Cerrar
Cerrar
Tres vidas truncadas por la delincuencia en un semana en Bogotá
AUTOPLAY
Homicidio en el barrio La EstradaLa víctima recibió un golpe mortal durante un robo.
Johnson Zorrilla Marín

Archivo particular.

Tres vidas truncadas por la delincuencia en un semana en Bogotá

Las familias en duelo piden que se haga justicia.

En esta semana de agosto los ciudadanos han sido testigos de tres lamentables casos en los que una persona ha perdido la vida a causa de la delincuencia en diferentes sectores de Bogotá. A pesar de la intervención de 1.500 hombres adicionales por parte de la Policía Nacional estos crímenes siguen dejando huella.

(Lea también: Él era Johnson Zorrilla, la víctima fatal del hampa en el barrio La Estrada)

El primero de ellos fue el de Johnson Zorrilla Marín, de 56 años de edad, luego del miserable atraco que acabó con su vida. Era técnico administrativo de la Superintendencia de Salud y, luego de trabajar, su vida giraba en torno a sus tres hijos: Wílmer, Carolina y Johnson; sus cinco nietos y su esposa, Inés Quiroga. Ellos han hablado poco, no pueden creer que su padre ya no vaya a regresar a su casa.

(También: ‘Se nos fue la alegría de la casa, dejó a tres hijos y cinco nietos’)

Sus amigos lo recuerdan como un hombre alegre que disfrutaba de cantar, una de sus pasiones, lo mismo que los boleros clásicos. Ellos no olvidan la última vez que lo vieron disfrutar la canción 'Nuestro juramento', de Julio Jaramillo, el pasado mes de mayo.

Todo pasó el sábado 21 de agosto a la 1:33 de la mañana, en el barrio La Estrada, de la localidad de Engativá, en la carrera 69 A con avenida calle 66, en plena vía pública. Había salido de departir con unos amigos y simplemente caminaba tranquilo después de tomarse algunos tragos.

(Lea además: Claudia López: 'La seguridad ciudadana debe ser una prioridad nacional')

Johnson Zorrilla Marín dejó a su esposa, a sus tres hijos y a sus cinco nietos sumidos en la tristeza.

Foto:

Archivo particular.

De la nada fue abordado por dos sujetos. Uno de ellos se desplazaba en una bicicleta y otro caminaba. Los videos existentes muestran la crudeza del golpe que el ciudadano recibió en su cabeza. Quedó completamente inconsciente.

Sin mostrar nada de humanidad, los atracadores, por quienes hoy la Policía Metropolitana de Bogotá ofrece una recompensa de hasta 50 millones de pesos, le roban todas sus pertenencias y huyen del lugar.

Tirado en el piso, sin la más mínima esperanza de vida, lo encontró su hijo en la mitad de la vía. Ya no había nada que hacer, no había rastros de vida. Tenía una herida abierta en la región mandibular izquierda. Solo los expertos de Medicina Legal determinarán cuáles fueron las causas de su muerte.

Además del crimen que hoy tiene a toda una familia en duelo, también los frustra la atención tardía de las autoridades. Todo eso es materia de investigación. “Lo encontramos solo, en la calle, ya sin rastros de vida”, contó su hijo. Las exequias en conmemoración a Johnson se realizarán en la catedral San Juan Bautista de La Estrada.

La segunda muerte que ha conmocionado a la ciudad es la del abogado Enrique Manosalva, un tributarista que cuando se dirigía hacia su casa por la autopista Norte fue atracado por unos hombres en una moto que lo abordaron y le robaron sus pertenencias. Este ciudadano no opuso resistencia y aun así le propinaron tres disparos.

(En otras noticias: Diego Becerra: 10 años después cayó el autor de crimen, ¿qué ha pasado?)

"Enrique salió de su oficina que queda por la calle 98 y se dirigía a su casa a la altura de la calle 200 y unos motociclistas lo ficharon, lo cogieron y él no opuso resistencia. Entregó todo lo que le exigieron pero le pegaron tres tiros. A Enrique después de eso lo llevaron a urgencias, estuvo dos semanas en cuidados intensivos,  lo lograron estabilizar pero le dio una infección de esas que dan en los quirófanos. El domingo 22 agosto murió", dijo Gabriel Ibarra, amigo de Enrique.

(También: En video: brutal y violento robo de ladrones que acechan en un carro rojo)

Finalmente Mauricio Reyes, un emprendedor de 35 años, quien recibió dos disparos con un arma traumática, en la calle 13 con Avenida Cali, se debate entre la vida y la muerte en estos momentos.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

En otras noticias

Samuel David fue víctima de muerte violenta: Medicina Legal

Capturan a padrastro de Samuel Soto, bebé que murió por maltrato

Grafiti y protesta social en Bogotá: los muros que no callan en el paro

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.