Adecuaciones en río Bogotá evitaron graves inundaciones

Adecuaciones en río Bogotá evitaron graves inundaciones

La ampliación de cauce se puso a prueba esta semana. El director de la CAR responde.

Río Bogotá - Noviembre 2020

Esta foto corresponde al 12 de noviembre, día en que el Ideam alertó por los niveles del río. En la cuenca media hubo ampliaciones para prevenir riesgos.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de noviembre 2020 , 09:51 p. m.

Los niveles actuales del río Bogotá –con las fuertes lluvias de la última semana– son altos, pero no catastróficos como ha ocurrido en temporadas invernales pasadas: como la de 2011 en la sabana de Bogotá, una de las más recordadas.

La misma Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca emitió esta semana un comunicado que aseguraba que “desde 2016 no había llovido tanto como ha llovido en estos últimos 10 días”, pero que, a pesar de eso, no se habían registrado grandes emergencias en la ronda del río. Según las memorias del libro El gran río Bogotá, en la temporada de La Niña de 2010-2011 el río llegó a transportar 146 metros cúbicos por segundo (m³/s), cuando su caudal era apenas de 100. Entonces ocurrió el desastre de Chía y las inundaciones en barrios de la sabana y la capital.

Ahora, el Plan de Adecuación Hidráulica y Recuperación del río Bogotá permitirá hacer ampliaciones de cauce de 30 a 60 metros y habilitar un transporte de hasta 200 m³/s. A la fecha, hay ampliación en 111 de los 387 kilómetros del río y todo se puso a prueba esta semana, en plena temporada invernal. 

EL TIEMPO conversó con el director de la CAR, Fernando Sanabria,; con Adriano Chaparro, asesor en temas hidráulicos de la Dirección General de la CAR y con Amaury Rodríguez, director del Fondo Inversiones Ambientales Río Bogotá, sobre los resultados y el futuro de este tipo de intervenciones en la jurisdicción.

¿Funcionó la adecuación?

Perfectamente. Fueron acertados los estudios que hicieron personas como Adriano Chaparro, asesor en temas hidráulicos de la Dirección General de la CAR, porque ocho años después coincide con lo que proyectamos en su momento. Vemos que la adecuación no fue sobredimensionada.

Ahora, cuando intervenimos, generamos algunas molestias a la propiedad privada. También tenemos que talar unos árboles para que la máquina se ubique y opere. Desde lo visual, genera un mensaje de que la obra no quedó bien (...) 

Hay sectores que hoy critican ampliaciones similares en otros ríos como el Teusacá y el Chicú. No dicen estar en contra de la gestión del riesgo ni de que se mitiguen las inundaciones, sino de cómo se pensó la restauración y el impacto ambiental...

Esto tiene un pre, un hoy y un pos. Vamos en el hoy y el pos debe ir acompañado de la restauración. ¿Cuánto tardaría? Depende, puede ser 1, 2, 5 o 10 años dependiendo del diseño que se plantee y las zonas a concertar con la comunidad. Esto se inició con un diagnóstico interdisciplinario de la condición de cada una de las corrientes del río, en la sabana y en nuestra jurisdicción a nivel biótico, ecosistémico, hidrológico, hidráulico, geomorfológico, topográfico. No fue un análisis solo hidráulico, como muchos piensan. Tenemos planes de manejo de especies, inventarios forestales y condiciones de ronda antes de la intervención.

Le puede interesar: Alerta Naranja por altos niveles en el río Bogotá

Sabemos cómo y cada cuánto se mueve el río. Sabemos cuál es el sedimento de exceso y dónde está el lecho que no hay que tocar para no afectar niveles freáticos. En este momento estamos en esa fase donde retiramos todo ese sedimento de exceso para poderle dar paso a una restauración en términos de fauna y flora. 

Una vez terminen las obras podremos cuantificar qué se necesita hacer: tenemos cuantificada de manera parcial la restauración. Cuando lo tengamos todo, pasará a consultoría, estudios de diseño... Hoy ya se ven restauraciones en la cuenca media del río Bogotá.

¿O sea que harán la restauración y todos esos análisis y contratos después?

