Las clases virtuales de la 'profe' nominada al Global Teacher Prize

Las clases virtuales de la 'profe' nominada al Global Teacher Prize

Carolina Bernal es una de las 50 finalistas del premio y ayudó a gestar el modelo virtual distrital.

Historias Bogotá

Carolina Bernal es docente del Distrito hace 11 años e integró el equipo gestor de la virtualidad para la cuarentena.

Foto:

Cortesía

Por: Carolina Bernal*
01 de abril 2020 , 09:10 p. m.

Mi nombre es Carolina Bernal, tengo 34 años, soy mamá soltera de un niño de 10 años, soy profesora del Distrito en el colegio Enrique Olaya Herrera y soy una de las 50 finalistas del Global Teacher Prize 2020, el concurso mundial que elige al mejor profesor con postulaciones desde todos los continentes. Soy licenciada en Diseño Tecnológico y tengo maestría en Tecnologías de la Información y un doctorado en Educación Inclusiva. Soy hija de la educación pública.

Llevo 11 años en el Distrito y, después del paso por mi primer colegio del sector, el José María Vargas Vila –en Ciudad Bolívar–, mi vocación cambió para siempre: en medio de contextos tan difíciles, la labor de ser maestro va mucho más allá de dar clases, se trata de cambiar la proyección de vida que tienen los niños.

El 19 de marzo, justo cuando estaba en clase virtual con mis alumnos de universidad (donde también doy clase), supe que era finalista del premio más importante de los 'profes'. Tuve que detener la clase, lloré de la emoción: esto es un premio no solo a mí esfuerzo, sino el de mis colegas y alumnos.

La nominación se da por un proyecto orientado a la inclusión de personas en condición de discapacidad desde proyectos de solución con mis estudiantes de colegio. Cuando empecé estaba muy enfocada en el trabajo con personas con discapacidad auditiva, pero luego amplié el panorama. En mi colegio hay 75 niños con discapacidad en primaria y 33 más en bachillerato. Con mis estudiantes de grado décimo y once, con quienes trabajo la material de diseño de proyectos tecnológicos inclusivos, escogemos una situación particular y generamos alternativas de solución para desarrollar en un proyecto. En décimo hacen los prototipos de maquetas, dibujan la idea y hacen los análisis; luego, en once, hacen la aplicación y experiencia. Al final, yo invito a mis colegas de la universidad para que evalúen.

Y en la universidad promuevo la creación de recursos tecnológicos inclusivos para las personas sordas. Ya hemos creado apps y un aula virtual en moodle.

Mientras espero los resultados del concurso, ahí voy con mis clases virtuales del colegio y las universidades. Veo esta experiencia en medio de la pandemia como una oportunidad: se trata de buscar múltiples canales o plataformas para llegar a la mayor cantidad de niños y jóvenes no solo de Bogotá, sino de Colombia. Podemos hacerlo no solo con internet o redes sociales, se puede usar la televisión y la radio para llegar a tantos niños como sea posible.

Hay que pensar también en que muchas veces los papás no pueden guiar a los niños, porque tiene que trabajar y sacar lo del día a día. Tiene que haber estrategias multiplataforma y pensando en todos.

Yo empecé con esto de la virtualidad un poco antes de la cuarentena con el grupo del Instituto de Investigación Educativa y Desarrollo Pedagógico (Idep), dirigido por Alexánder Rubio. Estábamos formulando la estrategia ‘Tu clase en casa’, y cuando salió todo el plan de contingencia, lo consolidamos y nos unimos con ‘Aprende en casa’ y las distintas estrategias de la Secretaría de Educación, el ministerio y Señal Colombia. Trabajamos juntos por el mismo objetivo.

Y ha sido algo bonito porque yo también aprendo. Hace dos semanas no sabía usar YouTube en vivo, y ahora sé hacer las transmisiones, compartir pantalla y usar otras herramientas. Con otros profes nos inventamos una clase en vivo y se conectó gente hasta de México y Argentina. Y el otro día, Señal Colombia me invitó a hablar sobre el rol de los jóvenes y la tecnología en estos tiempos y salí por televisión. Mis alumnos me enviaron selfies de ellos junto al televisor. Me pidieron que le mandara saludos al colegio y a los alumnos y así lo hice. Con ese cariño, me sentí como si estuviera en el salón y tuviera a mis estudiantes alrededor. Fue algo muy bonito.

Historias Bogotá

Carolina Bernal durante una clase vía Señal Colombia.

Foto:

Cortesía

Historias Bogotá

Carolina Bernal durante una clase vía Señal Colombia.

Foto:

Cortesía

Historias Bogotá

Carolina Bernal durante una clase vía Señal Colombia.

Foto:

Cortesía

Por mi parte, con mis chicos del Distrito tengo dos estrategias, Conectados y Desconectados. Conectados es para los que tienen internet: con ellos me comunico desde correos, uso la plataforma en los horarios, recurro a Adobe Collaborate para otros temas que encuentro interesantes y les destino un espacio para resolver dudas. Desconectados es para los que no tienen computador: a ellos los llamo o les envío el trabajo por WhatsApp, ellos lo resuelven en casa y me lo regresan.


Aquí no hay tiempo de quejarse, aquí todo se trata de proponer y hacer. Esa es la idea que yo les transmito a mis estudiantes, y yo digo que Dios me premió con ellos. Los niños me salen al ruedo con convocatorias: con el trabajo de todos nos ganamos un televisor para el salón y hasta una impresora 3D. Todo en concursos. 

Mi historia también ha sido de esfuerzos. Yo quise ser artista plástica y entré al preparatorio de la Academia Superior de Artes de Bogotá. Pero por esa época, mi papá se quedó sin trabajo y no me podía apoyar completamente. Entonces me retiré y me pasé a la Pedagógica, jamás imaginé todo lo que vendría después: investigación, proyectos, viajes, ¡estar dentro dentro de los 50 mejores profes del mundo!

Historias Bogotá

Carolina Bernal es docente del Distrito hace 11 años e integró el equipo gestor de la virtualidad para la cuarentena.

Foto:

Cortesía

Historias Bogotá

Carolina Bernal es docente del Distrito hace 11 años e integró el equipo gestor de la virtualidad para la cuarentena.

Foto:

Cortesía

Historias Bogotá

Carolina Bernal es docente del Distrito hace 11 años e integró el equipo gestor de la virtualidad para la cuarentena.

Foto:

Cortesía

Fueron ellos quienes me ayudaron a grabar el video para mandar al concurso, y doy gracias; mi mayor felicidad es llegar al salón y ver a los estudiantes. Ellos me dicen: ‘Profe, yo quiero ser como usted’, y yo les digo que la educación abre los panoramas, permite conocer otras culturas, otras personas y viajar. Quiero sacarlos de la idea de quedarse casa y del ‘no puedo’. Ser profe es cambiarles un poco la visión de su realidad.

CAROLINA BERNAL**Este texto contó con la reportería y edición de Ana Puentes (@soypuentes). Si conoce otras historias positivas en medio de la cuarentena, escríbanos a anapul@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.