¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Bogotá

La historia detrás de una niña que un día se fue de su casa

Sharick Lizeth Márquez Téllez

Sharick Lizeth Márquez Téllez

Foto:Archivo Particular

Se supo que la joven estaba cansada de las discusiones familiares.

Carol Malaver
Agotamiento, desesperación, tristeza, aburrimiento habrían sido las causas para que Sharick Lizeth Márquez, una joven de 15 años, decidiera salir de su casa en el barrio Santa Viviana de la localidad de Ciudad Bolívar el 18 de noviembre de 2020. Y es un escenario que han padecido muchos jóvenes, y ahora mucho más tras el confinamiento.
Luego de que ayer, 27 de noviembre, apareció sana y salva en la casa de su abuela materna en el municipio de Silvania, Cundinamarca, tras una cruzada de su familia y allegados por encontrarla, muchas cosas fueron saliendo a la luz pública. Lo primero es que los investigadores determinaron que la niña había salido de forma voluntaria de su casa y que tomó una flota para llegar a Silvania. También, que llegó sin saber exactamente en dónde residía su abuelita y que anduvo buscándola durante todo un día.
Así mismo, que, tras encontrarla, la abuela notificó de la situación a la comisaría de familia. Según la alcaldesa de Silvania, Nohora Sánchez, la niña argumentó que se evadió cansada de los regaños y las discusiones con su mamá. Había tenido una el día anterior a su huida, tras no dejar bien lavada una olla.
“Esta niña, como muchos adolescentes, tiene diferencias con su mamá y por eso quiso llegar hasta donde su abuela, de pronto sin medir la angustia por la que estaba pasando su familia”, dijo Sánchez. El 20 de noviembre, personal de la comisaría visitó la casa en donde estaba la joven y, a través de una trabajadora social, se le realizó una valoración física y psicológica. Es en ese momento cuando la niña menciona lo que sería considerada una situación de maltrato intrafamiliar que, sin embargo, tiene que entrar a evaluarse para corroborar si existe o no.
Solo el 27 de noviembre, cuando las autoridades de ese municipio se percataron de que el caso era tan mediático y que la foto de la niña circulaba por todas las redes sociales llamaron de inmediato a la Unidad de Desaparecidos de la Sijín.
“También supimos que la abuelita no había llamado a los padres de la niña porque tenía su teléfono dañado”, dijo la alcaldesa Sánchez, quien, además, instó a las familias a “propender al diálogo. Es importante que los padres hablen con sus hijos, que los entiendan”, agregó. Por ahora, la joven continúa en Silvania mientras se realiza todo el proceso de restitución de sus derechos. Su madre viajó ayer a visitarla.
Por otro lado, el padre dijo que se separó de la mamá de la joven desde hace 13 años por mutuo acuerdo y que mantenía una relación respetuosa con su expareja. “Yo la llamaba, y ella me comentaba siempre cómo estaba mi hija”.
Orlando, por su parte, ha dicho que considera erróneo que la abuela de la joven tuviera a la niña y no avisara a su familia, a las autoridades o a los medios. EL TIEMPO habló con él para escuchar su versión y dijo que, hasta el momento, lo que pensaba era que su hija tenía una buena relación con su mamá.
Dice que no conoce de ninguna relación que tuviera la madre de la menor con ninguna persona. “Yo no sé de ninguna relación sentimental que ella estuviera sosteniendo. Eso sí sería una novedad para mí”. Reconoció, eso sí, que la niña decía que su mamá la regañaba en ocasiones. “Pero yo le aconsejaba que tranquila, que simplemente se evitara peleas haciendo las cosas bien. Yo lo vi como algo normal, nunca me imaginé nada grave. No sé de nada grave”.
También negó las versiones de que la niña sufriera de matoneo en el colegio o que tuviera algún tipo de problema de salud. “Eso es mentira, incluso hace poco izó bandera y fuimos a comer para celebrar eso”.
La versión de la madre de familia aún no se conoce. EL TIEMPO ha intentado obtenerla y en su momento, si es su deseo, se dará a conocer.

¿Qué se dice desde la psiquiatría?

Según el psiquiatra Rodrigo Córdoba, hay situaciones de disfunción familiar riesgosas que detonan conductas en los adolescentes. “En el comportamiento de estos predomina la acción por encima del pensamiento. Tienden a hacer cosas de forma impulsiva”. Agregó que trabajar en mejorar la comunicación y en articular procesos ayuda. “Si no fuera por los medios, sus familiares podrían estar aún sin noticias de la niña”.

Siga leyendo:

Redacción Bogotá
Escríbanos a oscmur@eltiempo.com
Carol Malaver
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO