Por fuego en la Amazonia, peligro de emergencia del aire en Bogotá

Por fuego en la Amazonia, peligro de emergencia del aire en Bogotá

Los vientos de sur a norte del continente, el verano y las quemas preocupan a expertos y autoridades

Autopista Sur

Así se veía este domingo la salida de Bogotá por la autopista Sur hacia el vecino municipio de Soacha.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: Bogotá
26 de agosto 2019 , 01:07 a.m.

Mientras el mundo tiene los ojos puestos sobre los incendios forestales que arrasan las selvas del Amazonas en Brasil, en Bogotá los expertos y las autoridades ambientales monitorean las 24 horas las estaciones que miden los niveles de contaminación, ante el impacto que ese desastre pueda tener sobre la ciudad.

Hace dos semanas, cuando se iniciaron los incendios, en Bogotá –en especial en las localidades de Bosa, Kennedy y parte del municipio de Soacha– se comenzó a sentir el coletazo.

(Le puede interesar: Dolor por la muerte de guatín sacada de incendio forestal en Cali)

Los indicadores de niveles de contaminación se dispararon cuando los vientos que corren de sur a norte avivaron el fuego y empujaron material particulado que se produce con este tipo de conflagraciones, hasta alcanzar la región andina, explicó la Secretaría de Ambiente.

El experto en salud pública de la Universidad de los Andes, Luis Jorge Hernández prendió las alarmas cuando detectó que en la estación Carvajal, que mide la calidad del aire en esa área por donde circulan la mayor cantidad de camiones de carga, volquetas y buses diésel, el nivel de contaminación “estuvo alto para material particulado con niveles insalubres”.

(También: Declaran calamidad pública por desbordado incendio en Honda, Tolima)

En el reporte se vieron niveles superiores al máximo permitido por más de 24 horas. Hernández solicitó al Distrito dar las recomendaciones a la población del área de influencia, donde hay 2 millones de habitantes.

Francisco Cruz, secretario distrital de Ambiente, dijo que una vez se detectaron los altos niveles, se hicieron los análisis para determinar si era necesario establecer una alerta por la mala calidad del aire.

Afirmó que los técnicos evaluaron que se cumpliera con el protocolo de tiempo e intensidad del material particulado para tomar una decisión.

Sin embargo, hubo un factor que jugó a favor y evitó la alerta: “El fin de semana pasado (18 y 19 de agosto) cambió la dirección de los vientos, y tomaron hacia el sur, lo que hizo que en Bogotá no se siguiera recibiendo el material particulado del Amazonas”.

Pero el fantasma de la alerta ambiental, que en febrero y marzo de este año obligó a decretar en tres oportunidades la alerta naranja en el suroriente y amarilla en el resto del Distrito, ronda de nuevo.

A comienzos del 2019, los niveles de PM10 y de 2,5 estaban tan altos que obligaron a imponer medidas como el pico y placa a la circulación de automóviles y motos durante todo el día, la prohibición de camiones en las zonas más críticas, el uso de tapabocas y restricciones, incluso, a los deportistas en amplias zonas del occidente.

Hoy, la amenaza corre por cuenta del intenso tiempo seco que se vive en la región, las emisiones de diésel al aire, sumados a las quemas reportadas en los Llanos Orientales y Cundinamarca.

Durante este 2019, según Bomberos de Cundinamarca, se han registrado 384 incendios forestales en 84 municipios y se han quemado 3.288 hectáreas. Solo en agosto se han registrado 124 conflagraciones, de las cuales hay cinco incendios activos: en Nilo, Ricaurte, Mosquera, Tocaima y Topaipí.

Qué hacer para prevenir un daño mayor

Ante la situación, los expertos recomiendan al sector salud reforzar el monitoreo de material particulado (PM 10 y PM 2,5) utilizando las métricas de la Organización Mundial de Salud.

También es necesario establecer “un sistema de alertas tempranas con recomendaciones a población vulnerable, es decir, niños menores de 5 años, gestantes, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas”, señala el experto Luis Jorge Hernández. Y propone fortalecer las salas de inhaloterapia en Bogotá.

Néstor Franco, director de la Corporación Autónoma Regional (CAR), advirtió que los incendios en la Amazonia rompieron el equilibrio ambiental del continente y que la ruta del viento sur-norte impactará toda Latinoamérica.

“No hay que descartar una pérdida de la calidad del aire. Y el ciclo de agua se va a ver afectado”, dijo el funcionario.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.