Secciones
Síguenos en:
El ‘boom’ del pedaleo tomó por sorpresa a importadores de bicis
Importación de bicicletas

La Alcaldía de Bogotá calcula que, en pandemia, se hacen 420.000 viajes diarios en bici: la mitad de antes. Pero esperan que, con el desconfinamiento, el número se recupere y sea, incluso, mayor.

Foto:

Milton Díaz.  EL TIEMPO

El ‘boom’ del pedaleo tomó por sorpresa a importadores de bicis

Hubo buenas ventas en junio y julio, pero ahora se teme por retrasos en entregas.

El 'stock' de bicicletas importadas en Bogotá la tendrá, como se dice comúnmente, ‘de para arriba’ en los próximos meses. Los grandes importadores y vendedores, que tuvieron muy buenas ventas en los últimos meses, temen que, para el último trimestre del año, no haya suficientes existencias para la demoledora demanda de ciclas.

Las razones son sencillas. Por una parte, los capitalinos, en medio de la pandemia se han dejado conquistar por la bicicleta –bien sea para recreación o para movilidad– y han empezado a comprar, de una forma sin precedentes, más y más de estos vehículos. Pero, por otra parte, la industria mundial que provee marcos, accesorios y partes no da abasto. Es decir, hay mucha demanda y, por las circunstancias, no suficiente oferta.

(Lea aquí todos nuestros videos del Rincón de la Bici)

Y podría decirse que la demanda estaba ‘anunciada’. Una encuesta hecha por la Alcaldía de Bogotá en mayo reveló que 59 % de los encuestados estaban dispuestos a pasarse a la bicicleta como medio de transporte. Ahora, tener más ciclistas en Bogotá no es cosa menor: antes de la pandemia ya se hacían más de 880.000 viajes diarios en bicicleta y el Distrito espera que la cifra aumente a medida que se vaya ingresando a la ‘nueva normalidad’. Eso implicará compras de nuevas bicicletas y, algunos ciudadanos, elegirán las importadas.

Carlos Ballesteros, gerente de Bike House, una de las importadoras más grandes de bicicletas ensambladas, ve con alegría y preocupación las consecuencias de la nueva ‘fiebre por la bicicleta’ en Bogotá y, en general, en el país. “Se viene un auge muy chévere de la bicicleta, pero hay que hacerlo con mucha calma y el Estado tiene que prepararse: con infraestructura, con seguridad vial, con pedagogía, para que la gente esté bien”, comenta y, luego, da paso a sus observaciones como hombre de negocios: “El mercado de bicicletas ni en el mundo ni en Colombia estaba preparado para este auge. No venía en crecimiento, venía normal, pero se disparó la demanda y la venta en los últimos meses. En Bike House, por ejemplo, en dos meses hicimos las ventas de cuatro o cinco meses”.

El mercado de bicicletas ni en el mundo ni en Colombia estaba preparado para este auge. No venía en crecimiento, venía normal, pero se disparó la demanda y la venta en los últimos meses

En principio, eso puede sonar bastante bien; incluso, se prevé que agosto sea un mes de muy buenas ventas. Pero el problema vendrá en el segundo semestre del año: el 'stock' se irá agotando y las órdenes hechas por los importadores, quizá, no lleguen a tiempo para la temporada estrella de ventas: octubre, noviembre y diciembre.

Las cifras oficiales de importaciones, que Ballesteros compartió con EL TIEMPO, ilustran las dimensiones del asunto: las importaciones de bicicletas en Colombia (por unidades) de enero a julio de 2020 fueron un 8 % menores a las de ese mismo periodo en 2019. Las razones fueron muchas, pero, según Ballesteros, incidió bastante la incertidumbre que generó en el mercado los primeros meses de pandemia en Europa. Por temor a que la gente dejara de comprar bicis por cuenta de la recesión económica, algunos importadores redujeron el tamaño de sus pedidos en el primer trimestre para evitar quedar con sobreoferta el resto del año.

Lo que no veían venir era que la gente iba a buscar comprar más y más bicicletas. “A medida que las personas van saliendo del confinamiento, buscan la bicicleta por muchas razones: quieren evitar el uso de transporte público masivo por miedo al contagio, están cansados de estar encerrados y ven en la cicla una opción de libertad, buscan opciones para hacer ejercicio y la bici les permite hacerlo de manera individual, y, finalmente, saben que pueden usarla como medio de transporte y de deporte”, comenta Ballesteros, quien, además, es columnista de temas de ciclismo urbano.

