Secciones
Síguenos en:
‘Me llamaron a decirme que mi hija se había lanzado de un carro '
AUTOPLAY
Ana María: falleció tras caer de vehículoAna María: falleció tras caer de vehículo
Ana María

Archivo particular

‘Me llamaron a decirme que mi hija se había lanzado de un carro '

Madre narra la historia de la muerte de su hija en Chía. Dice que no es accidente.

Ana María Medina Moreno cumplía hoy 23 años pero un extraño hecho hizo que su vida terminara el viernes pasado. Hoy solo queda el triste relato de su madre. “Mi hija salió de mi casa a las 7:30 de la noche y a las 11 de ese mismo día me llamó su pareja a decirme que ella se había tirado del carro y que se había muerto”.

Mi hija salió de mi casa a las 7:30 de la noche y a las 11 de ese mismo día me llamó su pareja a decirme que ella se había tirado del carro y que se había muerto

¿Qué explica semejante desenlace? Esa respuesta es la que hoy busca su madre Adriana Moreno Achury a quien nadie le ha explicado con exactitud qué fue lo que pasó.

La joven estaba viviendo con ella desde marzo de 2020. La cuidaba porque el año le trajo muchos quebrantos de salud y había estado muy enferma. “Yo vivo en la calle 72 con 30 y pues ella toda linda me estaba acompañando pero yo siempre la veía muy nerviosa porque su pareja la llamaba con regularidad”.

(Lea también: Capturado en Fusagasugá hombre que atacó a su pareja con un hacha)

Ana María residía con Sebastián Rodríguez a quien conoció en una fiesta en Zipaquirá, un amigo en común los presentó. “Yo, la verdad, no sé muchas cosas de él. La niña me dijo que él trabajaba en La Alquería pero luego me enteré de que no era cierto. Lo que sí le puedo decir es que no la dejaba un solo momento, todo el tiempo la buscaba”.

Ese viernes, cuando la llamó, Adriana cuenta que la joven estaba feliz porque después de mucho tiempo sin trabajo había conseguido un puesto en un call center sobre la avenida El Dorado. “Llegó toda contenta y hasta me mostró la tarjeta de Davivienda. Estaba ilusionada”.

Ana María Medina Moreno

La joven tenía una gatica y su madre cuenta que su pareja la usaba para manipular a la joven.

Foto:

Archivo particular

Por todo eso la teoría de que su hija estaba en depresión y que esa fue la razón para tirarse desde un carro en movimiento, sobre el Puente del Común, en la ruta que conduce de Chía a Bogotá y en donde ocurrió el supuesto accidente, a ella no le convence. “La puerta del carro quedó abierta. Yo necesito saber los resultados de la necropsia para saber de qué murió mi hija y que otras lesiones tenía”.

La mujer le dijo a EL TIEMPO que personal de criminalística le contó que el cuerpo de la joven tenía arañazos y golpes y que es materia de investigación si estos se produjeron antes del accidente. “Ella tenía muchas ilusiones, no me cabe en la cabeza que se haya querido tirar así de un carro”, dijo Adriana.

(En otras historias: La historia del asesino que huía de la policía vestido de mujer)

De la convivencia de Ana María con Sebastián Rodríguez se sabe que vivían en Chía. “A él no le gustó de a mucho que mi hija me acompañara, le decía que yo ya estaba bien”.

Adriana dice que el celular de su hija le fue entregado y que allí gracias a que sus amigos lo desbloquearon hay videos en donde se evidenciaría que la joven era maltratada por su pareja. “Hasta le secuestraba una gatica que ella tenía para no dejarla salir de la casa. De eso me enteré este sábado. Todo eso ya se lo entregamos a la Fiscalía General de la Nación”.

(Siga leyendo: Hoy se definirá si asesino de los cerros es culpable de abuso sexual)

La última vez que Adriana vio a su hijo salió feliz a comer con su pareja. “Sebastián la estaba esperando en frente de la casa. Yo la verdad estoy desconsolada. Necesito que me ayuden a saber qué fue lo que pasó”.

La madre le dijo a EL TIEMPO que al día siguiente de los hechos Sebastián Rodríguez salió en libertad. “Decidieron que todo había sido un accidente de tránsito, solo le quitaron el pase porque estaba borracho. Primero salió él porque el cuerpo de mi hija me lo entregaron hasta el día sábado. Mi nena no era loca ni depresiva, ella no era una hija así”.

Otras notas de Bogotá: 

'No es fácil levantarse y que mi hijo me diga: ‘papá, estoy deforme''

La historia del asesino que huía de la policía vestido de mujer.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.