‘Deseo con todo mi corazón que sean condenados’

‘Deseo con todo mi corazón que sean condenados’

La esposa de una de las víctimas del 9 de septiembre del 2020 habló sobre el proceso judicial.

Fonseca

Jáider Fonseca, de 17 años de edad, falleció la noche del 9 de septiembre del 2020, en Usaquén.

Foto:

Archivo particular

Por: Redacción Bogotá
19 de enero 2021 , 09:19 a. m.

Jáider Fonseca tenía 17 años cuando lo asesinaron. La noche del 9 de septiembre del 2020, en inmediaciones del CAI Verbenal, en Usaquén –uno de los puntos más críticos de las protestas de ese día, originadas por el homicidio de Javier Ordóñez–, este menor decidió salir a manifestarse. Lo hizo de manera pacífica y al frente de su vivienda.

(Además: El prontuario criminal de los capturados por el caso Michelle Amaya)

No obstante, en momentos en los que los disturbios y la violencia se tomaron la zona, trató de resguardarse tras una puerta. Sin embargo, recibió cuatro impactos de bala, al parecer accionados por policías.

Un año y 10 meses antes de esto, el joven y su hermana, de 13 años en ese momento, deambularon por 15 días en la ciudad, ya que su mamá los había sacado de la casa. No tenían a dónde ir. Pasaron momentos difíciles, pero la fortuna les sonrió tiempo después, ya que una familia decidió acogerlos.

“Vivimos juntos durante un año y 10 meses, y puedo decir que él era el ser más alegre, amoroso y luchador, fue un padre joven, a sus 17 años para ser exactos, trabajaba como domiciliario o pintor para ganarse la plata de los pañales de nuestro hijo Samuel”, cuenta Maira, la joven viuda que exige justicia para su “niño”.

“Le digo niño porque por todo se emocionaba, así solo fuese un dulce, él era feliz, era un guerrero que luchó hasta el día de su muerte”, lo recuerda de nuevo Maira, quien ahora lucha por que se la reconozca como víctima, ya que era su compañero sentimental.

(Lea también: Le robaron el celular, buscó al ladrón, lo encontró y lo asesinó)

Según explicó, el fiscal del caso solo la reconoce como la madre del hijo de Jáider, pero no como su pareja sentimental no obstante que, explica, llevaba más de un año y 10 meses conviviendo en la misma residencia con el joven. “Él estaba en la calle, a la intemperie junto a su hermanita, y mi familia y yo los acogimos”, sostuvo la mujer.
Finalmente, su anhelo es que los responsables de este crimen paguen por lo que hicieron.

“Deseo con todo mi corazón que sean condenados estos asesinos, que paguen con cárcel, y que no solo ellos sean los judicializados, sino también las líneas de mando, aquel que dio la orden, el uniformado que estuvo de cómplice y no hizo nada para detener está masacre. Ya son más de cuatro meses y nuestra sed de justicia se hace más y más grande”, afirmó.

Otras víctimas

Angie Paola Baquero

"Tenía 29 años, era estudiante del Sena en gestión documental. Vivía en el barrio Luna Park de la localidad de Antonio Nariño. Trabajaba en monitoreo de cámaras de la Secretaría de Integración Social. Ayudaba económicamente a sus padres", dice el reporte, y agrega: "Angie estaba saliendo de su trabajo cuando vio la manifestación en el CAI La Gaitana. En ese momento, los policías empiezan a disparar indiscriminadamente. Es herida en el abdomen".

Cristian Hernández

"Tenía 26 años. Había terminado el bachillerato y trabajaba en una empresa de domicilios. Tenía una hija de un año y ocho meses. Vivía en Verbenal (...). El 9 de septiembre a las 9 p. m., Cristian le informó (a su padre) que le había salido un domicilio cerca. En el camino, unos agentes lo abordaron y en hechos confusos lo tiraron al suelo. Como era cerca de su vivienda, sintieron los gritos de otras personas en el lugar. El padre salió corriendo y lo encontró en el suelo todavía con vida, con un disparo en la cabeza cerca del ojo. La misma policía no lo dejó acercarse para auxiliar a Cristian".

Andrés Felipe Rodríguez

"Tenía 23 años. Oriundo de Buenavista, Córdoba. Encontró trabajo en un autolavado de Chapinero (...). Al salir del trabajo, Andrés se encontró con un amigo cerca del CAI Verbenal. Empezaron a sonar disparos. Su amigo se tiró al suelo y cuando miró buscando a Andrés lo encontró en el piso sangrando (...). La ambulancia lo llevó al hospital Simón Bolívar, en donde falleció aproximadamente a las 10 p. m.".

Germán Puentes Valero

"Tenía 25 años. Trabajaba como domiciliario. Su esposa tiene dos meses de embarazo (...). Al llegar a casa el 9 de septiembre sufrió un disparo en la cara. Fue agredido por la policía en el CAI Suba Rincón. El cuerpo llegó como NN al hospital de Suba (...). Germán ya había denunciado abuso policial en el mismo CAI. La denuncia se había archivado".

Julián Mauricio González

"Tenía 27 años. Era estudiante de último semestre de Ingeniería Industrial. Vivía con su madre en Kennedy. Trabajaba como empleado de Gas Natural del Grupo Vanti (...). (Amigos) reportan que salieron a protestar. En circunstancias por esclarecer, hombres civiles armados que se encontraban protegiendo el CAI Timiza empiezan a disparar y lesionan a Julián en el abdomen. Julián es sometido a cirugía. Fallece a la 1:15 a. m.".

Fredy Mahecha

"Tenía 24 años. Oriundo de Cúcuta. Trabajaba como guarda de seguridad. Se había inscrito en el Sena en cursos cortos de formación para el trabajo (...). Salió a observar (en Suba) lo que estaba ocurriendo en la calle cuando llegaron motorizados y empezaron a disparar indiscriminadamente. Fue herido en el estómago y en el pecho. Fue trasladado al hospital de Suba, donde falleció".

(Freddy Mahecha, el joven cucuteño que murió en las protestas de Bogotá)

Julieth Ramírez

"Tenía 18 años. Era tecnóloga en pedagogía infantil y era estudiante de Psicología e inglés (...). Una bala perdida impactó a Julieth a pocos metros del CAI La Gaitana".

('Con una bala perdida me mataron a mi hija': padre de Julieth Ramírez)

María del Carmen Viuvche

"Tenía 62 años. Madre de tres hijos y abuela de dos nietos. Llevaba 20 años trabajando en una casa de familia en Modelia (...). Se bajó del SITP en la 139 con Cali. Tenía que cruzar la vía para hacer el transbordo y seguir rumbo a su casa. Tenía un desgaste de rodilla y cadera, utilizaba bastón. No tenía la habilidad para esquivar el bus que robaron los delincuentes. Luego del accidente, la despojaron de sus documentos y (por eso) no pudieron identificar su cuerpo al llegar al hospital".

BOGOTÁ
EL TIEMPO
Twitter:

Siga leyendo:

Homicidios aumentan en Ciudad Bolívar y jóvenes son los más afectados.

La tecnología con la que Bogotá pretende combatir el crimen.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.