Secciones
Síguenos en:
Así se mueven las bandas: radiografía de la delincuencia en Bogotá
Delincuencia

Autoridades de seguridad han fortalecido capacidades de inteligencia de la Policía de Bogotá.

Foto:

Secretaría de Seguridad

Así se mueven las bandas: radiografía de la delincuencia en Bogotá

Autoridades de seguridad han fortalecido capacidades de inteligencia de la Policía de Bogotá.

La Mebog desarticuló 94 estructuras y capturó a 465 personas en el primer semestre de este año.

En nueve operativos, hombres de la Fiscalía y la Policía Metropolitana de Bogotá (Mebog) les encontraron 928,2 gramos de cocaína, armas de fuego y 42 cartuchos de munición. Eran once delincuentes que poco a poco fueron apoderándose de la venta callejera de drogas en un sector de Kennedy, principalmente en los barrios Techo, Kennedy Central y El Amparo. Se distribuyeron tareas, se organizaron, y repartían de manera jerárquica las ganancias de lo que traficaban en parques, esquinas y sitios de rumba. Fueron desenmascarados.

(Le puede interesar: La Candelaria y Los Mártires, localidades con peor índice de seguridad)

Se los identificó como ‘Génesis’, una temible estructura delincuencial responsable del aumento de hechos de violencia en estos sectores del suroccidente de la ciudad. Todos fueron capturados; diez, enviados a prisión por concierto para delinquir agravado y tráfico de estupefacientes, y solo uno, cobijado con casa por cárcel. El exsecretario de Seguridad Hugo Acero insistía en que el problema de que la Policía capturara delincuentes y que estos quedaran libres el mismo o al otro día era algo del pasado, y lo que ocurrió con esta banda parece darle la razón.

Como ‘Génesis’, desarticulada en operativos realizados el 29 de junio pasado, en lo que va del año en la capital del país han sido desintegradas 94 organizaciones, logrando la captura de 465 delincuentes. Para explicar dónde se han dado estos golpes, la Mebog informa que su trabajo está distribuido en cuatro Comandos Operativos de Seguridad Ciudadana (Cosec), cada uno conformado por varias localidades (ver gráfico).

(También puede leer: ‘Vamos a estar mucho en la calle’: nuevo secretario de Seguridad)

Esto, añaden, les permite rastrear el comportamiento del crimen según la zona de la ciudad (sur, occidente, norte y centro), además de priorizar las acciones de intervención operativa o de investigación criminal. Por ejemplo, el Cosec 2 (sur) es el comando que más bandas desarticuladas aportó este año, con 30 desarticulaciones y 144 capturas. Allí están Ciudad Bolívar, Usme, San Cristóbal, Tunjuelito y Rafael Uribe Uribe. En estos lugares ocurrieron 228 de los 554 asesinatos de toda la capital en los primeros seis meses de este año.

“Allí tenemos un tema que es de terreros, invasiones, el tema de apoderamiento de tierras. Los que llegan a vender no son personas pobres, hay un tema de una trascendencia diferente, hay intereses de organizaciones más estructuradas, con capacidad económica más grande para apoderarse de un territorio y empezar a vender; allá no entra cualquiera; si voy, es porque tengo armamento y logística; hay poderes de gente de cuello que está metida allá”, le dijo a EL TIEMPO un investigador de la Sijín de la Metropolitana.

No obstante, el perfil de las empresas delincuenciales –como las llaman algunos– varía de acuerdo con la zona de la ciudad en la cual están. Aunque el sur de la ciudad aporta buena parte de la criminalidad, el Cosec 3, que integra a las localidades del occidente (Bosa, Kennedy, Fontibón y Engativá) es más influyente en los hurtos.

En estas localidades se reportaron 28 bandas desarticuladas y 163 capturas del último semestre, y allí ocurrieron 16.136 de los 46.746 hurtos, incluso más que en las localidades del centro.

“Por ejemplo, Kennedy es más grande que Barranquilla, no podemos tratar a Kennedy como una localidad mínima, sino con una dinámica diferente. Y en estas localidades del occidente confluyen muchas cosas: hurto a personas, de vehículos, homicidios, estupefacientes, una problemática social bastante alta, y ahí se ha centralizado el tema de Corabastos. Ese es un lugar en el que pueden confluir muchas cosas por todo lo que llega”, explica un funcionario de inteligencia judicial que reconoce que en estas localidades también han detectado asentamientos de extranjeros en los que son presa fácil para las garras del crimen.

