Secciones
Síguenos en:
De noche, en moto y con violencia atracan en restaurantes de Bogotá
Atracan restaurante en la 93

El restaurante La Taquería fue atracado por supuestos mensajeros de Rappi.

Foto:

Leonardo Ballesteros

De noche, en moto y con violencia atracan en restaurantes de Bogotá

El restaurante La Taquería fue atracado por supuestos mensajeros de Rappi.

No paran los robos en los restaurantes de Bogotá por parte de motociclistas armados. 

Son como enjambres. Violentos, rápidos. Suelen ir en grupos grandes, casi siempre con armas de fuego y cuchillos como aguijones. Pero también los hay de a dos. Se escabullen por las calles y barrios en motos, a pie o en taxis y tienen contra las cuerdas a los propietarios, trabajadores y clientes de restaurantes, principalmente de tres zonas: Usaquén, Chapinero y Teusaquillo, que están en plena reactivación económica. Delinquen en las noches, casi siempre.

Los relatos de las víctimas de tres robos presentados en las últimas semanas en estas localidades dan luces sobre cómo es el modus operandi de estos delincuentes.

El común denominador es que se trata de hurtos masivos, generalmente más de seis víctimas, y no hacen diferencia entre clientes y trabajadores, a todos los asaltan. Van por objetos que suelen estar a la vista: celulares, bolsos, relojes y, por otro lado, desocupan las cajas de los establecimientos, el producido del día.

(Además: Se presentó un robo masivo en un restaurante del sector de Galerías)

“Ya habíamos ordenado la comida y entraron de un momento a otro dos personas, una de ellas con una caja de domiciliario, los dos con cascos de motociclistas, uno abordó a una familia que estaba en diagonal y el otro a nosotros, ambos con armas y pistolas, diciendo que los celulares rápido o nos daban un pepazo”, contó un hombre que sufrió un asalto con su familia el pasado 28 de agosto en un restaurante del barrio San Patricio, en Usaquén, ubicado en la calle 109 con carrera 17.

Este caso revela otro de los aspectos que las autoridades han detectado, la recurrencia de los delincuentes que se están haciendo pasar por domiciliarios. Es que solo basta ponerse sobre la espalda el maletín naranja y ya se puede pasar desapercibido en zonas con alta presencia de restaurantes y bares. Así ocurrió con el robo a La Taquería, un exclusivo negocio de comida mexicana ubicado en inmediaciones del parque de la 93, en Chapinero, y que sufrió la mano de la delincuencia el pasado 31 de agosto.

Tres delincuentes, en escasos segundos, llegaron al lugar, que estaba ubicado cerca de un dispositivo de seguridad instalado por la Policía justamente para garantizar la seguridad de la reactivación económica, y robaron a siete personas. “Eran tres personas en dos motos, uno con una mochila de Rappi y otro con un bolso pero negro. Estábamos en la mesa, en la entrada, y llegaron nos encañonaron con pistolas, nos robaron los celulares y arrancaron”, narró una de las víctimas de ese robo.

Los ladrones están aprovechando que no hay mucha seguridad, la policía está en otras actividades

Para el concejal Emel Rojas, de Colombia Justa y Libres, lo que está pasando con estos casos tiene que ver con el contexto de reactivación económica, y recrimina que las autoridades de seguridad no están protegiendo a estos comerciantes y sus comensales. “Salimos de una pandemia, comenzando la reactivación y no hay tantas medidas, porque la gente salió a consumir y los dueños a vender, en ese sentido los ladrones están aprovechando que no hay mucha seguridad, la policía está en otras actividades”, advirtió Rojas.

Reacción de la Policía

Además de estos hechos, el robo del que fueron víctimas 12 personas el pasado fin de semana, en un restaurante de apenas un mes de inaugurado, en el sector de Galerías, en Teusaquillo, plantea un interrogante: la capacidad de reacción de la policía.

La propietaria de este establecimiento explicó en conversación con EL TIEMPO que no entiende por qué los uniformados tardaron media hora en llegar al sitio, pese a que hubo al menos dos llamadas de emergencia por parte de algunos vecinos que se dieron cuenta de lo que estaba pasando.

