Secciones
Síguenos en:
¿Cómo se pagará la billonaria deuda que asumirá Bogotá?
Carrera Séptima

Según el proyecto, de los 10,8 billones solicitados, el 71 % estarán dirigidos a movilidad, educación e infraestructura vial.

Foto:

Abel Cárdenas. Archivo EL TIEMPO

¿Cómo se pagará la billonaria deuda que asumirá Bogotá?

Bogotá necesita endeudarse para apalancar la reactivación de su economía. Así lo reconocen incluso las bancadas en oposición en el Concejo. Sin embargo, todavía hay dudas sobre si deben ser los 10,8 billones de pesos pedidos por la alcaldía o menos, si se necesita el histórico monto y cómo y quiénes lo van a pagar.

El proyecto de cupo de endeudamiento se hundió la semana pasada en el cabildo distrital por falta de tiempo para resolver, en sesiones ordinarias, una recusación contra tres concejales, pero el jueves pasado, la Administración lo volvió a radicar, junto con el del plan de reactivación –los dos conforman el llamado Plan Marshall–.

(Le puede interesar: ¿Para qué son los 10,79 billones que pide la Alcaldía de Bogotá?)

Se espera que la iniciativa empiece su trámite en el cabildo distrital la próxima semana, y todo indica que va a tener amplio debate antes de ser votada, como buscaban varios sectores políticos en la corporación. La idea es que sea aprobado antes de finalizar octubre.

Según el proyecto, de los 10,8 billones solicitados, el 71 % estarán dirigidos a movilidad, educación e infraestructura vial. Un 15 %, para el sector salud y un poco menos se distribuirá entre las secretarías de Seguridad, Integración Social, Desarrollo Económico, Hábitat y otras.

En plata blanca, de acuerdo con la iniciativa, 4,11 billones de pesos serán para infraestructura, puntualmente para las troncales de TransMilenio, metro y Regiotram. Además, se contemplan 1,27 billones para obras de infraestructura vial que desarrollará el IDU. Otros 2,32 billones se dirigirán a la construcción de 20 colegios y 20.000 cupos universitarios, y 1,62 billones se destinarán para la atención del covid-19, el Centro de Atención Primaria en Salud (Caps) de Engativá y salud mental.

Hay que reconocer que históricamente el Distrito ha sido muy cumplido con el pago de la deuda, y las diferentes administraciones les han dado un manejo responsable a las finanzas de la ciudad. Esto, sin duda, genera confianza en los mercados y en las calificadoras de riesgo, con lo cual no sería difícil para la ciudad conseguir esos recursos a través de créditos con la banca multilateral o nacional, o bonos.

A esto se suma la cultura tributaria de los bogotanos. Pero en el momento actual, con una crisis que golpea tanto a hogares como a empresas, aumentando los índices de desempleo y de pobreza, aparecen preocupaciones por el impacto que finalmente tendrá la pandemia en la ciudad y qué tanto le tomará recuperarse.

Solo por tocar algunos ejemplos, se estima que las familias en condición de pobreza podrían estar entre 10 y 15 por ciento o algo más de la población; el desempleo se ubica en el 25,1 %, un aumento que plantea desafíos adicionales según analistas, y cerca del 17 % de las empresas no renovaron su matrícula mercantil, con corte al 31 de julio, lo cual representa impuestos que se dejarán de recaudar.

La Secretaría de Hacienda estima el impacto en un billón de pesos este año en los ingresos de la ciudad –hay quienes consideran que podría ser mayor y llegar a 1,3 o 1,5 billones– y un billón cada vigencia durante los próximos tres años.

Ante el histórico monto, la alcaldesa Claudia López le dijo recientemente a este diario que Bogotá está en capacidad de saldar la deuda y que no se dejarán amarradas las finanzas de la siguiente administración. “Nosotros no estamos aquí salvándonos estos 4 años, para dejar una ciudad insostenible fiscalmente a las próximas administraciones. Bogotá volverá a recuperar su capacidad de pago”, aseguró.

Nosotros no estamos aquí salvándonos estos 4 años, para dejar una ciudad insostenible fiscalmente a las próximas administraciones

La mandataria confía en que los dos proyectos (el plan de reactivación y el cupo de endeudamiento) asegurarán la disponibilidad de liquidez de recursos y permitirán “en los siguientes 10 años recuperar el recaudo para poder honrar estos compromisos”.
Marisol Gómez, concejal de Bogotá para la Gente y ponente del proyecto hundido, considera que el único riesgo para la ciudad es que su crecimiento económico sea más malo que el escenario más pesimista. Las proyecciones más pesimistas serían que la economía de la ciudad caiga este año más del 8 % y que en el 2021 crezcamos menos del 2,5, en el 2022, menos del 3,5 y en el 2023 no lleguemos al 4 %.

