A pesar de las emergencias, no hay que matar a las abejas

A pesar de las emergencias, no hay que matar a las abejas

Solo en el 2019, el Cuerpo de Bomberos de Bogotá atendió 2.624 casos relacionados con esos insectos.

Abejas en Cundinamarca

En emergencias, los bomberos atienden los enjambres de fácil extracción.

Foto:

Archivo particular

Por: Bogotá
24 de enero 2020 , 10:16 p.m.

Solo el martes 21 de enero del 2019, el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá atendió dos llamados de la ciudadanía que reportaban la aparición de enjambres de abejas en zona urbana.

El primero de ellos lo recibió la estación Restrepo. Los bomberos tuvieron que desplazarse hasta el estadio Olaya Herrera, en la carrera 21 con calle 25, para retirar un enjambre que se ubicó en el centro deportivo. Con prontitud atendieron el llamado y le entregaron las abejas a un apicultor.

Ese mismo día, pero los oficiales de La Candelaria, realizaron la recolección de otro enjambre en la carrera 6.ªA con calle 49G. Tampoco se presentaron personas lesionadas y los insectos fueron entregados a expertos en la materia.

Aunque en estos dos casos no hubo víctimas que lamentar, no pasó lo mismo en el municipio de San Bernardo, Cundinamarca, en donde el niño Jorge Iván Moreno Cruz –de 8 años– murió a causa de un ataque de abejas el pasado domingo 19 de enero, cuando en compañía de su tío, Haiber Alberto Cerna Cruz –de 22–, bajó a la quebrada conocida como La Unchía o Aguas Claras, en la vereda Pirineos Bajo, a bañarse y liberarse del intenso calor que agobiaba la zona en estas épocas.

Según explicó el cuerpo de bomberos de ese municipio, el menor fue atacado por una mezcla entre abejas africanizadas y reales. “Es una especie de híbrido, y su ataque sí resulta más peligroso, incluso letal”, dijo José Héctor Montejo, miembro de la institución en esa zona y quien atendió el caso.

Sin ellas dejaríamos de comer banano, fresas y muchos vegetales, entre muchos otros alimentos. La ciudadanía tiene que ser consciente de lo importantes que son

Por episodios como estos es que la ciudadanía debe saber cuál es la mejor forma de reaccionar a emergencias sin matar a las abejas. Solo durante el año 2018, el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá atendió 2.960 casos relacionados con esta especie y en el 2019, 2.624. Y esto es porque el cemento6 les ha quitado espacios de albergue.

Según los expertos, la raza más común en Bogotá es la Apis mellifera (africanizada) y su picadura puede generar desde rasquiña hasta un shock anafiláctico, es decir, una reacción alérgica aguda y potencialmente mortal.

Anécdotas sobre estos casos hay muchas. Una de estas nos la cuenta el sargento Carlos Alberto Ramírez, líder del equipo técnico de rescate. “Recuerdo que en el año 2007 yo trabajaba en la estación Garcés Navas como bombero. Nos activaron para ir al barrio Minuto de Dios para recoger un enjambre”.

Aabejas en Cundinamarca

El uso de pesticidas está afectando a más del 70% de las abejas.

Foto:

Archivo particular

La gente, en esa ocasión, quiso alejarlas con humo y eso las había alborotado más. “No habíamos terminado de equiparnos cuando me di cuenta que una abeja se me había metido dentro del traje. Me picó debajo del lóbulo derecho de la oreja y me generó un shock anafiláctico que me dejó hospitalizado. Resulté alérgico a su toxina y no lo sabía. Se me inflamó la lengua, las vías aéreas altas y tuve parálisis en la mitad de la cara. Fue una de las experiencias más incómodas del trabajo con las abejas”.

Pese a experiencias como esta, Ramírez explica que cuando las abejas están migrando son muy tranquilas, siempre y cuando no las molesten. “Lo que pasa es que la comunidad le teme a las picaduras y les ponen humo o les aplican insecticidas, y eso hace que el animal reaccione de manera violenta. No hay que molestarlas, mejor llamar a la línea 123. Nosotros las recogemos y las devolvemos a su hábitat natural”. Los bomberos cuentan con un equipo de última tecnología para responder a este tipo de emergencia.

En Bogotá, las localidades que más reportan la presencia de colonias son las cercanas a los cerros orientales: Chapinero, Santa Fe, Usme y Usaquén. La recomendación en estos casos es no echarles humo ni agua o arremeter contra ellas.

Lo correcto es reportar el caso. Los bomberos hacen una primera intervención, verifican la situación y atienden los enjambres de fácil extracción. Cuando ya es un caso de segundo nivel, se activa al grupo especializado para retirar colonias establecidas en postes, árboles, techos y zonas de difícil acceso.

Cuando una persona ha sido picada lo recomendable es retirar el aguijón. No se aconseja hacerlo con pinzas, pues el líquido se puede inyectar más fácilmente, es mejor hacer un raspado. “Si hay algún síntoma más preocupante, es importante trasladar a la persona al centro médico de urgencias más cercano”, explicó Ramírez.

20 de mayo día mundial de las abejas

Cuando las abejas están migrando son muy tranquilas, siempre y cuando no las molesten.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

‘Seamos abejas’, una iniciativa urbana que salva vidas

Juan David Pinzón, diseñador editorial, ahora experto en apicultura y director del colectivo Seamos Abejas, junto con su grupo de trabajo han venido desarrollando proyectos de agricultura urbana para reducir la huella de carbono.

Fue en esa experiencia en la que se dieron cuenta de las principales causas de la falta de polinización. “Entre el 70 % y el 80 % de las colonias de abejas se están viendo afectadas por el uso de agroquímicos y pesticidas. Entonces, nos dimos cuenta de que había que hacer cultivos sin estos agentes dañinos, pero además emprender algún proyecto para salvar a las abejas que llegan a los espacios urbanos”, explicó Pinzón.

Así surgió Seamos Abejas, con el propósito de atender emergencias y rescatar a esta especie de muros, tejados, postes y un sinnúmero de espacios en la ciudad. Hoy, ya son conocidos en Facebook y en Instagram y son capaces de atender cualquier llamado, incluso grandes empresas los convocan para trasladar grupos de postes y espacios de difícil acceso. En solo el último trimestre, ya han reubicado 15 colonias.

“Y el nombre correcto sería decir que las hemos rescatado, porque no las matamos. Sabemos que de ellas depende el 75 % de la polinización de nuestros alimentos. Sin ellas dejaríamos de comer banano, fresas y muchos vegetales, entre muchos otros alimentos. La ciudadanía tiene que ser consciente de lo importantes que son”.

Ellos, como expertos en el tema, también recomiendan a los ciudadanos no actuar con desesperación cuando se encuentren de frente con una colonia. “Tengan a la mano medicamentos que contrarresten un choque anafiláctico, traten de retirar el aguijón, no manoteen. Lo mejor es correr, alejarse del sitio y llamar a un experto”.

BOGOTÁ
@BogotaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.