Las claves de Bogotá para lograr histórica reducción de homicidios

Las claves de Bogotá para lograr histórica reducción de homicidios

Atención a puntos críticos, desarticulación de bandas e inversión, las principales razones.

Equipamento para Polícia de Barrios Unidos

En el 2019 se han realizado alrededor de 70 actividades de intervención policial donde se destacan operativos de inspección, vigilancia y control.

Foto:

Secretaría de Seguridad

Por: Bogotá
20 de mayo 2019 , 12:06 a.m.

Bogotá sigue mejorando sus resultados en la lucha contra el homicidio, y según cifras de la Fiscalía General de la Nación, entre el primero de enero y el 1 de mayo de este año logró una reducción de 10,73 por ciento, al pasar de 354 a 316 casos.

En el censo sobre delitos que hace la misma entidad, Cali también bajó al pasar de 427 a 354 entre el primero de enero y el primero de mayo. Igual ocurrió con Barranquilla, que pasó de 120 a 93. No obstante, Medellín volvió a subir de 193 a 227. También Bucaramanga pasó de 31 a 43.

HOMICIDIOS

Bogotá tiene la tasa de asesinatos más baja en 40 años.

Foto:

EL TIEMPO

La tendencia a la baja de Bogotá viene desde el 2012, cuando estaba en 22,3 asesinatos por cada 100.000 habitantes y llegó a 17,3 al terminar el 2015. En ese momento se creía que bajar esa cifra era una tarea casi imposible, teniendo en cuenta la inmensa población y las condiciones de conflictividad de la capital del país.

Sin embargo, la alcaldía de Enrique Peñalosa logró mantener esa tendencia y hoy ese indicador está en 12,7 homicidios por cada 100.000 habitantes, el más bajo en 40 años y el menor de las ciudades grandes de Colombia.

Para el secretario de Seguridad de Bogotá, Jairo García, la combinación de varias estrategias y una “inversión inteligente” de los recursos han permitido este descenso. Dice que fue clave hacer una evaluación sobre las zonas de mayor concentración de la violencia y enfocar los esfuerzos institucionales allí. En ese sentido, la intervención del Bronx, en mayo del 2016, fue una de las primeras tareas.

Luego vinieron operativos similares en sectores como Cinco Huecos, María Paz, San Bernardo y en Ciudad Bolívar, una de las zonas más conflictivas. Justamente en esa localidad, la Fiscalía registró una disminución del 25,84 por ciento: pasó de 89 a 66 homicidios entre el 1.° de enero y el 1.° de mayo, comparados el 2018 y el 2019.

La desarticulación de bandas delincuenciales es una de las más importantes acciones. “La fase inicial es que capturamos a quienes estaban involucrados en los homicidios para bajar la presión; de todas las organizaciones que hemos desarticulado hay un énfasis en las que cometían homicidios, que tenían 10 o 15 asesinatos; son organizaciones que lo hacían para mantener sus actividades criminales”.

Otra estrategia es la atención de las zonas de rumba, donde suelen concentrarse muertes violentas asociadas a riñas. “Tenemos el programa Farra en la Buena para contener lesiones personales que generan homicidios, enviando mensajes a quienes disfrutan esas actividades, pero también labores de vigilancia y control porque cuando alguien consume licor adulterado, eso también genera acciones desbordadas de violencia. Hemos cerrado establecimientos”, precisó García.

La inyección de cerca de 500.000 millones de pesos desde octubre de 2016, cuando empezó a funcionar la Secretaría de Seguridad, explica también los positivos resultados. Con estos recursos se han adquirido y puesto en marcha más de 4.000 cámaras de seguridad en toda la ciudad, se actualizó la línea 123 y se han adquirido más de 3.000 motos y 1.000 vehículos para la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog).

Según García, esto ha mejorado las capacidades no solo de operatividad sino de inteligencia de las unidades especiales de la Mebog. Con esto, en los últimos tres años, la tasa de esclarecimiento de homicidios pasó del 25 al 30 por ciento, lo que ha facilitado la identificación de las formas de actuar de los homicidas y de esta manera ser más asertivos en las acciones de prevención.

Finalmente, el secretario de Seguridad dijo que el trabajo interinstitucional, cuya relación directa con la reducción de homicidios no se puede cuantificar, sí ha contribuido.

