Un ícono llamado David Beckham

Un ícono llamado David Beckham

Entrevista con el exfutbolista David Beckham, quien fue un gran ídolo de la selección inglesa. 

david

Con el Mánchester United ganó la Premier League en seis ocasiones, la F.A. Cup en dos oportunidades y la UEFA Champions League en 1999.

Foto:

Cortesia Diageo

Por: FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRI
27 de junio 2019 , 11:45 a.m.

David Beckham fue el protagonista de una de las mayores revoluciones en el fútbol mundial; antes de sus tatuajes, de sus cortes de pelo, de sus trajes, de sus camisetas, de su sacoleva en las bodas reales, de su esposa Victoria –la bellisima Spice Girl–, los futbolistas eran solo obreros de un deporte de obreros. No se esperaba mucho de ellos; acaso golpes de pica: patadas, escupitajos, uno que otro golazo, un comercial donde preferiblemente no abrieran la boca y escándalos que en algunos casos lograban avergonzar a una nación.

Beckham rompió el molde. Hizo algo que parecía imposible: su rostro desplazó de las portadas de las revistas a los actores de Hollywood. En el comienzo de este siglo, su cara competía con la de Tom Cruise y la de Johnny Depp y sus abdominales les tomaron la delantera; hizo que la vanidad masculina se disparara en toda una generación y fue la cara visible de los metrosexuales. Su impacto en el mundo del cine, de la televisión, de la moda y del fútbol (claro) fue y continúa siendo demoledor. En Love Actually, de Richard Curtis, el personaje de Hugh Grant lo resume de maravilla cuando habla de Inglaterra: “Puede que seamos un país pequeño… Pero somos un gran país: el país de Shakespeare, Churchill, los Beatles, Sean Connery, Harry Potter… el pie derecho de Beckham, y… también el izquierdo”.

No solo era su cara o sus abdolminales; sus tiros libres se convirtieron en una de las bellas artes del fútbol. Sus cambios de frente desafiaban las leyes de la física y de la gravedad. Sus pelotazos llegaban a los pies de sus compañeros con la precisión con la que sueñan los señores de la guerra con las armas teledirigidas. En cada equipo en el que jugó dejó una huella inolvidable. En el Mánchester United escribió una de las páginas más hermosas del club. Beckham, Scholes, Giggs y los hermanos Neville salieron de sus divisiones inferiores y juntos lograron un triplete épico: la Liga, la Copa Inglesa y una inolvidable Champions League, en una final electrizante en la que vencieron 2-1 al Bayern Múnich luego de ir perdiendo 1-0, en los 90 minutos oficales del partido.

En el Mánchester U. de Ferguson –su Mánchester– hizo los dos goles de la victoria en tiempo extra. En la selección de Inglaterra también fue leyenda; hoy los ingleses todavía pueden celebrar el gol de tiro libre contra Grecia, con el que clasificaron al Mundial de 2002. En el Real Madrid fue el jugador “franquicia” de “los Galácticos”, ese inolvidable Madrid de Ronaldo, Roberto Carlos, Figo, Raúl, Casillas, Zidane y él; jugó en el Milán y en el PSG.

Y –por supuesto– en Los Ángeles United, la primera parte de su aventura americana, porque justamente Estados Unidos se convirtió en el nuevo teatro de sus sueños: ahora no solo sueña con la creación de su propio equipo, sino que está embarcado en la construcción de un estadio en Miami.

Beckham parece estar en todas partes; en Hollywood, en avisos de moda; en Youtube o en las bodas de sus majestades. Su última conquista se encuentra en el mundo de los tragos, en el trago escocés por excelencia, pero –cómo no– con el toque Beckham. Es la cara y parte del equipo creador de Haig Club, un whisky que se puede mezclar. El chico de un suburbio de Londres es socio del trago y, justamente, en la promoción de este whisky pasó por Bogotá y habló con BOCAS.

david

David Beckham (Londres, 1975) hizo algo que parecía imposible en un futbolista: su rostro desplazó de las portadas de las revistas a los actores de Hollywood.

Foto:

Cortesia Diageo

En 1998, usted le hizo un gol increíble a Colombia, un tiro libre fantástico e inatajable. Y al final del partido cambió la camiseta con el Pibe Valderrama, ¿qué recuerda de ese partido?
Fue un partido especial, porque fue mi primer partido en un Mundial. Fue mi primer gol por Inglaterra y mi primer gol por Inglaterra en la Copa del Mundo. Además, era el cumpleaños de mi mamá. Así que fue el día perfecto, y siempre tuve a Carlos [el Pibe] como un héroe, como uno de los mejores jugadores del mundo, así que fue un momento especial para mí marcar un gol como este, pero fue incluso más especial cambiar la camisa con una leyenda tan grande y un jugador tan fantástico. La gente se acercaba y me decía: “¡Pero es un partido tan especial! ¡No cambies la camisa, no cambies la camisa!”. Pero yo quería hacerlo, porque no quería perderme la oportunidad de tener la camisa de Carlos Valderrama. Colecciono camisas, y [esa] es una de mis camisas favoritas porque fue un día especial.