(Lea también: Un mes después, así va el plan de choque de seguridad para Bogotá)

“En el transcurso del robo en un momento me levanté y grité: ‘¡vecinos, nos roban!’, porque me di cuenta de que entraron tranquilos. Dije, ‘bueno, que la policía llegue’, entonces grité súper fuerte, me pusieron el arma en la cabeza y me golpearon, me agacho y digo perdón, y una vecina escuchó eso, como a las 10 y 10 de la noche”,
manifestó la mujer.

Un hombre que estaba en su vehículo al frente del establecimiento notó el hurto. También llamó a la policía, pero no obtuvo respuesta. Eso lo supieron minutos después, cuando él mismo les contó que unos delincuentes huyeron en un taxi y otros lo hicieron en dos motos. Eran siete los ladrones.

Finalmente, la mujer reveló que con cámaras del sector se identificó la placa de la moto en la que se movilizaban los delincuentes. Esto se lo informaron a los agentes que llegaron al lugar; sin embargo, inicialmente, la Policía indicó que las placas eran falsas. Pero, después, confirmaron que las placas sí eran verdadera: siguen activas y están funcionando.

Este caso deja en evidencia, además de algunas dudas frente a la demora en la reacción policial, que la atención de los funcionarios de policía judicial de la Sijín y del CTI aún fue lenta por lo menos en esta oportunidad, teniendo en cuenta que los primeros investigadores llegaron al lugar de los hechos, para los actos urgentes, 24 horas después.

Ante esto, en conversación con EL TIEMPO, Aníbal Fernández de Soto, secretario de Seguridad, indicó que a la ciudad llegaron hace un mes 1.500 policías como parte de la intervención integral apoyada por el Gobierno y la Policía Nacional, y que esta semana se integrarán al menos 500 hombres más, todos para fortalecer capacidades de investigación criminal.

Ayer, como parte de las acciones para contener este problema, el funcionario, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y otros secretarios distritales se reunieron con Fenalco Bogotá. De allí salieron varias medidas. Quizá la más llamativa es el anuncio de patrullajes conjuntos entre policía y policía militar del Ejército.

“En ningún caso habrá militarización de Bogotá, pero sí nos parece conveniente que la policía militar apoye al personal de la Policía Metropolitana de Bogotá en dos tareas muy concretas: patrullaje de vigilancia disuasiva del crimen en ciertas zonas críticas que están teniendo problemas de hurto; y también en puntos de control para desarme”, explicó la alcaldesa mayor, quien atendió así la solicitud hecha por los comerciantes.

En ningún caso habrá militarización de Bogotá, pero sí nos parece conveniente que la policía militar apoye al personal de la Policía Metropolitana de Bogotá

Por su parte, el director ejecutivo de Fenalco Bogotá, Juan Esteban Orrego, destacó el trabajo “muy empeñado en el tema de seguridad, del cual tenemos que hacer parte absolutamente todos. Que la policía militar acompañe esta labor de patrullaje y control de armas es muy importante. Necesitamos ese trabajo porque definitivamente en Bogotá falta más pie de fuerza”.

En este encuentro también se explicó que la ciudad ha recuperado el 89,4 por ciento del nivel de empleo que existía antes de la pandemia; de hecho, durante dos meses seguidos (julio y agosto) se han visto mejoras considerables en la situación de seguridad de la ciudad respecto a 2019, el último año estadísticamente comparable.

“La reactivación económica y el rescate social son la mejor política de seguridad. Así que vamos a trabajar desde ya en preparar un cierre de año muy activo, para que podamos hacer jornadas de Bogotá 24 horas a escala distrital”, explicó la mandataria, quien agregó que se podrían llevar a cabo en los días sin IVA que defina el Gobierno,
Finalmente, en lo que tiene que ver con el hurto a comercio, este disminuyó en un 58 por ciento entre enero y agosto del 2021 en comparación con el 2019.

Finalmente, en lo que tiene que ver con el hurto a comercio, este disminuyó en un 58 por ciento entre enero y agosto del 2021, en comparación con lo ocurrido en el mismo periodo del 2019.

Siga leyendo:

Avanzan inversiones elegidas por ciudadanos en los barrios.

Los cambios claves que le esperan a Bogotá con el nuevo POT.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.