¿Un bocadillo? Pruebe los frutos de estos árboles y arbustos
Galería
Con pie de foto
Ana Puentes

Seguramente usted ha jugueteado con ‘pepitas de colores’ de los árboles de la ciudad. Pero, quizá, no sepa que muchas de ellas se pueden comer y adoptar en deliciosas recetas y buenas medicinas. Por esto, el Jardín Botánico (JBB) ha identificado los 16 árboles y arbustos con frutos y flores comestibles más representativos de Bogotá.

Con pie de foto
Ana Puentes / Jardín Botánico de Bogotá

Sauco: es el árbol de frutos y flores comestibles más popular: hay 86.011 ejemplares distribuidos por toda la ciudad. Sus frutos, cocidos, sirven para calmar la tos. Las flores, en infusión, se emplean contra el asma y la laringitis. Y, con este mismo tratamiento, se puede aprovechar para enfrentar la hidropesia o la acumulación anormal de líquidos en el cuerpo.

“Conocerlos es una oportunidad para apropiarse del arbolado urbano y de interactuar directamente con sus servicios comestibles, medicinales y aromáticos”, afirma Édgar Lara, coordinador de agricultura urbana del JBB.

Con pie de foto
Ana Puentes

Eugenia: “Este tiene nombre de tía”, dice Lara, señalando un árbol de frutos fucsia. Aunque al morderlos aparece una fuerte sensación se resequedad en la boca, algunos recetarios los apuntan como ingredientes de mermeladas y dulces. Según el JBB, este fruto tiene vitamina A, fósforo, calcio y hierro y es el segundo árbol comestible más común de la ciudad: tiene 31.552 ejemplares en calles y parques urbanos.

Lara apunta que, desde 2015, ha documentado más de 40 especies comestibles.

Con pie de foto
Ana Puentes

Arrayán: es el árbol bogotano de las ‘pepitas’ rojas por excelencia. Sus frutos, ya maduros, pueden ser empleados para preparar chicha y guarapo. También se buscan para dar sabor al masato y a las carnes, si se escogen como condimento. Sin embargo, es fácil que se confunda con el Holly, un arbusto más pequeño, con frutos similares, pero del que no hay seguridad si es comestible para el ser humano o no.

Dato curioso: no se guíe por los frutos que comen las aves. Sus estómagos procesan los nutrientes y toxinas de manera distinta y, por tanto, no son un indicador para los humanos de que algo sea comestible o no.

Con pie de foto
Jardín Botánico de Bogotá

Cerezo: “¿Quién no ha bajado una cereza en la ciudad?”, pregunta Lara. Y, probablemente, pocos son los que jamás lo han hecho. En Bogotá hay más de 12.000 cerezos de donde escoger. Este árbol, de origen centroamericano, produce frutos perfectos para refrescos, conservas y mermeladas. Aunque, bajo otras preparaciones, tiene funciones distintas. La cocción de su cáscara, por ejemplo, es útil para controlar el flujo menstrual excesivo.

Para este ingeniero, los árboles son más que ornamentación urbana. “Crean oportunidades para incluir nuevos elementos a nuestra dieta y recuperar tradiciones de los abuelos”, dice.

Con pie de foto
Jardín Botánico de Bogotá

Nogal: este enorme árbol, propio de Bogotá, ofrece sus hojas para infinidad de usos para la salud. Preparadas en infusiones, funcionan como antidiarreico y herramienta de alivio para malestares en el hígado. Antes, según el JBB, se aprovechaba su fruto para combatir la caída del cabello e, incluso, oscurecer las canas.

Con pie de foto
Ana Puentes

Durazno: sí, en Bogotá hay alrededor de 6.000 de estos árboles. Aunque, según el coordinador de agricultura urbana, son más pequeños que los que crecen en clima cálido.

El JBB aclara, no obstante el entusiasmo, que el público debe informarse antes de plantar, por su propia cuenta, estas especies en casa o en la calle.

Con pie de foto
Jardín Botánico de Bogotá

Brevo: Hombres y aves apetecen su fruto por su agradable sabor. 

Con pie de foto
Jardín Botánico / Ana Puentes

Feijoa: de esta especie propia del Cono Sur, son aprovechables sus frutos y los pétalos de sus flores. Los primeros son bastante populares en jugos, refrescos, mermeladas y compotas. Los segundos, menos conocidos, puede ser utilizados en ensaladas. De acuerdo con expertos del JBB, consumirlos ayuda a mejorar el estado de ánimo “por acción de la clorofila en el sistema nervioso central”.

Con pie de foto
Ana Puentes

Papayuela: “por cuenta de alimentos procesados y empacados, hemos olvidados los dulces tradicionales de este árbol nativo de Colombia”, lamenta Lara. Con su fruto se pueden preparar bebidas y dulces que son fuente de calcio, fósforo y hierro. Además, también le puede servir para aliviar la tos.

Con pie de foto
Jardín Botánico de Bogotá

Palma coquito: Como su nombre lo indica, esta palma produce una especie de 'cocos miniatura' con un sabor bastante similar a los que consumimos normalmente. Estos, además, se usan para producir melcochas y aceite.

Con pie de foto
Ana Puentes

Guayaba del Perú: Debe consumirse cuando esté madura y amarilla. Es empleada en dulces y conservas y tiene altos niveles de vitamina C.

Con pie de foto
Ana Puentes

Malvavisco: Se puede consumir directamente pero, la verdad, su potencia está a nivel medicinal. Sus flores, después de un proceso de cocción, pueden usarse para tratar problemas respiratorios.

Con pie de foto
Jardín Botánico / Ana Puentes

Balú: también es conocido como chachafruto y produce, en vainas, una especie de fríjol que puede consumirse guisado, frito, en puré, asado o encurtido. “Es rico en proteínas y, en algunos sectores, lo emplean para preparar empanadas, arepas y hasta frituras , si se corta en trozos delgados”, apunta Lara. Sus usos particulares se deben a que sus semillas permiten producir hojuelas, almidón y harinas.

Con pie de foto
Jardín Botánico de Bogotá

Moquillo: a simple vista, no parecería tener nada que ver con la industria de bebidas alcohólicas: sus frutos tienen están llenos de pulpa dulce. Pero son bastante apetecidos para preparar batidos calientes y de licores con bajo nivel de alcohol o como edulcorante artificial.

Con pie de foto

Si usted está interesado en aprender más, puede inscribirse a estas actividades de agricultura urbana que ofrece el JBB:
Para niños: 6 y 7 de abril.
Curso: 26 y 27 de abril - 25 y 26 de mayo - 6 y 7 de junio.
Para mamás: 9 y 10 de mayo.
Con enfoque de semillas nativas: 27 y 28 de julio.
Para enamorados: 28 y 29 de septiembre.

Bogotá 21 de marzo de 2019 , 07:35 p.m.

¿Un bocadillo? Pruebe los frutos de estos árboles y arbustos

Vea 16 especies con las que se cruza en la calle a diario y de las que se puede alimentar.

Sal de la rutina

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.