Todo hay que hacerlo después. No se puede hacer la restauración sin conocer el aprovechamiento que se ha hecho. 

Además, el reto que se asume es sembrar vegetación nativa, que crece mucho más lento y es más retadora. 

Veedores y vecinos de la ampliación de río Frío aseguran que aún no se ve la restauración...

No está restaurado porque apenas se hicieron las obras y hay que esperar un proceso de asentamiento.

Y mientras se hace la restauración, ¿qué pasa con la fauna?

Muchas de esas especies se desplazó del corredor. Nosotros no hemos tocado la ronda, nuestras obras se suscriben al cauce. 

Ahora, hay que decir, nosotros no hacemos jarillones, no emparedamos ríos. El único que tuvimos que enjarillonar fue el río Bogotpa, pero es porque no había para dónde coger...

¿En su cuatrienio se harán nuevas adecuaciones?

Estamos revaluando los proyectos. Nuestra intención es que nuestras obras no sean sinónimo de chocar con la comunidad. Revisaremos, buscaremos acuerdos y, si es necesario, así tengamos la voluntad, no las haremos. Hoy estamos revisando el contrato de cuenca alta –que queda suspendido, pero no rechazado–, y suspendimos de manera definitiva lo que quedaba pendiente de Teusacáy Chicú.

¿En cuánto quedó el cumplimiento del contrato del Teusacá?

Casi en un 85 %.

¿Y qué pasará con la tierra que se desboronó en algunas zonas?

Hay un repaso que hará el contratista, sin que cueste un peso más. 

Hay quienes temen que estas adecuaciones hidráulicas y las mitigaciones de riesgos de inundación faciliten la urbanización en zonas aledañas a los ríos, ¿cómo garantizar que eso no pase?

La adecuación no es un facilitador para que la gente llegue a urbanizar. Si fuera cierto, sería terrible que la CAR estuviera propiciando un escenario como ese. Aquí no se va a urbanizar. 

Lea también: Ni reconocerles derechos a los ríos ha permitido protegerlos

Allí hay uno uso de suelo (agrológico) y no cambia por cuenta de las adecuaciones. Si algún municipio tendiera a hacer el cambio del uso de suelo se vería abocado a una investigación, independientemente de nosotros. 

La CAR nunca avalaría una circunstancia de esas. Si llega aquí a darse una licencia por decir, como llegan a la CAR, no en el marco de la licencia (en sí), sino en el ejercicio de concesiones para vertimientos, nosotros revisamos el uso del suelo. Si él tiene licencia y el uso de suelo no es compatible, negamos los permisos y notificamos a los municipios y a los entes de control

¿Qué planes hay para el río Bogotá?

Construir las plantas de tratamiento restantes, continuar con el mantenimiento para sacar sedimentos... Nuestro plan es que al final de este cuatrienio, el río sea navegable. También tendremos en cuenta todos los afluentes del río para revegetalizar y reforestar. Abordaremos también la cuenca baja, para entregarle al río Magdalena aguas de un río con vida, con oxígeno disuelto.

Cifras de las adecuaciones hidráulicas

La rendición de cuentas del periodo 2016-2019 indica que, en ese periodo, se invirtieron más de 223 mil millones de pesos en adecuaciones hidráulicas, llegando a intervenir en áreas de 49 municipios y beneficiando a 1’3 millones de personas.

Las intervenciones se distribuyeron así:

2016: Frío, Pagüey, Negro, Pan de Azùcar, Amoladero, San Francisco, Apùa, Tobia, Negro y Ubaté, y en la quebrada Negra. Longitud intervenida: 27.080 metros.

2017: Neusa, Chicú, Susaguá, Negro, Teusacàm y la quebrada la Quipileña. Longitud intervenida: 58.600 metros.

2018; Susa, Aguacìas, Conde, y las quebradas Padre Otero, Urquira, Los Hornos, El Boquerón, Aguasal, la Barrialosa y Malachín. Longitud intervenida: 20.973 metros.