¿Cómo celebró el título de la Champions League de 1999?
Fue una gran celebración. El poder celebrar con amigos que he conocido por un largo tiempo… ¡fue lo mejor! Celebramos con ellos y con nuestras familias. La temporada de 1999 fue una temporada larga: ganamos la Premier League, ganamos la FA Cup y la Champions. Hubo muchas celebraciones: celebramos en Barcelona, celebramos en Mánchester, ¡celebramos dos días enteros!, celebramos con el equipo y luego nos fuimos de vacaciones. Una temporada agotadora, pero la mejor de nuestras vidas.

Como figura global, que se reúne con personalidades de todo el mundo, ¿con quién le gustaría compartir un trago?
Esa es una pregunta difícil. He tenido la oportunidad de conocer a tanta gente, tanta gente en el mundo de los deportes, en el mundo del fútbol, el mundo de las celebridades. Mi manera favorita de celebrar y compartir con la gente es... siempre con amigos, siempre. Hay algunas grandes celebridades y personalidades allá afuera, hay grandes deportistas, pero siempre quise conocer a Muhammad Ali, así que creo que si hay una persona con la que me gustaría sentarme, hablar, compartir un vaso de whisky, sería con Muhammad Ali.

¿Cuál fue la gran lección que le dio un entrenador o alguien cercano?
Creo que tendría que ser mi padre. Mi padre siempre dijo: “Hagas lo que hagas, hazlo con pasión, dedicación, trabajo duro y gozo”. Y esa es una de las cosas que siempre llevé durante mi carrera; y luego de mi carrera, [ahora] en los negocios, la única cosa que quiero hacer es disfrutar. Quiero disfrutar los negocios, pero sé que tengo que trabajar duro. La razón número uno por la que tengo un negocio exitoso es porque tengo un gran equipo, tengo gran dedicación y sé que soy muy trabajador. Y saqué eso de mi padre.

SIEMPRE TUVE A CARLOS [EL PIBE] COMO UN HÉROE, COMO UNO DE LOS MEJORES JUGADORES DEL MUNDO, ASÍ QUE FUE UN MOMENTO ESPECIAL PARA MÍ MARCAR UN GOL COMO ESTE

¿En qué se parece crear un trago a construir un estadio?
Creo que construir un estadio y construir una marca de whisky es bastante similar. Porque ambos (ojalá) van a vivir por siempre; hay mucha tradición en ambos, hay mucha historia, y quieres continuar esa historia. Así que creo que el amor que pones en construir un estadio, la gente [sabe, reconoce], la gente ve los detalles, y lo mismo pasa con el whisky. Tengo suerte de ser parte de una marca y un nombre que han existido por un largo tiempo, la familia Haig ha existido por más de cuatrocientos años. Es una de las destilerías más antiguas del mundo del whisky. Así que ser parte de una familia con historia, con herencia… Y cuando estás construyendo una marca, cuando estás creando un whisky, cuando estás construyendo un estadio, tiene que haber amor. Tiene que haber amor en eso. Así que intentamos hacer lo mismo con ambos.

Ahora que habla de historia, ¿cuáles son sus cinco goles históricos favoritos?
¿Mis goles? Ok, ok… Déjame pensar… El primer gol tendría que ser el gol contra Colombia, solo porque fue un gol que fue importante para mí, el primer gol para mi país, un gol por el cumpleaños de mi mamá… Así que ese es el número uno. Marqué un gol en la final FA Youth Cup, cuando tenía 17 años, con el Mánchester United, en el Old Trafford. El tercero tendría que ser el gol contra el Wimbledon FC, desde la línea de mediocampo, en 1996. Ese pasará a la historia. El cuarto gol tendría que ser el gol contra Argentina, en el Mundial, el penal cuatro años después de la tarjeta roja. Y el último gol es el tiro libre contra Grecia, para clasificar al Mundial de Corea y Japón.

¿Cuál fue su primer tatuaje?
Mi primer tatuaje fue cuando tenía veintitrés años. Mi primer hijo acababa de nacer y me hice [tatuar] su nombre, Brooklyn, en mi espalda. Ahora tengo 49 años y 49 tatuajes.

¿Por qué decidió retirarse del fútbol?
Es una de las decisiones más difíciles que he tomado en mi vida, en mi carrera, el alejarme de un deporte que jugué por veintidós años profesionalmente. Fui muy afortunado de jugar para algunos de los clubes más grandes, con algunos de los jugadores más grandes y algunos de los mejores fans del mundo. Jugar para el Mánchester United, [el] Real Madrid, AC Milán, PSG y el Galaxy, y representar a mí país… Llegué a la edad de 38 [años] y sentí que había logrado todo lo que quería lograr. Así que decidí irme en la cima, irme con las victorias de seis campeonatos en Inglaterra, uno en la Liga, uno en París y dos en América. Sentí que había alcanzado todo lo que podía. Fue una decisión muy difícil, pero sentí que había tenido una gran carrera.


POR FERNANDO GÓMEZ ECHEVERRI
FOTOGRAFÍA CORTESÍA DIAGEO
REVISTA BOCAS
EDICIÓN 86 . JUNIO - JULIO DEL 2019

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.