La noche de terror que acabó con un pasajero asesinado en Bogotá

La noche de terror que acabó con un pasajero asesinado en Bogotá

Guillermo Andrés Gómez tenía 33 años y se dirigía a la casa de su mamá. 

Atraco de bus en Ciudad Bolívar

Seis hombres asaltaron un bus del Sitp provisional en el barrio El Lucero de Ciudad Bolívar.

Foto:

Citynoticias

Por: Bogotá
02 de noviembre 2019 , 02:13 p.m.

La familia del pasajero Guillermo Andrés Gómez llora hoy su pérdida, después de que unos delincuentes le dispararon en la noche de Halloween. Gómez falleció esa misma noche. 

Según relatos de vecinos, en el barrio El Lucero de Ciudad Bolívar, una mujer con un niño paró el bus de servicio público en el que iba Guillermo Andrés hacia las 8:10 p.m.. En ese momento, seis hombres enmascarados aprovecharon para subirse al bus del SITP Provisional de matrícula VDB 254.

Esperaron diez cuadras y empezaron a robar las pertenencias de los pasajeros.

Los testigos relatan que la gente dentro del bus estaba desesperada y que incluso hubo algunos que trataron de salirse por las ventanas. Guillermo Andrés no quería entregar una maleta que llevaba y se enfrentó con uno de los delincuentes disfrazados. Entonces, por atrás, le dispararon en la cabeza. "Hubo vecinos que dijeron que la persona que le disparó a mi tío tenía una máscara de lobo", cuenta su sobrina. 

El conductor del bus del Sitp provisional no sabía si llamar a una ambulancia o llevar al herido por su cuenta a un centro médico. Finalmente, decidió trasladarlo él mismo hasta el hospital de Meissen. La escena fue aterradora. El vehículo estaba manchado de sangre y el desespero entre la gente fue máximo.

Para el momento en que llegaron al hospital, Guillermo Andrés ya no tenía signos vitales. "Primero llamaron a mi casa. Él tenía mi teléfono fijo y mis datos en un papel que siempre llevaba en la billetera", relata su hermano. Le dijeron que lo llamaban de la Fiscalía, porque su familiar había tenido un accidente.

Sin embargo, él sospechó de inmediato y le pidió a la persona del otro lado de la línea que le dijera la verdad. Le respondieron que a su hermano le habían disparado en la cabeza y que debía ir a hacer los papeles para reclamar su cuerpo. 

Guillermo Andrés tenía apenas 33 años, era padre de un niño. La noche de Halloween se dirigía hacia la casa de su madre, a comer con ella. Pero no pudo llegar.

Su familia cuenta que era una persona valiente y que se había vuelto muy juicioso. Sostienen que tuvo problemas con las drogas y llegó a ser habitante de calle. Pero que ya se había rehabilitado, que trabajaba como repartidor de volantes y que era la mayor compañía de su madre. 

BOGOTÁ
@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.