Secciones
Síguenos en:
La angustia de los residentes del edificio donde murió hombre en shut
Shut de basura

Este edificio está ubicado en la carrera 57 #22B41.

Foto:

Archivo particular

La angustia de los residentes del edificio donde murió hombre en shut

Víctima entró al conjunto en un carro y por eso no fue captado por cámaras.

La tranquilidad para los residentes de un conjunto de apartamentos estrato cinco en el sector del Salitre en la localidad de Teusaquillo terminó cuando se enteraron que había aparecido el cuerpo de un hombre de 33 años dentro de una caneca el pasado domingo 28 de febrero.

Desde ese día varias familias han decidido no dejar salir a los niños a jugar en el conjunto y mucho menos llevar la basura ante la desconfianza de que haya sido un asesinato o que el peligro de los ductos de basura sea tal, que pongan en riesgo la vida de una persona, sobre todo de los menores de edad que solían jugar escondidas antes del incidente.

Y es que no es para menos. El cuerpo del economista que trabajaba en el área de exportaciones de Satena, Jaime Alejandro Zamora Camacho, fue encontrado por el ‘todero’ del conjunto cuando fue a revisar las canecas ubicadas debajo de los ductos. “Estaban casi que vacías porque los recicladores habían pasado el día anterior”, le dijo uno de los residente a EL TIEMPO.

Lea también: Se conocen nuevos detalles de la muerte de hombre en ducto de basuras

El hombre,  al ver unos tenis suspendidos y percatarse del peso de la caneca, pensó primero que habían botado unos zapatos nuevos que le servirían,  pero luego, le llegó a la mente la posibilidad de que sus compañeros le estuvieran jugando una broma, sin embargo, al alertar al personal del edificio a manera de reclamo, él y sus pares quedaron atónitos ante el hallazgo.

Ellos alcanzaron a llamar a la línea 123 pensando, quizás, que el hombre estuviera vivo pero pronto fueron las mismas autoridades de policía las que llamaron al Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI) para que hicieran el levantamiento del cuerpo.

Lea también:  Las hipótesis que se tejen tras desaparición de Stefano Landucci

Ver el edificio lleno de policías ha mantenido en vilo a esa comunidad y hay hasta quienes llevando las cosas al extremo tienen miedo de que  haya un asesino dentro del conjunto. Conjeturas hay de todos los calibres.

EL TIEMPO pudo establecer que en la portería del edificio el personal de seguridad le toma una foto a todos los visitantes que ingresan a los apartamentos pero que, en este caso, no se dio debido a que la víctima que era un invitado  habría entrado con la dueña del apartamento 204 de la torre 2 en un vehículo.

Tampoco se tienen hasta el momento imágenes del momento en el que el hombre habría abierto la puerta del shut. Los residentes consultados dijeron que han escuchado que justo las de ese piso se encontraban dañadas, todo eso será materia de investigación. “Uno en estrato cinco pagando administraciones bien costosas y que ni siquiera funcionen las cámaras, es el colmo”, dijo otro residente consultado por EL TIEMPO.

Lea también: Dos vendedores ambulantes armados se pelean por espacio en la Séptima

En cuanto al hueco de shut de basuras que, por lo general es pequeño, los residentes le dijeron a este medio que sí es lo suficientemente grande para que quepa una persona si se abre muy bien la puerta. “Después de esto que pasó se les está prohibiendo a los niños que abran esas puertas porque si fue un accidente ellos también podrían correr peligro”, dijo un residente.

Una de las hipótesis que se murmullan en los pasillos del edificio es que Zamora Camacho intentara vomitar en el shut y que al abrir la escotilla hubiera terminado cayendo del mismo, de cabeza y que fuera a parar a la caneca desde el segundo piso, pero es solo eso, una conjetura.

Otro aspecto que averiguó EL TIEMPO con los residentes del edificio es si habían escuchado algún ruido de caída fuerte pero, al parecer, nadie percibió nada extraño.

Es más, dicen que si la víctima estaba en una fiesta esta habría sido muy tranquila porque los vecinos no reportaron mayor ruido proveniente del apartamento donde estaba departiendo. Supuestamente el hombre había salido de la reunión a responder una llamada telefónica y nunca más volvió.

Hoy no solo los residentes del conjunto están conmocionados sino que incluso algunos del personal de aseo han preferido no ir por el miedo a lo ocurrido.
La víctima deja a dos hijos y un sinnúmero de dudas alrededor de su muerte.

De hecho, en la empresa Satena en donde trabajaba  también están conmocionados por la forma en que murió este empleado. “Esta fue una noticia lamentable para nosotros sus compañeros de trabajo. Su muerte la están investigando las autoridades y en caso de que así se requiera estaremos muy atentos de ayudar en este proceso”, dijeron voceros de la empresa.

Esta fue una noticia lamentable para nosotros sus compañeros de trabajo. Su muerte la están investigando  y en caso de que así se requiera estaremos muy atentos de ayudar en este proceso

Sus compañeros de trabajo dicen que era una persona carismática, colaboradora y que se destacada en el deporte. “Siempre tenía una sonrisa para todas las personas cuando nos saludaba”.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com si usted tiene detalles sobre este caso

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.