la entrega de luces, postes y cables usados en el sistema.

El consorcio argumenta que esta situación no le ha permitido iniciar la modernización (el cambio de luminarias de sodio por led), lo que generaría un ahorro de entre el 50 y el 60 por ciento en el consumo de energía.

La misma opinión tiene el concejal Jefferson Tuta, quien ha liderado en el cabildo municipal los debates sobre el alumbrado. Tuta señala a Enel-Codensa de estar “dilatando” la entrega del inventario, lo cual ha retrasado el inicio de la modernización del sistema.

La empresa de energía responde que “en ningún momento ha obstaculizado o impedido el proceso de modernización” y aclara que “el concesionario debe cumplir varios requisitos ante el operador de red, así como aquellos que establece el Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Público (...), que son de obligatorio cumplimiento”.

(Además: Lo que revela la historia clínica de Javier Ordóñez)
 
Pero el debate por la entrega del alumbrado detonó otras controversias con la empresa comercializadora. Según la Alcaldía, el Concejo y la Personería de Cajicá, los nuevos reclamos son por diferencias en los valores cobrados por consumo de energía y por la instalación de luminarias que habrían sido utilizadas en Bogotá, aun cuando Enel-Codensa ya no tiene la operación en el municipio.

En un documento conocido por este diario, el representante legal del Consorcio Iluminaciones de la Sabana, Leonardo Olarte, estima el mayor valor “entre el 17 % y el 39 %” para el periodo entre el 15 de noviembre de 2019 y el 15 de agosto de 2020.

Lo cierto es que el secretario de Infraestructura, John Jairo Salazar, le devolvió a Enel-Codensa ocho facturas, entre noviembre de 2019 y junio de 2020, por “diferencias en la carga consumida según el inventario con el que cuenta el municipio”. La entidad calcula el valor cobrado demás en esos ocho meses en 159,9 millones de pesos. El Consorcio tiene un inventario georreferenciado de 5.710 luces y la empresa de energía 6.083, según le informó a EL TIEMPO.

El consumo de energía para el sistema de alumbrado público se ha facturado mes a mes, de acuerdo con el inventario de luminarias instalado

Enel-Codensa señala que “el consumo de energía para el sistema de alumbrado público se ha facturado mes a mes, de acuerdo con el inventario de luminarias instalado” y que la “liquidación ha sido compartida y validada históricamente con el municipio, y ajustada cada vez que se realizaba alguna modernización, expansión y/o reposición de alguna luminaria”.

Ante este debate, Tuta anuncia que pedirá una auditoría especializada para aclarar las cuentas durante los cerca de 15 años que Enel-Codensa tuvo el alumbrado.

El personero municipal, Juan Sebastián Segovia, explica, por su parte, que el municipio cambió el operador atendiendo una circular de la Contraloría Departamental en el 2016, en la que les piden que en caso de renovación de los convenios de arrendamiento del alumbrado, tengan en cuenta que la operación, la administración, la modernización, el mantenimiento y el suministro de energía “deben celebrarse en contratos por separado”.

(Le sugerimos: Si usted debe pago de multas e impuestos, puede acceder a alivios)

“Con el cambio de contratista fue que comenzó todo. Enel-Codensa no ha acreditado la titularidad de las luminarias y eso quiere decir que el municipio siempre ha sido propietario de las luces, el problema es que nos cobraron un arrendamiento durante 15 años por unas luces que serían del municipio”, afirma el representante del Ministerio Público.

Sobre este tema, Enel-Codensa le dijo a EL TIEMPO que es el propietario de la infraestructura del alumbrado, según consta en la escritura 4610 del 23 de octubre de 1997, mediante la cual se constituyó Codensa y se transfirieron a esta los activos de distribución y comercialización de la entonces Empresa de Energía de Bogotá (EEB). Dentro de esos bienes se encontraban los del alumbrado público en el municipio de Cajicá.

El otro reclamo del Concejo y de la Personería a la empresa comercializadora de energía es por la supuesta instalación, el 27 de agosto en la madrugada, de luminarias de 250 vatios en zonas periféricas y callejones que no requerían de esa luminosidad y a pesar de que ya Enel-Codensa no tiene la operación del alumbrado. La Personería dice haber documentado 31 luces (el actual operador reporta 49) que fueron usadas en Bogotá y ahora son instaladas en Cajicá.

Esas luces, de acuerdo con Tuta y Segovia, se usan en vías de alto tráfico vehicular, como avenidas, y estarían causando contaminación lumínica y afectando a los residentes. “Esas expansiones” de luminarias “van en contra del interés general de la comunidad”, dice el Personero.

(No se quede sin leer: ¿Vuelve el ‘pico y placa’ para particulares en Bogotá?)

No obstante, la empresa bogotana responde que lo que ha hecho es “reposición” de las que han sido hurtadas en zonas y puntos donde ya existían. Agrega que esas luminarias son de tecnología Hide (alta intensidad de descarga), “con todos los componentes internos nuevos”, y “no causan contaminación lumínica”.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
EDITOR DE BOGOTÁ
@guirei24
guirei@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.