“Los territorios están cambiando; si tengo más colegios, más y mejor espacio público, más actividades de carácter de acompañamiento a las familias, atención a los jóvenes; si baja la deserción escolar como está bajando, todo esto es un aporte a mejorar las condiciones de seguridad”, concluyó García.

Los 275 crímenes que alarman a Medellín

En el caso de Medellín, entre el primero de enero y el 16 de mayo de 2019 se han registrado 275 homicidios, lo que representa un incremento del 21 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, cuando ocurrieron 227.

Del total del periodo actual, 257 víctimas corresponden a hombres y 18, a mujeres, según datos del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc).
En lo corrido de 2019 solo ha habido 23 días no consecutivos sin homicidios.

Las autoridades han explicado que en su mayoría, estos asesinatos tienen como causa enfrentamientos entre grupos delincuenciales organizados (GDO), que para este año han causado 88 de los casos, según la información que han arrojado las investigaciones más avanzadas.

Asimismo, 22 casos han sido por hechos de intolerancia y convivencia. Para el secretario de Seguridad de Medellín, Andrés Tobón, la captura de cabecillas e integrantes de estas estructuras causa reacomodamientos que aumentan los homicidios.

De hecho, preocupa que de los 23 GDO identificados en el país, hay 10 que operan en la capital antioqueña, es decir, el 43 por ciento, y de estas se desprenden en total 84 grupos delincuenciales criminales organizados (GDCO), de los cuales 68 participan en homicidios.

Sin embargo, para analistas del conflicto y organizaciones sociales, en la ciudad también faltan más políticas sociales en las comunas, sobre todo con oportunidades para los jóvenes, pues enfocarse solo en las capturas no es una solución efectiva, ya que siempre va a haber quien asuma el control.

Para Fernando Quijano, presidente de Corpades y experto en conflicto, la estrategia de captura, decomiso y control no ha funcionado, pues no se ha podido pasar a la etapa de desmantelamiento de las estructuras criminales.

Lo único que están haciendo es capturar, y aunque es algo que se debe hacer, solo está generando un proceso de transformación y de cambio del crimen”, opinó.

En 20 capitales se redujo el homicidio y en 15 aumentó

Cali, capital del Valle del Cauca, es la tercera ciudad del país y otro de los casos positivos en reducción de homicidios. Entre el primero de enero y el primero de mayo, comparando 2018 y 2019, se registra una caída del 17 por ciento, al pasar de 427 a 354, según cifras de la Fiscalía.

De acuerdo con el Observatorio de Seguridad de Cali, la tasa de homicidios cerró en el 2018 con 47 por cada cien mil habitantes.

El comandante de la Policía en Cali, el general Hugo Casas, señaló que la convivencia y la tolerancia han influido en el resultado positivo, sumado a la lucha contra el crimen organizado que ha permitido, en los cuatro primeros meses del año, “la desarticulación de 16 bandas delincuenciales dedicadas al homicidio, la extorsión y el microtráfico”.

A lo que se suman la adopción de estrategias como ‘Caravanas por la vida’, que ha impactado positivamente en sectores del oriente de Cali como el distrito de Los Mangos, el cual aporta más del 50 por ciento en la reducción de los asesinatos.
Barranquilla, Atlántico, es otra de las ciudades capitales que ha sobresalido por la disminución de homicidios. En el periodo de referencia pasaron de 120 en el 2018 a 93 este año, una reducción del 22 por ciento que las autoridades atribuyen a positivos factores de tolerancia y a la desarticulación de redes criminales.
En total, 20 ciudades capitales registraron reducción.

En el censo delictivo de la Fiscalía se evidencia que 15 ciudades capitales han registrado un incremento en los asesinatos. La encabeza Medellín (ver nota anexa), seguida por Bucaramanga, Santander, donde se reporta un incremento del 38 por ciento: pasó de 31 a 43 entre el 2018 y el 2019.

Un factor que ha incidido en este incremento, según las autoridades civiles, es la intolerancia. El otro ítem se relaciona con el alto número de extranjeros que se ven involucrados en actividades delictivas, en especial homicidios y robos. Uno de los casos de mayor impacto en Bucaramanga fue la desaparición y muerte (marzo de este año) de la chilena Ilse Amory Ojeda a manos de su compañero sentimental, Juan Guillermo Valderrama. En Pereira se registra un incremento del 39 %.

BOGOTÁ Y JUSTICIA
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.