Bicicleta en Bogotá

Bicicleta en Bogotá.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Así las cosas, la enorme demanda tomó por sorpresa, incluso a Bike House, que, por estrategia empresarial, se arriesgó a aumentar sus importaciones en un 31 % con respecto a 2019. Pero lo hizo sin saber que el covid-19 llegaría para cambiar el negocio de las bicicletas. Entre enero y julio de 2019, Bike House había importado 12.553 bicicletas y entre enero y julio de 2020 importó 16.442. “No es que ahora no haya bicicletas en tienda, pero para enfrentar la tendencia debimos haber importado hasta 32.000 bicicletas”, comenta Ballesteros.

Cuando las ventas de junio les indicaron que el comportamiento del mercado era tan demandante, Bike House y otros importadores tuvieron la precaución de mandar nuevas y mayores órdenes a las fábricas internacionales. “Normalmente se demoran tres meses en llegar las bicicletas, pero ahora las fábricas nos dijeron que tardarían hasta siete y ocho meses”, dice Ballesteros. Es decir, no llegarán suficientes bicicletas para la temporada.

Incluso, las fábricas ya empezaron a ajustar precios. Por lo que es de esperarse que sean algo más caras.

El gerente de Bike House explica que esto pasó porque el mercado chino y europeo agotó las existencias primero y puso en aprietos al mercado estadounidense y latinoamericano. “Ellos nos llevan varios meses de ‘ventaja’ de los efectos del covid. Salieron primero de cuarentena y, cuando lo hicieron, fueron a comprar bicicletas”, explica Ballesteros.

“El problema es que en este negocio hay alta dependencia de unas pocas fábricas que hoy ya están copadas de órdenes”, sostiene el gerente. La producción nacional, aunque existe, tampoco puede responder a la demanda.

Si para ese entonces el boom sigue como va, no hay ningún problema. Pero si la demanda no es tan alta, sí habrá problemas financieros para algunos

Mientras tanto, el mercado bogotano y colombiano sigue pidiendo pedales. “Aumentó mucho la venta de bicicletas urbanas, de MTB y, en parte, las bicicletas de ruta. Otro fenómeno interesante es la demanda de bicis para niños”, dice Ballesteros.

Al final, como el comportamiento de la curva del coronavirus, el comportamiento de la curva de demanda de bicicletas importadas también será impredecible. Y esa incertidumbre los hace temer por las dinámicas del mercado en el primer trimestre de 2021: momento en que, posiblemente, muchos de los importadores tengan gran stock y casi que sobreoferta por los retrasos del cronograma de entregas. “Si para ese entonces el boom sigue como va, no hay ningún problema. Pero si la demanda no es tan alta, sí habrá problemas financieros para algunos”, dice Ballesteros.

En el mundo, ya la demanda crecía y crecía
BICI ITALIA

En varias ciudades del mundo, la bicicleta se perfila como una opción atractiva, viable, de bajo costo y accesible para todos los sectores.

Foto:

EFE

En julio, la AFP publicó el reportaje ‘La moda de pedalear tiene a los fabricantes de bicis desbordados’. “En Europa, la venta de bicicletas se ha multiplicado por dos o a veces por tres, según un portavoz de la cadena de tiendas de artículos deportivos Decathlon. En China, según el mismo vocero, la demanda se multiplicó por cinco tras el confinamiento. Las ventas en línea en Estados Unidos alcanzaron un máximo histórico a mediados de mayo. El número de bicicletas vendidas fue más del 5.000 % superior al de mediados de mayo de 2019”, dice la agencia. Importadores de Estados Unidos y propietarios de tiendas en París ya reportaban que las existencias se agotaban rápidamente.

Para seguir leyendo: 

¿Quitar puentes peatonales?, la nueva pregunta urbana

Bogotá se ahorró 12 millones de dólares al bajar la velocidad vial

Bicicletas eléctricas, ¿la verdadera clave para ciudades post covid?

ANA PUENTES
En Twitter: @soypuentes 

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.