Joven creó cápsula de vivienda que daría alivio a damnificados

Joven creó cápsula de vivienda que daría alivio a damnificados

Sofía Leal  hizo de una tarea de su colegio un proyecto que ya fue reconocido internacionalmente.

Neigloo

Sofía Leal, de 16 años de edad, es estudiante del Gimnasio Los Cobos, ha presentado su iniciativa en varios países del mundo, y alterna sus clases de colegio con su proyecto.

Foto:

Archivo particular

Por: Óscar Murillo
19 de febrero 2021 , 10:32 p. m.

Sofía Leal tenía 10 años cuando su papá le habló de la tragedia por la avalancha que arrasó a Armero, Tolima, en 1985. El relato la conmovió. Tanto sufrimiento, tantas familias deshechas y sin hogar. La niña sintió pena por la destrucción que le narraba su padre, y su corazón cambió para siempre.

Así lo cuenta Sofía. Ella es joven, tiene 16 años, pero aparenta más. Es alta. Cabello negro. Su tono de voz es de locutora de radio, ancho y serio. Está en grado décimo en el Gimnasio Los Caobos, y desde sus 13 años hace más que ir a clases de lunes a viernes.

(Le puede interesar: Busco a mi hija hace 25 años: los extraños raptos que aterraron a Suba)

Desde aquella vez que supo lo de Armero, descubrió que tenía que hacer algo por los damnificados, por los necesitados. Le parecía (y aún le parece) injusto que las personas que pierden todo por un fenómeno natural tengan que pasar días, semanas, incluso meses alojadas en carpas frías, incómodas e inseguras. Como sumando una tragedia más.

Por esta razón, con 13 años, cuando su colegio decidió organizar una rueda de negocios de los estudiantes, Sofía supo que era la oportunidad, no para hacer dinero, sino para consolidar un proyecto para la gente. Fue ahí cuando nació su invento.

“Lo vi como una opción para hacer un proyecto real, en este caso era una simulación de una empresa y la mayoría de proyectos eran empresas, pero lo vi como una oportunidad para irme por algo más social, que era lo importante”, contesta una joven estudiante de bachillerato que cree tener en sus manos un proyecto que dará alivio a quienes más lo necesitan.

Neigloo

Sofía Leal, de 16 años de edad, es estudiante del Gimnasio Los Cobos, ha presentado su iniciativa en varios países del mundo, y alterna sus clases de colegio con su proyecto.

Foto:

Archivo particular

(Para seguir leyendo: Cazadores de fachadas: así es la 'diversidad del ladrillo' en Bogotá)

La propuesta fue Neigloo, una cápsula con diseño futurista, de 8 metros cuadrados, con la capacidad de albergar cuatro o hasta cinco personas, fácil de transportar y que les brindaría a quienes hayan perdido sus casas por un desastre natural un ambiente de hogar mientras pasan los días más difíciles.

Cuenta con una cama semidoble, una cama que se despliega debajo y un camarote, una zona que podría ser una cocineta, sus respectivos armarios, espacio para una nevera, y una mesa plegable para ser un escritorio o un comedor. La estructura se abre y cierra con facilidad.

“Mi papá es arquitecto. Él me ayudó mucho con la parte técnica, los dos estuvimos en este proceso, yo quería hacer algo muy estético, muy útil, una de las principales características de Neigloo es que debe ser eficiente en transporte, la razón del uso de carpas en catástrofes es que son livianas y fáciles de transportar, pero no brinda la comodidad y seguridad, lo que quería era buscar una manera que fuera eficiente, que se pueda transportar, que fuera armable, que diera esa sensación cálida de hogar”, explicó, con precesión y emoción, Sofía.

Ella lo es todo en su proyecto. Lo promociona, lo ajusta, lo estudia. Es parte de su vida, y sueña con ver su modelo, inspirado en un caracol, un armadillo y un iglú, brindando soluciones temporales de vivienda a millones de personas que lo necesiten en todo el mundo. Y es que esta idea ha trascendido fronteras y ya tuvo su primer reconocimiento internacional.

(Además: Jóvenes hacen su propia biblioteca en la Bogotá rural)

“Empezó basándose en la proporción divina, o el número áureo, un concepto de la naturaleza, en el nautilos, una especie de caracola, y tiene una apariencia similar, en la manera cómo se distribuyen los cascos, pero la manera en que se arma está inspirada en un caparazón de un armadillo; y el concepto que sea más bien esférico viene del iglú”, precisó Sofía.

Neigloo está planeado para ser construido con fibra de vidrio, resina y algunos elementos en aluminio, que sean livianos para facilitar su transporte.
En estos años de presentar en uno y otro lugar su proyecto, ha logrado importantes reconocimientos y oportunidades, aunque aún busca un financiador que termine de dar el impulso que hace falta para su producción.

En el 2018 ganó la cumbre internacional de emprendimiento en la categoría infantil, y en mayo del 2019 estuvo en Nueva York, presentando su iniciativa ante la ONU.
“Actualmente estamos en el tema de ver cómo podemos llevar un iglú que resulte económico, porque cuando ocurre una catástrofe hay miles de personas que lo necesitan, estamos viendo cuánto podría costar uno. Inicialmente, la idea es que cuando se produzca en masa, y con moldes, esto facilite la manera de financiar el proyecto”, planea la joven.

ÓSCAR MURILLO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.