Y este no es un tema menor. Después de hacer cuentas, y de pensar por algunos instantes, dice que de cada 10 bandas delincuenciales que se están desarticulando, en al menos seis habría participación de un ciudadano venezolano. Son estimaciones, pero inquietan principalmente por lo que ocurre en otro de los sectores claves de la ciudad, el centro.

Este comando, el Cosec 4, está al frente de las localidades de Santa Fe, La Candelaria, Los Mártires, Puente Aranda y Antonio Nariño.

(Además: En el centro de Bogotá empezará piloto de nuevo uniforme de la policía)

Allí, por la cantidad de población flotante, explica el investigador de la Sijín que hay presencia de bandas dedicadas al hurto, pero también una fuerte presencia de microtráfico. No obstante, no es lo único que lo inquieta. Allí fueron desestructuradas 16 bandas delincuenciales, con 74 capturas.

“Encontramos temas de prostitución infantil, trata de personas, tenemos lugares con asentamientos de población extranjera donde marcan una territorialidad, y hay tráfico de estupefacientes. En el centro tenemos lugares que se han prestado para eso, como los ‘pagadiarios’. Hemos intervenido casa- hoteles completos, de cuatro o cinco pisos, en donde hay elementos hurtados, bicicletas, drogas”, manifestó el uniformado.

Ómar Oróstegui, director del centro de pensamiento Futuros Urbanos (FU), expresó que uno de los recientes logros de la ciudad en términos de seguridad es que se han fortalecido las capacidades investigativas, principalmente aquellas especializadas en delitos de alta rentabilidad económica. “Sin embargo, son tan rentables hoy las actividades ilegales que así como desaparece una banda, se crea otra”, dijo.

Y seguir en el sentido de fortalecer las capacidades de investigación es algo que tiene en el radar el nuevo secretario de Seguridad, Aníbal Fernández de Soto, quien en reciente conversación con este diario se pronunció al respecto.

“No es solo de pie de fuerza, sino también un tema de investigación criminal, inteligencia para entender esos grupos delincuenciales como objetivo de alto valor para buscar su desarticulación y judicialización”, sostuvo el funcionario.

El otro comando operativo de la policía Metropolitana es el Cosec 1, y este es el que reúne a las localidades del norte de la ciudad (Suba, Usaquén, Chapinero, Teusaquillo y Barrios Unidos). Allí predominan, por ejemplo, los hurtos en residencias, comercio y robos que implican millonarias ganancias para los delincuentes.

“No es lo mismo que se metan en Usaquén, en el barrio Contador, donde en un hurto en una residencia pueden hacerse 600 millones de pesos, que entren a otro barrio. También allá es donde ocurrieron los casos de ‘los Rólex’, el del Starbucks, son delincuentes que miran esas situaciones para accionar; las estructuras cambian y se modifican porque ven cuál sería esa retribución económica, son diferentes, con más estructura y mejor capacidad logística, con diferente armamento”, dijo el investigador.

(Le sugerimos: Los cinco desafíos del nuevo secretario de Seguridad)

Para Andrés Preciado, investigador y docente de la Universidad Eafit, es positivo que la operatividad de la Mebog en seis meses logre impactar a 94 estructuras, con 465 capturas, porque da cuenta de la capacidad instalada de inteligencia.

“Por mucho tiempo tuvimos una debilidad sobre la posibilidad de tocar operativamente las estructuras, parece que ese hecho ya fue superado. Ahora surgen unas dudas razonables: ¿hasta qué punto esas capturas implicaron la desestructuración de esas bandas? Si se tocan 94 estructuras en seis meses, ¿cuál es el universo de las estructuras en la ciudad?”, se preguntó Preciado.

Ese último dato aún no lo tienen las autoridades, pero en la Secretaría Distrital de Seguridad y la Policía Metropolitana está preparando un inventario para determinar cuál es, con una alta precisión, el número de estructuras delincuenciales que están en la capital del país, y que han generado que en los últimos seis meses aumenten delitos como el hurto a personas y los homicidios.

ÓSCAR MURILLO
​REDACCIÓN BOGOTÁ
​@OscarMurillom

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.