El exsecretario de Hacienda Carlos Alberto Sandoval dice que el endeudamiento no es otra cosa que adelantar ingresos y se paga con impuestos futuros. En este caso, los actuales y los próximos contribuyentes. Cita como ejemplo que este año se han emitido bonos a 10 y 20 años. Aclara que el Distrito tiene capacidad para financiarse a mediano y largo plazo y que eso debe aprovecharse, pero advierte que los ingresos de la ciudad están cayendo y lo seguirán haciendo, y si bien hoy hay capacidad, esta se irá limitando. Por eso dice que le preocupa el monto.

Carlos Fernando Galán, de Bogotá para la Gente y presidente del Concejo, es uno de los que, si bien piensan que “es sensata” la apuesta de la ciudad por endeudarse para su recuperación económica, no están muy convencidos sobre el monto.

No solo porque llevaría a Bogotá muy cerca del límite de su capacidad para endeudarse –del 23,9 al 78 %–, sino también porque aún hay “incertidumbre” sobre los efectos que la actual crisis tendrá sobre las finanzas. Por eso pide que hay que ser muy “precavidos” a la ahora de aprobar un cupo tan alto y sugiere reducir las expectativas de 10,8 billones de pesos a 6, 7 u 8 billones.

Galán propone esa reducción porque esos recursos se deben utilizar principalmente en los proyectos que ya estén listos, tengan un avance rápido y generen más empleo. “Sería prudente dejar una parte del cupo para aprobarlo cuando tengamos más claridad sobre el impacto real de la crisis. La ciudad y el Concejo deberían buscar un acuerdo con la alcaldía alrededor de esa posición”, precisa el presidente del cabildo distrital.

En la misma línea de Galán está Carlos Carrillo, del Polo, quien dice que no le preocupaba tanto la deuda, porque la ciudad tiene capacidad, sino para qué. Afirmó que hay proyectos que tienen fechas de inicio después de 2022 y otros que no las tienen y los estima en 4,2 billones de pesos. Por eso dijo que el cupo debería ser de 7 o 7,5 billones.

Y sobre cómo, en cuánto tiempo y en qué condiciones y con qué banca se tomará la deuda, el concejal Carrillo asegura que la alcaldía aún no lo ha informado

Preguntas al Secretario de Hacienda: 'Los 10,8 billones de pesos son un techo’
Juan Mauricio Ramírez, secretario de Hacienda de Bogotá

El secretario de Hacienda de Bogotá, Juan Mauricio Ramírez.

Foto:

Néstor Gómez. EL TIEMPO

¿Por qué se necesita el cupo de endeudamiento?

Como resultado de la emergencia se nos están cayendo los ingresos del cuatrienio, alrededor de 4,2 billones de pesos. Si no compensamos por lo menos una parte con endeudamiento, tendríamos que reducir el gasto, en particular la inversión, y eso afectaría las posibilidades de reactivación de la economía de Bogotá.

¿Cómo se van a pagar los 10,8 billones de pesos?

Estamos buscando estos recursos a 10 y 20 años. Con ellos se van a financiar proyectos que van a aumentar la productividad, por ejemplo, las redes de transporte, metro, troncales, ciclorrutas, gastos de investigación en salud. Esos conceptos van a ayudarnos a mejorar la productividad y, por lo tanto, el PIB y los ingresos. Serán los proyectos los que generarán los ingresos que permitirán pagar la mayor parte de la deuda.

¿Cómo se llegó a la cifra?

Es un techo, no implica que se tenga que gastar toda esa plata. Si, por ejemplo, la economía reacciona bien el próximo año, tendremos más impuestos, más ingresos y mayor crecimiento y podríamos usar más ingresos propios y menos deudas.

Muchos dicen que se van a pagar con impuestos...

Bogotá necesita una contribución solidaria para ayudar a enfrentar la coyuntura, y en el proyecto de reactivación se proponen ajustes temporales en sectores que incrementaron sus ingresos gravables en más del 20 %, son sectores que no fueron afectados por la crisis. Son incrementos sobre sectores como construcción y financiero, que deben generar 1 billón en unos años.

¿Hay que preocuparse porque la ciudad quedará muy cerca de la capacidad de endeudamiento?

Bogotá tiene un amplio margen de endeudamiento y lo que está haciendo todo el mundo es endeudarse para superar la emergencia. Tenemos una deuda más o menos del 1,5 % y la vamos a aumentar a 3,5 o 4 % como proporción del PIB. La deuda es relativamente baja y eso nos da margen.

¿Por cuántos años nos va a afectar la actual coyuntura?

La economía de Bogotá va a caer más del 4,2 % este año. La pregunta clave es: ¿cuánto va a crecer la economía el próximo año? Suponemos un rebote del 5 %; sin embargo, tenemos un escenario pesimista de un crecimiento de 2,3 o 2,5 % y a final del 2023 podría llegar a 4 %.

GUILLERMO REINOSO
EDITOR DE BOGOTÁ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.