Cerrar
Cerrar
Van 300 víctimas fatales en Bogotá en siniestros viales este año
AUTOPLAY
¿Se incrementó la accidentalidad en Bogotá?
Accidentes de tránsito

Hector Fabio Zamora

Van 300 víctimas fatales en Bogotá en siniestros viales este año

Con respecto al 2019, los siniestros ocasionados por borrachos tuvieron un incremento del 38 %. 

Ya son 300 las víctimas fatales de siniestros viales en Bogotá durante el 2021, y lo más preocupante es que con la reactivación económica y la apertura de bares y discotecas se pueden volver a unir dos factores letales: la velocidad y el alcohol al volante.

(También puede interesarle: Van 300 víctimas fatales en Bogotá en siniestros viales este año).

Lo más lamentable es que detrás de estas escalofriantes cifras hay familias que perdieron a sus seres queridos en una vía de la ciudad. Basta solo con recordar la muerte de Héctor Zúñiga, en julio de este año, cuando una camioneta Mercedes-Benz gris que transitaba a alta velocidad se le vino encima en el deprimido de la calle 94 con NQS. Su moto quedó destruida y su vida terminó en el asfalto. El resultado de la prueba de alcoholemia que le hicieron al conductor, Alberto Bravo Posada, en la Clínica Los Nogales, dio positivo.

No en todos los casos es posible conocer la identidad de los irresponsables al volante. María Teresa Beltrán aún no se recupera de la muerte de su hija Viviana Paola Romero, el 5 de julio de 2021, cuando estaba esperando en el paradero un bus del SITP que la llevara hacia su trabajo. Eso ocurrió a las 7:30 de la mañana, en la avenida Villavicencio frente al Supercade y a un complejo nuevo de apartamentos. “Ella sacó su manito para pararlo, pero seguro iba muy lleno y no la atendió. En ese momento una camioneta se subió al separador y la impactó. Ella voló, el golpe fue muy duro”.

(Puede leer: 20 días del 'plan de choque' contra la inseguridad en Bogotá: ¿sí sirvió?).

La joven quedó tendida en el suelo. “Nadie la auxilió de inmediato. El conductor no tuvo la delicadeza de ayudarlos. Nos dijeron que se bajó, manoteó y se subió al carro. Se escapó sin mediar palabra por una vía que se llama Gaitán Cortés. Arrancó como un loco en su camioneta de alta gama”, contó la madre de la joven. “El jueves 8, como a las 3 de la tarde, un médico me dijo que mi hijita había fallecido”, añadió.

El 26 de agosto dos mujeres que conducían un vehículo particular en alto estado de embriaguez, según los testigos del hecho, arrollaron a una pareja de motociclistas en la avenida de las Américas. Se cruzaron varios semáforos en rojo y luego impactaron contra los ciudadanos. Aún con la moto y el piloto debajo del carro, lo arrastraron por varios metros hasta que por la tracción el carro frenó su marcha. “Venían picando y por eso se llevó a las dos personas. Tuvimos que rescatarlo y llamar a la ambulancia. Cuando se bajaron caminaban como mareadas”, dijo una testigo.

Reaperura y trago

Julián Quintero, consultor en Drogas del proyecto ‘Échele cabeza cuando se dé en la cabeza’, de la Corporación ATS, el fin de semana del 8 de junio, cuando se reabrió la fiesta de forma parcial, al chat de emergencia llegaron más de 120 reportes de “malos viajes”, intoxicaciones y hospitalizaciones por consumo de sustancias y licor. “La prensa ya empieza a reportar siniestros viales mortales asociados al consumo de alcohol”.

Lo mismo opina Diego Vargas, coordinador de Datos de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Mundial en Colombia. “Hemos analizado desde junio del año pasado las aperturas de los sectores económicos y con este, el aumento paulatino de la siniestralidad, y sí, se prevé un aumento. El reto es que los indicadores no superen los del 2019, el año comparable”.

Agregó que a nivel mundial el consumo de alcohol y la velocidad al volante son un factor de riesgo. “Esta mezcla es mortal. En Colombia llevamos más de 20 años trabajando este tema, incluso con campañas reconocidas, como las estrellas negras. Aunque la prevalencia de la embriaguez está por debajo de 1 por ciento de los conductores que lo hacen, genera unos siniestros de tránsito muy fuertes con consecuencias letales”.

(Le recomendamos leer: Contratista que abandonó obras en Bogotá hizo lo mismo en otras ciudades).

Desde el 8 de junio de 2021 y en los meses recientes, dice el experto, se ha visto un incremento de la fatalidad. “Junio, julio y agosto han estado por encima de 40 muertes por mes, y eso era lo que pasaba antes del 2019. En agosto, más del 60 por ciento de las muertes ocurrieron en horario nocturno, sobre todo en horarios de la madrugada”.

