Mujer fue drogada y abusada en un taxi que tomó en Kennedy

Mujer fue drogada y abusada en un taxi que tomó en Kennedy

Policía busca al presunto agresor, pues en el sector se han presentado tres casos similares.

Mujer fue drogada y abusada en un taxi que tomó en Kennedy

La joven tomó un taxi a las 9:30 de la mañana en la Autopista Sur muy cerca del Portal de Venecia.

Foto:

Archivo particular

Por: Bogotá
01 de diciembre 2020 , 09:27 p. m.

“El día viernes 27 de noviembre me encontré con una amiga para entregarle un dinero. No me podía demorar porque mi esposo me estaba esperando. Pero todo salió mal”, estos son la sentidas palabras de una joven que fue víctima de abuso sexual.

Ella tomó un taxi a las 9:30 de la mañana en la Autopista Sur, muy cerca del Portal de Venecia de la localidad de Kennedy en el Sur de Bogotá. “Recuerdo que le dije al conductor que tomará la avenida Boyacá, pero él dio un giro diferente y ahí ya no me acuerdo de nada más”.

El sábado 28 de noviembre esta mujer amaneció en una habitación de la clínica del Occidente. “Los médicos me dijeron que me habían suministrado un tóxico raro y dictaminaron que había sido abusado sexualmente”.

(También puede leer: En Soacha, mujer fue lanzada de un quinto piso por su expareja)

Lo más grave es que el cuadrante de la Policía del sector le dijo a la familia que ya habían atendido casos de tres mujeres que habían padecido la misma agresión y, al parecer, por parte del mismo taxista. “Yo estoy muy mal, pero tengo que denunciar porque le puede pasar a más mujeres. Creo que hay mucha incompetencia con este tipo de casos. Esto me tiene destrozada”.

Yo estoy muy mal, pero tengo que denunciar porque le puede pasar a más mujeres. Creo que hay mucha incompetencia con este tipo de casos. Esto me tiene
destrozada 

(Le sugerimos: Robos con escopolamina alertan al Park Way)

El comandante de la policía de Kennedy, coronel William Arias, dijo que en este caso se activó de inmediato la ruta de atención de casos de violencia contra la mujer y que en este momento se adelanta el proceso de trazabilidad para saber cómo ocurrieron los hechos.

También se determina si solo el conductor del vehículo de transporte o más personas estuvieron involucradas en la agresión. “Nos comprometemos a hacer un acompañamiento a esta denuncia y a identificar al presunto abusador”.

(Puede seguir leyendo: Asesinan con arma con silenciador a hombre que iba en carro en Suba)

Por ahora, esta mujer quiere desconectarse de todo. Los daños físicos y psicológicos tardarán en sanar.

Pero no es la primera vez que una mujer es víctima de estos ultrajes en el transporte público. En febrero pasado, EL TIEMPO reseñó el caso de una mujer de 28 años que, luego de departir con unos amigos en el norte de Bogotá, tomó un taxi. Contó que en el trayecto se quedó dormida y que el conductor aprovechó su estado para abusarla sexualmente, informó en ese momento un comunicado de la Policía.

“El taxista, aparte del abuso, también aprovechó la vulnerabilidad de la joven para robarle varias pertenencias y dejarla abandonada cerca de su vivienda”. Después de esa denuncia, las autoridades comenzaron la búsqueda del conductor, quien trató de ocultarse en la ciudad. Los investigadores lograron ubicar su paradero y capturarlo.

Este diario también registró una denuncia de una ejecutiva que se subió a un taxi en la calle 46 con carrera 13, rumbo a la calle 26 con avenida 68, sin sospechar que quien manejaba el vehículo iba a terminar agrediéndola. “De un momento a otro, más o menos por el lado de Corferias, noté que me estaba mirando mucho a través de los espejos”.

Luego, dice, el hombre se volteó, le puso seguro a las puertas, se bajó la bragueta del pantalón y comenzó a masturbarse. “Comenzó a decirme palabras asquerosas y vulgares. Ahí comenzaron minutos de sufrimiento”, describió.

La víctima contó que en medio de la angustia y el desespero le pegó con el bolso en la cabeza y también golpeó el vidrio hasta casi romperlo, pues el agresor intentó tocarle su entrepierna. “Esa fue la única forma en la que logré que accediera a abrirme las puertas.

Pero antes me dijo: ‘Perra, págueme la carrera’”. Ella, con temor, sacó 2.000 pesos que tenía y le botó el billete en la cara. Luego, con sus tobillos inflamados, pues venía padeciendo de un problema médico, quiso poner la denuncia, pero nunca se la aceptaron argumentando que no ocurrió el abuso.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com si usted sabe de casos parecidos

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.