Secciones
Síguenos en:
Fleteros pincharon carro y le dispararon a familia para robarla en Bogotá
AUTOPLAY
Dos hombres en una motocicleta hurtaron 3.700 dólares a una familiaLa Policía intenta identificar y ubicar a dos hombres, que a bordo de una motocicleta, le hurtaron 3.700 dólares a una familia que acababa de cambiarlos en el norte de Bogotá. Una de las víctimas recibió un disparo en un pie, pero ya fue dada de alta.
Fleteo en Bogotá

Archivo particular

Fleteros pincharon carro y le dispararon a familia para robarla en Bogotá

Los ladrones les quitaron 14 millones de pesos que acaban de cambiar a dólares para un viaje. 

Una familia que iba a viajar a los Estados Unidos cambió 14 millones de pesos a dólares y salieron con rumbo a su casa pero, en la calle 127, en un semáforo, un grupo de fleteros les pinchó el carro.

Lea también: En Bogotá cada dos días, en promedio, asesinan a alguien por robarlo.

Dos hombres armados les apuntaron en la cara, les pegaron y a uno de ellos le dispararon.

Además las víctimas denuncian que los primeros policías en llegar no atendieron su denuncia y en cambio los dejaron tirados en el mismo lugar oscuro en donde los habían despojado de sus pertenencias.

Los heridos fueron trasladados por la misma familia a la clínica Reina Sofía y ahora temen por su estado de salud.

Lea también: ¡Pilas! Con este modus operandi bloquean cajeros y roban su dinero.

Fleteo: un delito que se está reactivando

Que hombres armados intercepten a ciudadanos, los maltraten física y psicológicamente, y que les roben todos sus ahorros puede cambiar el rumbo de una persona y su familia. El fleteo es un delito que sigue engrosando las cifras del atraco a personas, que solo este año ya suma los 57.000 casos en la capital.

La tranquilidad de *Pedro, comerciante, se vio interrumpida el pasado sábado 10 de julio. “Yo estaba en el centro comercial Portal 80 almorzando con mi esposa y mis dos hijos pequeños. Sentí que alguien se me acercó mucho cuando pagaba el parqueadero, pero no presté mucha atención. De ahí salimos para nuestra casa, en el barrio La Serena”.

Cuando arribaron, la esposa de Pedro se bajó del carro a abrir la puerta del garaje, y mientras él entraba en reversa se dio cuenta de que dos hombres desconocidos tenían encañonada a su pareja. “Le decían que se quedara callada. Yo tenía una cadena de oro y 60 millones de pesos en mi chaqueta para hacer un negocio. Los había dejado dentro del carro y me disponía a sacarlos”. Eran ganancias producto de su labor como empresario.

Lo siguiente que escuchó fue el grito de su esposa. “Ella fue muy valiente, empujó al ladrón y salió a gritar a la calle. Allí la aborda otro tipo y le apunta con un arma en la cabeza. Le coge sus manos y ella se resiste también, forcejea y hace que pierda el control. Luego se esconde detrás de un carro”.

(Puede leer: Caso grafitero: 22 años de prisión a excomandante de Policía de Suba).

Mientras eso pasaba, un fletero le apunta con un arma a Pedro, le insiste en que le dé la cadena, luego le pregunta qué tiene dentro de su chaqueta y le ordena abrirla. “No tuve opción. Amenazó a mis hijos”.

Fueron momentos de pánico en los que toda la familia temió por sus vidas. Los hombres escaparon como culebras entre el trancón y a plena luz del día. “Luego salí en mi carro y traté de perseguirlos, pero era imposible”.

Frustrado al no poder hacer nada, Pedro comienza a ver las cámaras de seguridad de su casa, pero, justo, habían dejado de grabar. No pasó lo mismo con la de los vecinos de la cuadra.

Así supo que en el hurto participaron dos hombres que se movilizaban en motocicletas de alta gama, otro más en una Bigüi, y otros dos que conducían un carro rojo y un taxi. “Mejor dicho, son bandas peligrosas y completamente organizadas”. Los delincuentes estaban sincronizados para cualquier eventualidad.

(Le recomendamos: El Distrito lanzó estrategia para eliminar el machismo en el hogar).

Con todas las pruebas en sus manos, Pedro puso la denuncia formal en la Fiscalía General de la Nación. “Les dije que ellos habían llegado a buscar directamente la cadena, les mostré videos, les expliqué de qué personas desconfiaba, incluso de un domiciliario que me había dado mala espina”.

Pasaron pocos días y le informaron que el caso sería archivado porque no habían dado con los responsables. “Yo perdí todos mis ahorros, los que iba a invertir en la temporada de diciembre. Estamos afectados psicológicamente. Mi hijo de cinco años me dice de un momento a otro que me cuide, que si me van a matar y lo más triste es que los responsables están sueltos”.