Un dato que sorprende es que, este año, en 399 siniestros existe la hipótesis de que estuvieron relacionados con manejar en estado de embriaguez. En el 2020 la cifra fue de 241, y en el 2019, de 289. Esto quiere decir que, respecto al dato del 2019, los siniestros ocasionados por borrachos al volante tuvieron un incremento del 38 por ciento.

Solo este año, según cifras de la Secretaría de Movilidad, los siniestros viales ya suman 17.029 casos, y los mes en los que más se presentaron fueron marzo (2.600) y julio (2.418).

Las causas

Hay varias hipótesis para la siniestralidad vial en Bogotá entre 2019 y 2021. La que registra más casos es la de no mantener la distancia de seguridad (18.550). Le siguen adelantar cerrando (11.840), desobedecer señales (8.213), reverso imprudente (2.542), cruzarse semáforos en rojo (2.004), y a estas les siguen otras conductas como adelantar invadiendo la vía, arrancar sin precaución, transitar entre vehículos –que es el caso de los motociclistas y ciclistas–, transitar en contravía, no respetar prelación en intersecciones y giros, frenar bruscamente.

Para Ómar Oróstegui, director de Futuros Urbanos, llama la atención que hoy los peatones fallecen más en choques contra motociclistas que con otro tipo de vehículos. Así sucedió con 32 de los 74 bogotanos que se desplazaban a pie durante los primeros seis meses del año. “En el caso de los ciclistas, quienes también se mueven en medios no motorizados, además del aumento de la accidentalidad, se observa que en 1 de cada 4 casos fatales la ciudad no cuenta con información sobre el tipo de accidente. Es urgente abrir el debate con las plataformas de entrega de domicilios. Al menos debería ser obligatorio que exigieran chaleco reflectivo, luces delanteras y traseras y uso del casco”.

(También lea: Así han sido los robos de atracadores que se hacen pasar por domiciliarios).

Vías problemáticas

Ya están identificados los corredores viales en donde se han presentado más fatalidades este año. En el lugar número 1 está la avenida Boyacá, y le siguen las avenidas Ciudad de Cali, Colón, Caracas, Ciudad de Quito, Centenario, Congreso Eucarístico, Paseo de Los Libertadores, Primero de Mayo, Ciudad de Villavicencio, Fernando Mazuera y Jorge Eliécer Gaitán.

En estos corredores las mayores víctimas fueron, en primer lugar, los ciclistas, con 25 casos; los conductores, con 4; los motociclistas, con 44; los pasajeros y acompañantes, con 13 casos, y los peatones, con 57.

Algunas de estas vías también coinciden con aquellas en las que también hay mayor número de lesionados y, por lo menos este año, en el mismo orden de incidencia.

Las cámaras salvavidas pueden reducir fatalidades

Las mismas cámaras salvavidas instaladas en Bogotá se adaptarían para tener reconocimiento facial.

Foto:

Archivo El TIEMPO

El uso de cámaras salvavidas en las vías de Bogotá que cuentan con el límite velocidad de 50 km/h ha reducido hasta en un 43,2 % la probabilidad de un siniestro fatal, en comparación con los tramos en los que no se controla la velocidad, según un estudio desarrollado por el Instituto de Recursos Mundiales en Colombia (WRI, por sus siglas en inglés), aliado de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Mundial (BIGRS).

Estos resultados se obtuvieron luego de comparar el número de muertes y su variación en dos escenarios entre junio y septiembre de 2020, frente los mismos meses entre los años 2015 y 2018. El escenario 1 corresponde a los tramos con el límite de 50 km/h sin cámaras salvavidas. Por su parte, el escenario 2 hace referencia a aquellos donde se controla el límite de velocidad de 50 km/h con cámaras salvavidas.

(También puede leer: ‘Nuevas medidas de pico y placa no estimulan servicio de plataformas’).

Según el estudio, en el periodo de análisis, en el escenario 1 se redujeron las fatalidades en 0,46 muertes por kilómetro, mientras que en el escenario 2 hubo una disminución de 0,81 muertes por kilómetro. Esto quiere decir que en el escenario 2 hubo un 43,2 % menos de probabilidad de que ocurriera un siniestro fatal.

“En Bogotá, en un año, se han salvado 13 vidas por cada 10 kilómetros en los corredores arteriales con un límite de velocidad de 50 km/h; y en los corredores donde además hay cámaras salvavidas, el beneficio es mayor. Se han salvado 24 vidas en el mismo periodo, 9 personas más por cada 10 kilómetros”, afirmó Jessica Kisner, gerente de Movilidad y Seguridad Vial de WRI para Colombia.

Más noticias

- Horas trabajadas se recuperan más rápido que el número de empleos

- Las razones de la Corte Constitucional para tumbar la pena perpetua

- Otras derrotas de Medimás que la pondrían en riesgo

CAROL MALAVER
SUBEDITORA BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com 

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.