Las pruebas que incriminan al supuesto asesino de la porrista

Las pruebas que incriminan al supuesto asesino de la porrista

En la legalización de captura, la Fiscalía reveló las pistas que siguieron.

¿Habrá justicia tras cuatro años del crimen de la porrista de Millonarios?Casi cinco años después del homicidio de Luisa Fernanda Ovalle se logró la captura de Hugo Alejandro Zabaleta Sosa este jueves, quien es el principal sospechoso de haber cometido el crimen
Imputado porrista

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por: Óscar Murillo Mojica / EL TIEMPO
04 de agosto 2018 , 12:32 a.m.

Un residente del barrio Castilla, de la localidad de Kennedy, que se encontraba tomando unas cervezas la noche del sábado 30 de noviembre del 2013 cerca del parque donde fue asesinada Luisa Fernanda Ovalle es el testigo clave de la Fiscalía en la investigación que se está adelantando por este hecho.

Según el relato de la fiscal del caso, ese día, la joven de 19 años de edad volvía en TransMilenio a su casa después una jornada laboral como impulsadora de la marca LG, en el barrio 20 de Julio. Llevaba consigo algunos celulares de alta gama.

“Se bajó en la estación Banderas y entró al parque Los Ángeles para cortar su camino. Al interior de este lugar fue abordada por usted para robarle sus pertenencias”, le dijo la fiscal a Hugo Alejandro Zabaleta durante la audiencia de legalización de captura que se llevó a cabo ayer en la sala 219, en los juzgados de Paloquemao.

“Ella gritó y puso resistencia, lo que lo motivó a que le cortara las manos para que soltara el bolso y luego le pegara sendas puñaladas en el tórax”, continuó la fiscal para explicar las heridas que le causaron la muerte, un día después en la clínica de Occidente, a la también estudiante de cuarto semestre de Ciencias Políticas de la Universidad de San Buenaventura.

Minutos antes de que esto ocurriera, el hombre que es pieza fundamental en este caso, y quien estaba tomando alcohol, se desplazó al caño ubicado en este parque para realizar sus necesidades fisiológicas, ya que, según relató, en el establecimiento donde se encontraba no había un baño disponible.

“Estando al interior de este caño, el hombre escuchó los gritos de Luisa, quien pedía ayuda y forcejeaba. Este testigo vio cuando Zabaleta sacó de la pretina del pantalón un arma que identificó como un cuchillo y la lesiónó a la altura del pecho”, continuó la fiscal.

De acuerdo con la declaración juramentada de este hombre, después de observar esto no supo qué hacer y decidió volver al lugar donde estaba, pidió otra cerveza y un cigarrillo.

Ella gritó y puso resistencia, lo que lo motivó a que le cortara las manos para que soltara el bolso y luego le pegara sendas puñaladas en el tórax

“A ese mismo establecimiento ingresó usted –le dijo la fiscal al sindicado– y por eso el testigo lo identificó. Incluso, después de los hechos lo pudo observar en diferentes oportunidades, y posteriormente decidió hablar con la justicia, porque vio a la madre llorando en los medios de comunicación”, sostuvo la representante de la Fiscalía.

Adicionalmente, el testigo relató que el supuesto agresor, después de atacar a la porrista, lanzó el buzo de capota que llevaba puesto y el cuchillo junto a un árbol, y que cuando llegó al bar, lo hizo vistiendo un chaleco.

El testimonio coincide con lo declarado por otras tres personas que, aunque no individualizaron a Zabaleta, sí señalaron que el atacante llevaba un chaleco. Las imágenes de cámaras de seguridad del sector también permitieron deducir esto.

Además, durante las acciones de levantamiento de pruebas, los investigadores hallaron el buzo y la navaja junto a un árbol, una coincidencia más dentro de las pesquisas.

“El proceso ha sido lento por las dificultades de asegurar un testigo, de identificar al autor, por esas vicisitudes propias de la investigación en que nuestro Estado presenta debilidades, pero que sin embargo, para bien de la justicia y el derecho de las víctimas de tener la verdad, la investigación logró esto”, sostuvo el defensor de las víctimas que tuvo asiento durante la audiencia de ayer.

El imputado fue cobijado con medida de aseguramiento por el delito de homicidio agravado en la cárcel La Modelo mientras se realiza el juicio en su contra. La familia de la víctima pidió la máxima pena para el agresor, de ser hallado culpable.

La defensa del presunto agresor

Para el abogado defensor de Alejandro Zabaleta, quien fue capturado este jueves al mediodía en la carrera 13 con calle 26, en el centro de la ciudad, hay varias inconsistencias en la recolección de las pruebas y dudas en la versión del testigo estrella.

Entre estas, dice el jurista, no es de confiar el relato de un hombre que había tomado 12 cervezas y cuyo testimonio sobre la altura del agresor difiere de lo expuesto por los otros tres testigos. Según las declaraciones de estos, el atacante medía un promedio de 175 centímetros, mientras que para el hombre clave estaba sobre los 182 cm.

La parte acusada no aceptó los cargos por homicidio agravado que le fueron imputados.

Óscar Murillo Mojica
Twitter: @oscarmurillom

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.