Bogotá y su déficit de infraestructura / Opinión

Bogotá y su déficit de infraestructura / Opinión

Bogotá no puede seguir al vaivén de los deseos cambiantes de los alcaldes de turno.

Bogotá

Bogotá.

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

Por: Carlos Sandoval
11 de noviembre 2020 , 09:39 p. m.

La principal causa del enorme déficit de infraestructura en Bogotá es la inexistencia de un acuerdo sobre los proyectos que se requieren y la forma de ejecutarlos. Ha primado una visión política de corto plazo que es incompatible con la naturaleza de estos proyectos, los cuales deben partir de una planeación de largo plazo (considerando la expansión de la ciudad) para luego evaluar alternativas, determinar viabilidades y obtener aprobaciones de múltiples autoridades. Madurar e implementar grandes proyectos, en pocas palabras, exige más años que el período de un gobierno.

(Le puede interesar: ‘Esto no es fanatismo por la bicicleta ni una guerra contra el carro’)

Bogotá ha seguido una senda tremendamente nociva. En campaña, los candidatos a la alcaldía prometen proyectos o soluciones que usualmente no cuentan con estudios y que carecen de mínimos consensos. Como el voto es ‘programático’, el nuevo alcalde apela al respaldo popular que obtuvo en las urnas para sepultar, replantear o modificar iniciativas de infraestructura. No de otra manera puede explicarse que cada uno de los últimos 5 alcaldes haya presentado una solución diferente al corredor de la carrera 7.ª, sin obras concretas a la vista. En el caso del metro, de no haberse adjudicado a finales del año anterior, probablemente ahora se estarían realizando, por enésima vez, ajustes adicionales.

Pero los proyectos adjudicados tampoco tienen su futuro asegurado. TransMilenio, orgullo de Bogotá cuando inició operaciones, se fue deteriorando porque las siguientes administraciones no expandieron el sistema como estaba previsto y ni siquiera renovaron la flota.

Avanzar en infraestructura requiere de una cultura de trabajo mancomunado entre los sectores público y privado, y lograr unos acuerdos básicos que sean compartidos por la sociedad. Este, claramente, es el caso de Medellín. A nivel nacional, pese a las fuertes divergencias políticas entre los últimos gobiernos, las directrices y prioridades establecidas en el Plan Maestro de Transporte Intermodal (2015-2035) se han mantenido.

(Le sugerimos leer: El cemento también ayuda / Voy y vuelvo)

Bogotá no puede seguir al vaivén de los deseos cambiantes de los alcaldes de turno, pero tampoco de los contradictores políticos que judicializan cualquier avance y abusan del enorme poder de los organismos de control. Hay que aprovechar la discusión del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para construir una visión conjunta de ciudad y priorizar las grandes obras. Se necesita un POT que le fije rumbo a la ciudad y que de verdad se ejecute. Este propósito requiere la participación de organizaciones cívicas como la Cámara de Comercio, ProBogotá y las universidades, entidades que pueden contribuir para que la ciudadanía se apropie de esa visión y asegure la continuidad de los principales proyectos.

Una metrópoli no puede progresar sin visión de largo plazo, proyectos priorizados o con una ejecución errática. Urge construir consensos y erradicar esa costosa e ineficiente práctica de fijar nuevas prioridades cada cuatro años.

CARLOS SANDOVAL 
EXSECRETARIO DE HACIENDA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.