Secciones
Síguenos en:
Blindar a Bogotá de hechos violentos: el reto tras días de protestas
AUTOPLAY
El Tiempo en vivo: Balance de desmanes en BogotáEl Tiempo en vivo: Balance de desmanes en Bogotá
CAI protestas

César Melgarejo. EL TIEMPO

Blindar a Bogotá de hechos violentos: el reto tras días de protestas

Se registraron al menos 56 concentraciones en Bogotá. Analistas explican causas y posibles salidas.

Bogotá completó ayer dos días en medio de manifestaciones, que se despertaron luego de la muerte del estudiante de Derecho Javier Ordóñez, en una acción en la que policías usaron varias veces una pistola taser contra él, quien poco después falleció en un hospital.

Varias movilizaciones pacíficas terminaron en disturbios, que dejaron los registros más trágicos de la historia reciente de la ciudad. Fueron incluso peores que los del 22 de noviembre de 2019, en medio del paro nacional y la protesta por la muerte del joven Dilan Cruz, durante una acción de un miembro del Esmad en el centro de Bogotá.

Los desmanes de la noche del miércoles 9 de septiembre, según reportó la Alcaldía, dejaron 10 muertos por arma de fuego -7 en Bogotá y 3 en Soacha-, 66 heridos por arma de fuego, 12 por arma blanca y 97 heridos por otro tipo de armas. Además, 114 uniformados resultaron lesionados. Pero, aparte, 39 CAI fueron vandalizados, 12 de ellos incendiados y destruidos, y 78 buses articulados de TransMilenio quedaron afectados (nueve de los cuales terminaron quemados) .

(Lea también: Video: Agente del Esmad pelea con policía por defender a ciudadano)

Ayer las manifestaciones continuaron. Hubo disturbios en sectores como Villa Luz, Suba Rincón y el Portal Norte. Además, al menos cinco CAI fueron atacados y los de La Gaitana y El Verbenal fueron incendiados.

Según la Secretaría Distrital de Seguridad, el miércoles se registraron 40 concentraciones y ayer, al cierre de esta edición, iban otras 16.

Pero más allá de quiénes pudieron estar detrás las acciones violentas y de vandalismo durante las concentraciones de ambos días, que han sido cuestionadas por las autoridades tanto distritales como nacionales, la pregunta que ha surgido es cómo evitar que la furia de manifestantes vuelva a poner a Bogotá en una situación similar.

Protestas 10 de septiembre

Ciudadanos retornan caminando a sus hogares por cierre de TransMilenio tras las protestas del jueves.

Foto:

Néstor Gómez / EL TIEMPO

El jueves, la alcaldesa Claudia López hizo un llamado a la calma y serenidad, luego de que los disturbios ocasionaran, entre otras cosas, que el sistema TransMilenio solo funcionara hasta las 8 de la noche.

La mandataria invitó a quienes quieran ejercer su derecho a la protesta a que lo hagan desde las ventanas de sus apartamentos y balcones, en redes sociales o en foros virtuales, y recordó que aún la pandemia del covid-19 está en la capital.

Insistentemente, López señaló a la Policía por el uso indiscriminado de armas de fuego y pidió una reforma de la institución, que ayer informó que los patrulleros vinculados a ese hecho ya fueron separados de sus cargos.

(Además: Las preguntas aún sin respuesta tras la noche de violencia en Bogotá)

Sin embargo, expertos consultados por EL TIEMPO coincidieron en asegurar que lo ocurrido fue producto de un malestar social ocasionado por varias causas que se han venido acumulando. Advierten la preocupación porque hechos de vandalismo y violencia se pueden volver a vivir en la ciudad.

Fue una incitación desde un nivel central, muy organizada, para que se dieran en diferentes sitios de la ciudad convocatorias a destruir equipamentos de la Policía

Entre las causas de los desmanes estarían el aislamiento preventivo de cinco meses por la pandemia, los casos de abusos de autoridad por parte de algunos policías, una supuesta falta de resultados en esas investigaciones, infiltración de organizaciones delincuenciales, intereses políticos y hasta el rechazo a las masacres ocurridas en varias regiones semanas atrás.

Daniel Mejía, exsecretario de Seguridad de Bogotá, considera que lo sucedido no fue una acción espontánea y desorganizada, sino que “fue una incitación desde un nivel central, muy organizada, para que se dieran en diferentes sitios de la ciudad convocatorias a destruir equipamentos de la Policía”. Mejía afirma que estas situaciones se pueden evitar con mayor coordinación entre los gobiernos nacional y distrital y un mensaje de respaldo a la Policía, que en la cuarentena tuvo que asumir tareas de control de los ciudadanos, cuando era un tema sanitario.

(AdemásPatrulleros vinculados a caso Ordóñez fueron apartados de la Policía)

Una posición diferente tiene Johan Avendaño, analista de políticas públicas. En su opinión, se trató de “una expresión legítima” de ciudadanos que no sienten que sus demandas tengan eco, y de inconformidad con los desmanes cometidos por miembros de la Fuerza Pública. Considera necesario una reforma de la Policía y urge adoptar canales de diálogo con los ciudadanos.

DISTURBIOS EN BOGOTÁ

En la tarde hubo actos vandálicos en el sector de Villa Luz.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por su parte, Isaac Morales, de la Fundación Paz y Reconciliación, considera que es necesario que “el ciudadano de a pie que participa en la movilización pacífica entre a depurar esos grupos de personas que están haciendo el daño a la manifestación, que es efectivamente legítima”.

Sergio Guarín, director de Reconciliación Colombia, agrega que la pandemia aplazó un clima social de agitación y protesta que venía de 2019 y está pendiente de atenderse en forma adecuada. “Es importante hacer actos de reconocimiento y ser cada día más transparente. Sólo si la ciudadanía puede ver y entender los mecanismos de la Policía por dentro, se puede reconstruir la legitimidad y confianza”.

El analista político Jairo Libreros calificó los hechos como un “estallido fruto de la resaca que deja el descontento popular, el coronavirus, el encierro autoritario, el abuso policial y el oportunismo delictivo”. Insistió en que hay que escuchar las demandas ciudadanas, garantizar la vigencia de los DD.HH. en la actuación de la Policía y que, al menos en Bogotá, esta institución esté realmente en manos de la alcaldesa Claudia López.

(Le sugerimos leer: Pruebas forenses determinarán rumbo del caso por muerte de abogado)

Marchas y desmanes en otras capitales

La indignación por el caso de abuso policial en el cual murió el abogado Javier Ordóñez en Bogotá también se sintió en otras capitales del país. Además de las arengas pidiendo justicia y cambios en esta fuerza, se registraron algunos desmanes.

En Medellín se vivió la segunda jornada de protestas con enfrentamientos entre manifestantes y la policía en el centro de la ciudad. Según los reportes, hubo bloqueos de vías y se denunciaron actos vandálicos contra las obras del Metroplús en la avenida Oriental.

(AdemásProcuraduría pide a Mindefensa explicaciones por hechos en protestas)

En tanto, en Barranquilla, la manifestación también tuvo ánimos caldeados. Se registraron enfrentamientos con la Policía, ataques a paraderos y buses de Transmetro, además de daños a fachadas de empresas nacionales. En Cali, la protesta tuvo su foco más grave sobre la calle Quinta, en el sur de la ciudad, donde manifestantes atacaron el CAI del sector y se registraron choques con el Esmad.

REDACCIÓN BOGOTÁ
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.