Secciones
Síguenos en:
Así viven los universitarios el regreso a la presencialidad
Universidades presenciales

Algunas clases se darán de manera presencial con transmisiones por plataformas digitales.

Foto:

Universidad de los Andes

Así viven los universitarios el regreso a la presencialidad

Algunas clases se darán de manera presencial con transmisiones por plataformas digitales.

Destacan que el retorno tendrá impactos en las materias que requieren experiencias prácticas.

A partir de esta semana y la próxima, las universidades públicas y privadas de la capital inician el calendario académico del segundo semestre de 2021. Desde hace un año y medio, las instituciones de educación superior tuvieron que adaptarse a la virtualidad como alternativa a la situación de salud pública por el covid-19, pero ahora que hay avances en vacunación de jóvenes y maestros, volver a las aulas será la prioridad.

Como lo relata María José Muñoz, miembro del Consejo Superior de la Universidad de los Andes, este regreso tendrá impactos positivos sobre la salud mental de los estudiantes y permitirá desarrollar las habilidades prácticas de carreras que requieren laboratorios y elementos específicos dentro del aula de clases.

(Le puede interesar: Matrícula cero: estos son los requisitos para acceder al beneficio)

“Es en las universidades donde está la infraestructura adecuada para aprender”, dice Muñoz, y agrega que también es importante volver a sentir la experiencia universitaria más allá del entorno académico, por lo que los universitarios también podrán gozar de bibliotecas, gimnasios y espacios al aire libre para compartir con amigos.

En la Universidad de los Andes, al igual que en otras instituciones educativas de Bogotá, se han hecho esfuerzos para tener un regreso bioseguro. Según este centro educativo, la positividad para covid-19 en la comunidad educativa ha sido del 0,7 % en el transcurso del último año y también hay avances en vacunación de profesores y personal administrativo. En esta institución la semipresencialidad tendrá dos opciones: algunas clases será obligatorio verlas en los salones del campus y otras tendrán la opción de verse de manera presencial con transmisiones a través de plataformas digitales.

Muñoz destaca que la universidad tuvo una experiencia valiosa el semestre pasado, cuando se garantizaron las condiciones para el retorno de algunos estudiantes. Por esto, los Andes obtuvo certificación Icontec por los protocolos de bioseguridad que tiene en el campus.

Por su parte, Daniela Tapia, coordinadora de la Organización Colombiana de Estudiantes, comenta que el retorno presenta un reto por los alumnos que se encuentran en modo virtual.

“Los estudiantes que están en otras ciudades tienen todas las posibilidades de seguir estudiando, de seguir teniendo este mismo acceso a la educación de una manera remota y con las mismas condiciones que las personas que quieren tomar sus clases de manera presencial”, dice.

(También puede leer: Cinco formas como nos cambió la calidad de vida en el 2020)

Tapia agrega que de la comunidad educativa depende que no se vuelvan a suspender las clases, al mencionar que “las personas que asistamos de manera presencial a la universidad tenemos que ser conscientes de que todavía existe un riesgo y que debemos seguirnos cuidando”.

Reactivación económica

Con el regreso de los estudiantes a las universidades, otros que lo toman como buena noticia son los comercios cercanos a los campus que se han visto afectados por la no presencialidad. Desde hace más de un año las calles comerciales de estos sectores dejaban ver los sueños rotos de pequeños negocios dedicados a la impresión o venta de comidas.

(Además: Pequeños negocios: grandes perdedores en la pandemia)

Andrea Serna, gerente de la Comercial Papelera cercana la Universidad Javeriana, dice que este tipo de negocios, al depender de las dinámicas de los estudiantes, tuvieron graves afectaciones. Esta clase de comercios tuvieron que hacer recortes de personal, solicitar préstamos financieros y vender otros productos.

“Nos vimos afectados totalmente porque el sector de comercio que nosotros manejamos es papelería, y al no estar los estudiantes presentes no necesitan tantos materiales. Por nuestra parte, las ventas bajaron más del 70 por ciento”, dice la comerciante, y espera que el retorno sea un alivio para este sector.

Este mismo panorama lo vivió Carlos Rivera, dueño de un taller de serigrafía cercano a las universidades Piloto y Javeriana, quien tuvo que vender tapabocas y guantes para sobrellevar las difíciles condiciones que generó la ausencia de los universitarios en la zona y espera subsanar pronto los huecos financieros.

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.