Secciones
Síguenos en:
Materas con ‘pinta’ de casas de barrio bogotano
AUTOPLAY
Así son las materas con look bogotano
Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO.

Materas con ‘pinta’ de casas de barrio bogotano

Íngrid Salcedo es una artista plástica que plasma el encanto de las fachadas capitalinas.

Las manos de Íngrid Salcedo trabajan con la delicadeza y precisión de una albañil que construye a escala miniatura. Hace varios meses, esta artista plástica de la Universidad Distrital encontró la posibilidad de vivir del arte con los ladrillitos y un poco de cemento que recrean el encanto de las fachadas de barrio popular, esas que escapan a la homogeneización de los conjuntos cerrados.

(Le puede interesar: La viajera de 64 años que quiere conquistar Colombia en bicicleta)

El hecho de haber crecido entre las calles de Argelia y Patio Bonito, dos barrios de Kennedy, y haber realizado un trabajo comunitario enfocado en la recuperación de la memoria de los territorios le dieron pistas de lo que sería el Proyecto Barr(i)o, en el que se enmarca la creación de sus materas. “A partir de eso logré entender esas memorias y cómo se construyeron esos barrios populares. Fue a partir de la autoconstrucción: familias y comunidades crearon casas, barrios enteros y hasta localidad a partir de su propia inventiva e imaginación. Así se levantaron Kennedy, Bosa, Usme... También vi cómo algo del campo llegaba a la ciudad por el desplazamiento forzado: la práctica de sembrar. Entonces junté eso, autoconstrucción y agricultura urbana, y salió la idea de las materas”, cuenta Íngrid.

Siete meses después de haber iniciado su carrera como ‘maestra de obra’, ha hecho cerca de 30 casas. Empezó con un diseño inspirado en la casa de un amigo en Soacha, siguió con una serie de casas genéricas o sin referente y ahora hace fachadas personalizadas y que recrean las casas de los recuerdos de sus clientes.

(Además:El mural que cuenta una historia de amor por la bicicleta)

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO.

“De los proyectos que más recuerdo hay uno que me pidió una amiga. Es la casa que sus abuelos, que venían desplazados de Chocontá (Cundinamarca) y llegaron al barrio San Fernando, en la localidad de Barrios Unidos. El señor era carpintero, hizo las puertas, las ventanas... dentro de la casa había una carpintería. Y dicen que todo olía a madera, no solo por el negocio, sino porque la abuela tenía un fogón de leña”, cuenta Íngrid. Su réplica trata de hacer honor a la casa que esa familia levantó como pudo. Lo hizo a partir de una foto del álbum de Silvia, su amiga: en la imagen se ve al padre de pie, bajo el marco de la puerta gris de madera. Íngrid hizo la puerta en madera, al igual que las ventanas, y revivió esa casa hecha a retazos de ladrillos, cemento y arena

Materas con ‘look’ de barrio bogotano

Una de sus materas personalizadas. En el celular, la imagen de referencia.

Foto:

Ana Puentes / Archivo particular

(Para seguir leyendo: La historia del 'arqueólogo de marcas' que conquista Instagram)

Lo de albañilería no lo aprendió en la universidad, sino de su padre, que hizo de todo en la vida: obras, celaduría y pintura, para después de 15 años terminar de pagar su primera casa propia.

En la pared del apartamento en el que vive Íngrid ahora, en el centro de Bogotá, está exhibida una reproducción del orgullo de sus padres y su familia: una réplica de esa, la fachada de la casa de interés social de Patio Bonito, la casa número 138 que por fin fue de los Salcedo después de tres intentos fallidos de conseguir ese derecho de “tener dónde meter la cabeza”.

Fachadas

La fachada de la casa de los padres de Íngrid Salcedo.

Foto:

Ana Puentes

(Vea: El fotógrafo que captura ‘letras’ en Bogotá desde las alturas)

Aunque esta fachada no tiene nada particular en su exterior, pues pertenece a un conjunto, sí es la imagen del esfuerzo. “Tuvimos una economía muy apretada para pagar cada cuota. Para muchos bogotanos, comprar una casa no es una posibilidad en el corto y mediano plazo, sino que es todo un proyecto. También es una ventaja para la generación que sigue. Por la casa de mis papás, yo pude estudiar; pero mis amigos, que vivían en arriendo, salieron del colegio a trabajar para ayudar con los gastos de la casa”, comenta Íngrid. Su arte es quizá, también, un homenaje al trabajo. Ella, incluso, lo reconoce como un acto político.

Antes de las materas, Íngrid hizo fachadas, “al principio iban con un grafiti o un cartel. Porque eso también hace parte de mi vida. Decían ‘Todo el poder para el pueblo’, ‘Poder popular’, ‘Viva la minga’ o ‘No nos han derrotado’. Ahora que estoy con las materas personalizadas hay una limitación. Pero a veces hay personas a las que les gustan y me piden que los ponga. Es como una legitimación del grafiti y del trabajo comunitario”, anota.

Al final del día, cada pieza es única y parte de una matera artesanal que Íngrid compra o que, si la situación lo requiere, hace a mano en cerámica, como le ocurrió con un pedido inspirado en Torres del Parque, el icónico conjunto diseñado por Rogelio Salmona.

Luego hace ventanas y puertas en MDF o madera y, después, prepara las mezclas para pegar los ladrillos. Finalmente, agrega los detalles: las rejas, los balcones o hasta los antejardines. Entonces pone la planta, que bien puede ser escogida por ella o por el cliente. “Alguien me pidió un helecho específico, porque era el que tenía su abuela en el jardín”, comenta.

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO.

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO.

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Materas con ‘pinta' de barrio bogotano

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO.

Fachadas

Materas con ‘look’ de barrio bogotano

Foto:

Ana Puentes

Además de los pedidos personalizados, espera poder hacer un réplica de la casa de la película colombiana, filmada en la Bogotá de los años 90, La estrategia del caracol.
“Ahí tienen su hijueputa casa pintada”.

Si lo desea, puede seguir el trabajo de Íngrid, ver sus creaciones y hacer sus pedidos a través de la cuenta de Instagram sinovivoahoranuncavivire

ANA PUENTES
En Twitter: @soypuentes

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.