2019: Ubaté, Lenguazaque, Suárez, Subachoque, Tusacá, Apulo, Tobia, Negro, Neusa, y las quebradas El Chuscal, Los Manzanos y Laureles. Longitud intervenida: 129.073 metros.

Para estas obras se adquirieron 49 equipos por un valor de 64 mil millones de pesos.

Megaproyecto río Bogotá

Inversión: 287 mil millones de pesos

Material removido: 9.190.000 metros cúbicos

Lo previsto para 2020-2023

Esto fue lo presentado a comienzo de año por la CAR para el próximo cuatrienio.

Río Bogotá (presupuesto): Casi 1’3 billones de pesos.

-Ampliación de la Ptar salitre y optimización de otras ptar de la cuenca
- Mantenimiento de la adecuación hidráulica en la cuenca media y adelantar la adecuación hidráulica de la cuenca alta
- Recuperar 500 hectáreas de áreas multifuncionales

Voces del río

En las últimas semanas, un grupo de habitantes de la región ha criticado las obras de adecuación hidráulica. Sostienen que no están en contra de la mitigación del riesgo ni contra las ampliaciones para evitar las inundaciones; sin embargo, si ponen el dedo sobre los impactos ambientales y los aspectos de restauración. El director de la CAR y su equipo de asesores han tenido reuniones con ellos e, incluso, los acompañarán a visitas a los puntos de denuncia.

Estos son algunos de sus testimonios.

Óscar Puerta, Ingeniero civil con máster en Gestión Ambiental y especialización en Aprovechamiento de Recursos Hídricos

"Lo que nosotros discutimos no es que no se mitigue el riesgo. Estamos de acuerdo en que hay que mitigar el riesgo de inundación; nuestra diferencia está en el enfoque de las obras y en cómo se hacen. El enfoque de la CAR es meramente hidráulico sin ninguna condición ecosistémica. Deberíamos poder mitigar los riesgos sin necesidad de sacrificar el ecosistema.

El director nos dice que esas obras se suspenden y que se harán solo donde las comunidades quieren. Nosotros queremos que se mitiguen los riesgos, pero que se tengan en cuenta criterios ecosistémicos y de restauración.

Es pensar cómo en los ríos y puntos de menor riesgo podemos hacer intervenciones no tan agresivas y que nos permitan restaurar el ecosistema. El director se ha comprometido a revisarlo y está abierto al diálogo y eso está bien: se comprometió a parar las obras del río Chicú, del río Suta y del Teusacá (pero que se terminó en sí esta semana). Quedamos en formar una mesa de trabajo para pensar cómo se hacen las restauraciones.

Hay que revisar muy bien los criterios, pero no significa que no se mitigue el riesgo. Esto se ha hecho sin que la comunidad sea parte de los trámites, la CAR toma las decisiones consultando a los propietarios de predios junto al río.

¿Cuáles son las alternativas? Si el riesgo es tan grande, evidentemente el costo social de sacar a la gente en caso de inundación es muy alto; en esos sitios, probablemente, hay que hacer obras duras. Pero en otros sitios se pueden poner soluciones blandas o basadas en naturaleza, permitiendo ciertas zonas de inundaciones y teniendo muy claros los mecanismos y afectaciones".

Nixon Mora - Líder en Chía

“Soy más cercano al caso de río Frío. Se hizo la adecuación, pero no la restauración. Hoy es un río que no se cuida, que está sin vegetación y sin cómo era inicialmente. Le crece pasto a los lados, pero ya la interacción con fauna ya no es lo mismo. No se tuvo en cuenta a las comunidades y ellos son quienes tienen conocimiento además de los biólogos, el hecho de que no hubiera participación es hacer a un lado a la gente.

El río Frío se desbordó en 2011, pero lo que está mal son las construcciones alrededor del río.

Voces del Río ha sido un sentir generalizado. Comenzó todo con una publicación del estado del río y nos empezaron a contactar de otros puntos de Cundinamarca con problemas similares. Esa fuerza ciudadana fue la que hizo que iniciáramos el plantón. Acá tenemos gente formada en ciencia del agua, en hidráulica, en jurídica… es un equipo sólido que nos permitió llegar hasta aquí"

EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.