Esta familia cree que lo que querían los delincuentes era amordazarlos dentro de la vivienda para robar una mayor cantidad de cosas. “En el garaje de nuestra casa encontramos unos zunchos que se le cayeron a uno de los delincuentes. Si no es por mi esposo, hasta se nos llevan la camioneta”.

Cerca de la casa de esta familia hay un CAI, pero estos, lejos de atender el caso, se comenzaron a pelotear la responsabilidad. “Que mi casa pertenecía a otro cuadrante y que no podían hacer nada. Mejor dicho, solo nos queda salir del país porque aquí no hay justicia. Tenemos miedo de que esa banda nos vuelva a atacar”.

(Lea también: Inundaciones en Suba y deslizamiento en Rafael Uribe: balance de lluvias). 

El Restrepo

Este no ha sido el único caso que ha sacudido a la capital en el tema de fleteos.

*Diego tuvo que trasladarse a otra ciudad del país porque en Bogotá sigue corriendo peligro, luego de haber sido víctima del delito en el Restrepo el pasado 8 de julio a las 2:40 de la tarde. “Yo retiré un dinero del banco, nadie más sabía, era para pagarme un posgrado en la Universidad Distrital”. Dice que el cajero nunca le habló del acompañamiento policial. Así fue que salió con el dinero, y confiado, pues sus familiares son empresarios del calzado y siempre se había sentido seguro en este sector de la ciudad. “Con 14 millones de pesos me dirigí hacia una tienda a hacer unas compras con mi esposa, y es ahí en donde me interceptan dos sujetos, uno de ellos con un revólver”.

Trató de meterse en un local, pero no hubo nada que hacer, lo encañonaron. “El tipo me retuvo ahí adentro. Yo le pasé un fajo de billetes de 50.000, pero, ¡oh sorpresa!, me dijo que le hacía falta más plata, que 9 millones en billetes de 100.000. ¿Cómo podía saber? Conocían hasta en qué sitio tenía el dinero. He pasado derechos de petición para que el banco me deje ver lo que las cámaras grabaron ese día y no ha sido posible”. Diego está seguro de que la banda que lo atracó es cómplice de algún funcionario del banco. “Es sospechoso que tuvieran tanta información”.

Luego del atraco, los delincuentes huyeron en una moto Tucson negra que la víctima había visto en frente de la entidad financiera. En la huida, los delincuentes chocaron contra un vehículo, pero rápidamente reaccionaron y escaparon. “Por mi propia cuenta comencé a recopilar imágenes grabadas por varias cámaras del comercio de la zona y me di cuenta de que había cuatro motociclistas involucrados en el robo y el conductor de un Chevrolet Sail de color negro”. Pese a todas las pruebas que recopiló, la investigación sobre su caso no ha avanzado. “Me llamaron a decirme que habían trasladado el caso a otra fiscalía”.

(Puede leer: ¿Regresan los cepos para controlar a los mal parqueados?).

No ha sido el único caso en el sector, Diego sabe de tres más. “A una empresaria le robaron siete millones de pesos; a otra, 50 y su esposo recibió un disparo, y a otra por quitarle tres la mataron. Todo en el mismo sector”.

Diego no comprende por qué con tantos antecedentes en el barrio no se investiga toda la cadena del crimen. “El día de mi atraco la policía tardó mucho tiempo en reaccionar. ¿Qué está pasando? En ningún momento activaron ningún plan candado. Ahora los investigadores ni me contestan las llamadas”. Diego no pudo estudiar, se frustraron todos sus sueños. “Tan difícil que es poder especializarse. Nos cohibimos de muchas cosas con mi familia y no sirvió de nada. Hay que cambiar esa cultura retrógrada de que no hay que dar papaya, por la de: nada de esto debería pasar”

Atraco a familia de Epa Colombia 

Los padres de Daneidy Barrera Rojas, conocida como 'Epa Colombia' fueron la últimas víctimas de un intento de atraco en la avenida Boyacá, a la altura de la calle 13, suroccidente de Bogotá.

Un escolta de los padres de la influenciadora reaccionó y disparó contra uno de los señalados atracadores. El padre de la joven resultó herido en su brazo y a esta hora se recupera en un centro asistencial.

Capturas

La última captura importante realizada por la Policía fue la de la denominada banda ‘los Fríos’. Contra ellos habría diez denuncias instauradas por atracar a personas en las localidades de Barrios Unidos, Kennedy, Fontibón y Puente Aranda. Se les imputó el delito de hurto agravado y calificado y concierto para delinquir. La suma hurtada por esta banda, un verdadero terror para el sistema financiero, sumó unos 350 millones de pesos.


REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Más noticias

Lluvias en Bogotá: un ciclista muerto y dificultades viales en sectores

- Joven de 16 años falleció en colegio en Ciudad Bolívar

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.