Uno de cada cinco bogotanos validan el porte de armas

Uno de cada cinco bogotanos validan el porte de armas

Encuesta de Cultura Ciudadana también muestra que el 77 % no quiere vivir cerca de un drogadicto.

armas blancas

En las calles del centro de Bogotá hay ventas de navajas pequeñas entre los 5.000 y 7.000 pesos y en mercados de pulgas hay cuchillos entre los 15.000 y 30.000 pesos.

Foto:

Carlos Ortega/ EL TIEMPO

Por: Bogotá
27 de noviembre 2018 , 08:26 p.m.

La aceptación de los bogotanos frente al porte de armas presentó una leve reducción en el 2018 (21 %), comparado con el 2016 (23 %). Así lo muestran los resultados de la Encuesta de Cultura Ciudadana 2018.

Ese descenso moderado apunta al indicador más bajo que se haya dado en ese campo, que fue del 10 % en el 2003 (efecto de las campañas pedagógicas y de respeto por la vida durante la última administración de Antanas Mockus).

Según el análisis del centro de estudios Corpovisionarios, que coordinó el estudio (financiado por la Cámara de Comercio de Bogotá) ese indicador se relaciona con las muertes en el Distrito, donde se dan 14 homicidios por cada 100.000 habitantes, notablemente menos que en el promedio del país, que suma 23 por cada 100.000 (cifras de Medicina Legal).

En lo correspondiente a justificaciones para usar la violencia, “Se observa una disminución, en especial cuando es en defensa propia o cuando es para defender propiedades o bienes; en el primer caso, el porcentaje de justificaciones pasó de 56 % en el 2016 a 32% en el 2018, y en el segundo caso el cambio fue de 30 % a 15 %”, precisa Henry Murraín, director ejecutivo de Corpovisionarios.

Lo contrastante de esas respuestas de los ciudadanos es que Bogotá aparece como una ciudad intolerante y proclive a las riñas, si se observa la tasa de violencia interpersonal, pues en esta se presentan 328 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en el resto del país solo llegan a 234.

El instrumento de encuesta fue aplicado en los seis estratos que hay en el Distrito, a 3.630 personas (53,2 % mujeres y 46,8 % hombres).

¿Percepción o realidad?

Una de las reflexiones que más llamó la atención en la presentación de resultados apuntó a la percepción negativa que tiene la gente frente a los funcionarios públicos y frente a los demás habitantes, toda vez que el 86 % considera que más de la mitad de los servidores oficiales son corruptos.

Al tiempo, en su fuero íntimo las personas interrogadas se creen más ‘ejemplares’ que los otros: mientras que el 64 % consideran que regulan sus comportamientos por el placer de cumplir las normas sociales, opinan que de sus semejantes solo el 32 % lo hace por ese mismo motivo. En cambio, mientras que el 10 % dicen regularse por temor a la multa o a la cárcel, esa cifra aumenta al 30 % cuando evalúan esa misma motivación en los demás.

Entre tanto, la confianza en instituciones (en particular las privadas) tuvo variaciones notables. Por ejemplo, medios de comunicación tradicionales como radio y televisión redujeron la confianza que generan, toda vez que la primera bajó de 25 % a 20 %, y la segunda descendió de 18 % a 12 %.

Los medios de comunicación han reflexionado en que se han concentrado mucho en la narrativa de lo negativo de la ciudad -como casos de corrupción, entre otros-, lo que impacta en la percepción de probidad, y deben informar también sobre lo positivo”, apuntó Murraín. “Pero al revisar cifras oficiales vemos que son muchos más los funcionarios eficientes. Urge visibilizar a los servidores que lo hacen bien, son la mayoría y mantienen la ciudad en pie. Igual, por ejemplo, con los usuarios de TransMilenio que no evaden el pago del pasaje, son la mayoría”.

Medios de comunicación tradicionales como radio y televisión redujeron la confianza que generan, toda vez que la primera bajó de 25 % a 20 %, y la segunda descendió de 18 % a 12 %.

Diversidad

El tipo de población que más rechaza la ciudadanía es la relacionada con drogas y alucinógenos, aunque con mínimas variaciones frente a la encuesta del 2016. Así, el 77 % de los encuestados dicen que no les gustaría tener como vecinos a drogadictos y el 67 %, a narcotraficantes o paramilitares; frente a guerrilleros la cifra es del 66 %.
En un segundo grupo de vecinos indeseados se ubican los alcohólicos (59 %), prostitutas (42 %) y personas reconocidas como corruptas (39 %).

El índice de vecinos no deseados, al indagar sobre homosexuales, halló que a 34 % de los ciudadanos no les gustaría tener a alguien con esta condición sexual cerca de su vivienda, manteniéndose en similar medida que en el 2016 (pero un 50 % menos comparado con el 2011). Al final se advierte sobre la subida, hasta 12 %, del rechazo a extranjeros como vecinos.

“La ciudad y las personas deben comprender que los inmigrantes no llegan a llevarse nada, sino a aportar desde sus diferencias. La mejor forma de acogerlos es dándoles oportunidades, pues las aprovechan al máximo y generan beneficios para la sociedad”, reflexionó Bisila Bokoko, observadora internacional.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.